www.diariohispaniola.com
Magda Florencio
Ampliar
Magda Florencio (Foto: Fuente externa)

La gracia de caer en gracia para Magda Florencio

Desde los años setenta, su presencia se hacía sentir en la televisión nacional y en la crónica social, brillando con luz propia y con un estilo inconfundible, tanto para pronunciar las palabras, como para crear fantasías fabuladas, en su mundo rosa, tan autentico como para un niño lo es la carroza de la Cenicienta o sus mágicos zapatos de cristal.

Leonel Lirio entrevista a Magda Florencio y a su hijo en 1991.
Ampliar
Leonel Lirio entrevista a Magda Florencio y a su hijo en 1991. (Foto: Fuente externa)
Magda Florencio es entrevistada en un programa de TV Nacional.
Ampliar
Magda Florencio es entrevistada en un programa de TV Nacional.

Nadie como ella para narrar y describir situaciones, contar sobre personalidades de entonces y transportarnos a los lugares soñados donde cubría -para entonces-, las mejores fiestas que ofrecía la crema y nata del jet set social.

Con Magda Florencio varias generaciones aprendieron a ponerles alas a los sueños. Se formó como periodista, y aunque hizo noticias, fue en la crónica social donde se consagró como la mejor.

Su inolvidable “Noche y Día” logró llenar páginas completas de los nombres y apellidos que hacían la noticia y llamaban la atención por ser celebridades. Nadie como ella para dar primicias y descubrir secretos, a veces ocultos, pero como bien se dice: “¡No hay nada oculto bajo el Sol!”

Viajó con presidentes, embajadores y artistas de todas las especies. Entrevistó personalidades y todavía conserva amistades de esa época, donde la movida era intensa, en lo social y en lo político por igual.

Trabajó junto a Socorro Castellanos en el programa Su paso por la televisión lo inicia en el recordado Noticiario Nacional y luego, tiempos después, junto a Socorro Castellanos y Jocelyn Álvarez, compartió en “Buenas Tardes a la Orden", producción exquisita de la televisión nacional creada por Socorro Castellanos. En una etapa de casi 12 años, estuvieron juntas, constituyendo un trío de perfecto complemento.

Magda Florencio se inició muy jovencita en los medios y por igual, fue madre a muy temprana edad de su único hijo Cesar Arturo Fernández Florencio, ingeniero civil de profesión y padre de dos hijos, que la han convertido en abuela.

Magda Florencio junto a Carlos Batista, con quien también trabajó en la TV dominicana.Después, junto a Jaime Thomas, Carlos Batista Matos y José Francisco Arias, conducían Día a Día, por el canal Rahintel y después, en otra etapa, Noche y Día por TV así como también Entre Cócteles de corta duración, pero de intensos recuerdos, como aquel momento cuando abandonó el set, dejando los zapatos, con el meta mensaje eterno de que nadie se los podría calzar ¡Al menos no como ella!

Mis cuentos y recuerdos con la Florencio, sus lecciones de vida y momentos disfrutados son tantos que no cabrían en estas páginas, pero como la gratitud es la memoria del corazón, allí los conservo ¡Con todo mi amor!

Logo de Isla Visión, primer canal de sociales del país.

Pionera en muchas cosas, tuvo la dirección en sus manos del primer canal de sociales del país: Isla Visión. También, cuando salió el periódico HOY, dirigió sus páginas sociales; estuvo en la Revista Eva, una de las primeras revistas femeninas que tuvo el país.

El Dr. Rafael Molina Morillo fue uno de los mentores que formó a Magda Florencio en el periodismo.Fue formada en un periodismo serio, liderado por mentores como Don Rafael Herrera, el Dr. Rafael Molina Morillo, Mario Álvarez Dugan y Bonaparte Gautreaux. Fue amiga y compañera consentida del inolvidable Orlando Martínez (QEPD), admiraba a una Oriana Fallaci, quien con su obra literaria seducía y encantaba a su generación culturalmente. Pero sus crónicas sociales guardaban un encanto sensacional y un savoir faire original, que le hacía ser favorita de todos.

Siempre me quede esperando un libro de cuentos escritos por ella, aunque nos regaló, editadas en un libro, sus inolvidables columnas de NOCHE Y DÍA, un magnífico compendio para el recuerdo de una narradora especialmente fantástica.

Libro

Un día, pareció terminar todo y se nos fue a New York durante una larga temporada donde casi no teníamos contacto, porque sabe esconderse y ser discreta en su vida personal, tanto como un día lo hizo Greta Garbo.

A su regreso, la playa de Guayacanes fue su refugio por varios años más, cuidando de los últimos años de su madre Sarah Estrella, con dedicado esmero. Nunca más volvió a los medios, solo con trabajos gerenciales y a niveles muy privados, pero sin dejar de ser la aguerrida periodista de siempre, seducida por el sol, amarrada en un romance eterno con el mar y bañada en gotas de salitre, cual dueña del océano, que es una de sus grandes pasiones.

Amiga de sus amigos, diva por naturaleza y celosa de su intimidad, con derecho afectivo para llamarnos la atención a los que somos parte de sus muchachos queridos, siempre como una madre que no olvida las fechas importantes, pero que huye de celebrar los cumpleaños, porque nunca les gustaron, así es Magda Florencio, una mujer nacida con una gracia y encanto que la hacen especial y única en su estilo.

Mgda Florencio junto a su Cesar Arturo Fernández Florencio y su dos nietos.
Ampliar
Mgda Florencio junto a su Cesar Arturo Fernández Florencio y su dos nietos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios