www.diariohispaniola.com
Fidel López
Ampliar
Fidel López (Foto: Nota Clave de Alfonso Quiñones)

Fidel López, la magia tras el escenario

Dicen que detrás de un buen espectáculo hay siempre un gran equipo y eso convierte el decálogo de fondo y forma en una simbiosis que, definitivamente, será fundamental para toda puesta en escena.

Fidel López, en la escenografía de Máster Chef.
Ampliar
Fidel López, en la escenografía de Máster Chef. (Foto: Fuente externa)
Escenografía del programa de Jatnna Tavárez
Ampliar
Escenografía del programa de Jatnna Tavárez (Foto: Fuente externa)
Escenografía Aladino, Teatro Nacional.
Ampliar
Escenografía Aladino, Teatro Nacional. (Foto: Fuente externa)

Hoy quiero dedicar en mis memorias, unas líneas especiales, para un gran artífice de estas lides; un especialista cuyos hechos hablan de estética, calidad y función al más alto nivel.

Lo conocí en el principio de los años ochenta, cuando ambos cursábamos estudios en la UASD. Él estudiaba arquitectura y yo cursaba estudios de arte publicitario, por lo que a veces, coincidíamos en los pasillos de nuestra pasada Alma Mater.

No recuerdo exactamente cómo nos hicimos amigos, pero ya él había realizado “pininos” de utilería para algunas obras y luego, en una producción de la prestigiosa directora Germana Quintana, en conjunto con la hoy exitosa Dra. Nancy Álvarez, de quien tuvo la responsabilidad de su primera escenografía.

A partir de esa experiencia, Fidel López se convierte en un referente en la materia y en lo adelante, los buenos espectáculos debían contar con su participación, tanto en el teatro como en las grandes salas del país.

Inquieto, estudioso, perseverante y exigente -tanto en el plano laboral como en el solidario-, buen hijo y mejor amigo, en el plano personal. Ha ejercido sus conocimientos y aplicado su talento por igual en escenografías para reconocidos programas de la TV local como para grandes eventos, contratado como talento primero.

Más tarde, con el paso de los años produjo memorables obras, que sin duda, marcaron un antes y un después en el acontecer nacional e internacional, porque a través de ferias comerciales, con marcas locales, ha realizado significativos montajes en Las Vegas, New Orleans, Miami, Puerto Rico, España y otros lugares, donde sus conocimientos le han permitido llegar.

Ambos trabajamos juntos en nuestras áreas para producciones locales de excelente factura y calidad trascendental, pero es en los 90s cuando me contrata para ser parte de su primera gran producción infantil: Isha en El Mago de Oz; aunque ya había sido él, participe de las recordadas obras producidas por Soraya María (Cachita) y su maestra afectiva, la inolvidable Nuryn Sanlley, con sus emblemáticas obras inspiradas en su mítico personaje, La Pinky, viva por siempre en la memoria de los niños dominicanos y en el corazón de los adultos, que con aplausos de amor, la harán eterna en nuestra memoria.

Con el Mago de Oz, se anotó Fidel López y su equipo, un éxito que abrió inspiración para cumplir otros sueños en el escenario. Serían innumerables las producciones, en las que su talento, detrás y delante, ha dejado su impronta y sin olvidar de los Premios Casandra, hoy Soberanos, en los cuales sus escenografías dejaron huellas infinitas de alta calidad. En una oportunidad fue productor del premio, con acertada visión y buena crítica, cumpliendo a cabalidad con la responsabilidad confiada.

Su teoría no consiste en ser el más efectista dentro de la escena, sino en crear momentos memorables, fluidos, donde el talento artístico se luzca en su mejor dimensión, para dejar momentos memorables en la escena nacional con las referencias internacionales que existen, pero sin olvidar que el sabor local aporta originalidad al concepto y logra esa identificación y conexión tan importante entre espectador y artista, dimensionando por igual, la escena con detalles exquisitos.

Quienes lo conocemos y hemos trabajado bajo sus órdenes, sabemos de su alto nivel de exigencia, su don de mando, sus grandes conocimientos culturales, su capacidad laboral, poniendo las cosas en su lugar sin la necesidad de herir o maltratar de forma despótica a quienes componen su equipo, por lo que siempre es un privilegio volver a trabajar con él.

Por evolución, su sentido de diversificar y explorar otras áreas dentro del mismo mundo del arte, emprende, aliado junto a Milka Morales y Sócrates McKinney (2007) la aventura de crear y producir DOMINICANA MODA, estableciendo una plataforma distinta para la proyección de la moda dominicana y la presencia de moda internacional.

Leonel Lirio junto a Fidel López y otras personalidades de la moda.Con la participación de notables invitados de gran trascendencia en la moda, marcó nueva vez un antes y un después en la escena local y abrió la oportunidad de poder tener de cerca -en más de una ocasión- las colecciones de Óscar de la Renta, Carolina Herrera, Ágatha Ruiz de la Prada; de conocer a Hannibal Laguna, Franklin Morelos, un Jean Paul Gaultier, la exuberancia de Elie Saab y la vanguardia creativa de Juan Vidal, Silvia Tcherassi y, mención especial, para Naeem Khan, cuyas originales creaciones han estado entre nosotros más de una vez.

El escenario perfecto para la este evento, primero, por varios años, fue el Hotel Embajador, luego la cálida acogida en la Ciudad Colonial y la reciente apuesta virtual, producto de la Pandemia de la Covid-19, con la que concluyeron 15 años de excelencia en la moda.

Para un gran artista no hay límites y es así, como junto al maestro José Antonio Molina, produce La clásica Ópera La Traviata, con los mismos elementos clásicos característicos de la obra, pero con una versión de los años 50 sin tocar la esencia del sagrado argumento. Estuvo magníficamente musicalizada con nuestra Sinfónica, coros, ballets y grandes ejecutantes de la ópera nacional e invitados internacionales, logrando otro éxito más, en su brillante carrera y por supuesto, una monumental escenografía donde se lució grandiosamente.

Sin olvidar sus memorables producciones infantiles, como El Flautista de Hamelin, Blancanieves y los 7 enanitos, su inolvidable Sueño Imposible y esa capacidad para saber escoger sus temas, sus directores -y aquí espacio aparte para el gran Enrique Chao (QEPD)- y tantas estrellas que han formado parte de la constelación de un repertorio infinito y divino.

Es difícil resumir una vida útil, intensa, extensa y apasionada; el temperamento creativo de un artista cuya dimensión lo define como alguien especialmente necesario, en el escenario y en la vida artística nacional; un ser humano de excepción, que como Fidel López, cultiva el respeto por la amistad con la misma intensidad que por todos estos años HACE DE LA ESCENA UN ENCUENTRO CON LA MAGIA Y EL BUEN GUSTO CON LA CALIDAD POR SIEMPRE.

Escenografía del Tesoro de los Reyes Magos, en el Teatro Nacional.
Ampliar
Escenografía del Tesoro de los Reyes Magos, en el Teatro Nacional. (Foto: Fuente externa)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios