www.diariohispaniola.com

    

Opinión

En estos momentos de crisis por el peligro de una pandemia de un virus se nos está pidiendo la medida de una cuarentena, no solo las personas que hayan estado expuestos al virus o en países donde la incidencia es muy alta, también al resto de las personas con la idea de evitar la propagación rápida del mismo.
Papa Francisco.
Papa Francisco. (Foto: Fuente externa)

“Prepararnos para el Después”

Inspirado en el Papa Francisco tomamos su expresión contenida en carta enviada a un amigo para titular esta colaboración.
Nada será como antes
Nada será como antes (Foto: Alfonso M. Becker)

Nada será como antes...

Del mísero soporte de las letras se extrae el jugo de las grandes ideas para bebida común de los pensantes en los espacios reflexivos del paisaje más solitario de todos; el de la falsedad y el de la mentira política, linterna social dirigida por dramaturgos de salón de té, al servicio de la oficina.
Como me he inscrito en la necesidad de normalizar el funcionamiento de nuestra economía, me considero en el deber de advertir el riesgo que representa que se efectúe sin disponer de los imprescindibles protocolos sanitarios.
Consideramos el discurso del Presidente como un paso de avance en la cerrazón que hasta ahora mantenía el gobierno en relación al levantamiento de las prohibiciones que impuso a la economía nacional

Dentro de todo el asunto del virus este, que ya prefiero ni nombrar (¡estoy hastiado!), han ocurrido varios hechos que preocupan a primos que aún me quedan en El Caimito de Moca.
Shakespeare, por boca de un asustado Enrique IV expresa el miedo y la impotencia del hombre debido a la ausencia de certezas ante el caos de la mudanza : “¡Dios mío, si tuviésemos la opción de leer en el libro del destino y ver del tiempo las revoluciones, ver cómo la ocasión se burla y cómo llena el cambio la copa de Mudanza con diversos colores”.
0,171875