www.diariohispaniola.com
Rosa Hernández de Grullón.
Ampliar
Rosa Hernández de Grullón. (Foto: Fuente Externa)

La Rosa de Manzanillo

Corría el 1953 cuando sus expresivos ojos azules vieron la luz por primera vez en el apartado paraíso bananero, ubicado en la línea noroeste, conocido como la Grenada Company, una empresa internacional que, para entonces, regenteaba los cultivos de guineos para importación, en su variedad de verdes y maduros, complaciendo los designios del Jefe Supremo, Rafael Leónidas Trujillo y su régimen opresor, quien, a su divina voluntad, movía el poder en la isla, que era como su feudo.

Rosa Hernández de Grullón y Leonel Lirio en París.
Ampliar
Rosa Hernández de Grullón y Leonel Lirio en París.
Rosa Hernández de Grullón en su papel como Embajadora de la República Dominicana en Francia.j
Ampliar
Rosa Hernández de Grullón en su papel como Embajadora de la República Dominicana en Francia.j (Foto: Fuente externa)

En el hogar de los Hernández Caamaño, cuyo patriarca era un ejecutivo de dicha empresa bananera, nació Rosa Margarita Hernández Caamaño, otra hermosa niña para completar el cuarteto, que en los siguientes años se incrementaría con el resto de la prole, para llenar de felicidad una familia cuya dosis de alegría, es vocación común.

Cuando los vientos soplaron contrario al progreso del negocio, se terminaron las ilusiones con olor a banano y emigró la familia a la ciudad capital, viniendo a residir a la ciudad intramuros que hoy todos conocemos como Ciudad Nueva.

Transcurrieron años de formación, junto a las vivencias primarias en consonancia con las actividades que, para aquella época eran el encuentro perfecto entre “el soy” y “el seré”: juegos, estudios, disciplina, formación y la inolvidable etapa en el Politécnico Ángeles Custodios, centro educativo que cultivaba la formación académica de manera integral, propiciando el conocimiento y la habilidad para alcanzar un óptimo desarrollo en una sociedad que cada vez exigía y demandaba más conocimiento y competitividad, en especial para quienes no se conforman con lo básico, esos que están llamados a ser líderes, como misión de vida y compromiso con sus emociones.

Por supuesto, para toda persona joven, que además llevaba como apellido materno el nombre Caamaño, la Revolución de Abril de 1965 no podía ser una acción irrelevante en su vida y, aunque por asuntos de edad, la lucha física no le tocó, sí le rozaron el silbido de las balas, las manifestaciones y hasta el miedo a lo que podía parecer imposible.

Las pérdidas momentáneas y la vulnerabilidad de su espacio tomado, moldearon en aquella jovencita de mirada penetrante, como el intenso azul del Mar Caribe, una personalidad especial que, entre encanto, pasión e impulso, le ha permitido alcanzar en base al conocimiento, todo cuanto se ha propuesto, en el plano profesional y personal.

En la Universidad Pedro Henríquez Ureña (UNPHU), se recibió como Ingeniero de Sistemas, especialidad que ejerció en dos importantes lugares: Chase Manhattan Bank y en la IBM, adquiriendo experiencia profesional y dejando su inolvidable impronta -como es su costumbre-, en la senda que pisa y en esa manera tan particular de cultivar cual rosa, como su nombre, la esencia de la amistad, con sinceridad y evadiendo las espinas o doblegándolas con la firmeza de su encanto.

De las vivencias de aquellos años, no me toca dar testimonios, pero no nos extraña, que sus amigos, todavía son los mismos de aquel entonces y eso lo dice todo.

Siendo aún muy jovencita, de su primera unión matrimonial, nacieron sus dos primeros hijos, asumiendo a los pocos años, un divorcio y retomando otros planos en los que estudiar y aprender algo nuevo, siempre fueron sus propósitos.

""En esta vida, ha sabido adaptar –a su forma-, cada circunstancia que le ha tocado vivir de manera optimista. Así, en esas calles de nuestra gran ciudad, como una vieja canción, conoce a Manuel Alejandro Grullón Viñas, para entonces divorciado y con una hija pequeña. Ambos deciden emprender juntos en nuevo proyecto de vida y con una familia nuclear como equipaje: dos de ella, una de él y dos más de ambos, que por 35 años, ahora son todos, ramas de un mismo árbol, en donde los nietos, componen otra generación de los Grullón Hernández de Cuchita, como la conocemos todos.

Emprendedora natural

Hace ya 20 años, fundó Make Up Center, una cadena de salones de belleza para promover el trabajo de las peluqueras como asociadas de una empresa. Desde ahí, les dotaba de equipo y materia prima para que ellas aportaran su trabajo y se compartieran beneficios.

Innovadora

Cuando se dio cuenta que las mujeres necesitaban protección creó, junto a un grupo de profesionales del área, el Patronato de Ayuda a Casos de Mujeres Maltratadas (Pacam), una casa de acogida y protección para mujeres maltratadas en un momento en el que nadie le concedía la importancia que tiene ese flagelo social. Hoy día, esa institución funciona en manos expertas.

Creó también el inolvidable Vigo, un espacio de buen gourmet y peña del arte, de agradables recuerdos para quienes tuvimos el privilegio de disfrutarlo. Tuvo otros intentos como el Gastro Pub y La Vie en Rose, que, tras haber cumplido sus expectativas, hoy día están cerrados por otras razones.

""

Como si las sorpresas con ella, parecieran no terminar nunca, en el 2010, es nombrada Embajadora de la República Dominicana ante la Unesco y se nos fue a París, preparándose antes con interminables lecciones de francés e integrándose a su trilogía artística sagrada: Silvio Rodríguez, Pablo Milanés y una Edith Piaf, que como su mismísimo “Non, rien de rien”, asume al iniciar el afán propio que le trae cada día.

A su llegada a esta nueva misión, aportó su toque natural y su don de gerente en su gestión, alcanzando metas culturales importantes y, como preparación inicial, para unos años después, ocupar la posición que actualmente ostenta de Embajadora de la República Dominicana en Francia, marcando cual hito, un antes y un después en esa misión, como todo cuanto ella ejerce, con estilo personal, responsabilidad y, sobre todo, disfrutando a plenitud el servicio a su país; con excelencia y distinción a carta cabal.

De nuestra amistad es mucho lo que podría contar. Se inició en el 1996, cultivándose en unos años, primero como diseñador y luego -con admiración y respeto-, puedo decir que tengo el privilegio de ser su amigo.

Compartimos una amistad que me permite ser objetivo, decir la verdad, compartir secretos y recibir los mejores consejos y la mano protectora, que aún en la distancia, vigila mis pasos y siempre guarda un momento para compartir conmigo.

""Cuando se quiere de verdad a un buen amigo, tratamos siempre de no causarles decepciones y de cuidar que nuestras acciones se correspondan siempre con lo que los demás esperan de nosotros. Cuando alguien lo tiene todo, debemos estar prestos para complacer con el más simple detalle cuando somos necesario. Nunca opinar, si no se nos pregunta; jamás decir lo que se nos ha confiado y disfrutar las alegrías que llegan solas, como compartir las penas por igual.

Son muchas las anécdotas, las lecciones, las atenciones y la oportunidad de ver otra cara de la vida y conocer que las personas, no solo son importantes porque sí, sino porque se lo han ganado con esfuerzo, decisión y la fortaleza que Dios proporciona a quienes luchan por sus objetivos.

En estos meses en los que nos ha tocado vivir muchos cambios, han llegado de golpe unos para bien, otros temporales y algunos para siempre; hemos valorado nuestros afectos y por esto me siento cada día más privilegiado por haber cultivado su amistad como UNA ROSA en el entrañable jardín de mis afectos verdaderos.

""Personas como ella son difíciles de encontrar, porque combinan de forma cuasi perfecta esa fusión entre mujer, esposa, abuela, hermana, artista y ser pensante, cuyo universo parece girar constantemente.

Sus 12 nietos la hacen sentir plena: Dos de Claudio, uno de Luichy, dos de Ana Idalia, cuatro de Manuel Alejandro y tres de Dinorah; cada uno de ellos de variados encantos y temperamentos que convierten su MAMUCHA, en una abuela instagramer, lectora apasionada, amante del buen vino y ciudadana de un mundo que parece girar a su tiempo y en el que, junto a su amante esposo, hacen del hogar, el centro íntimo, espacio privado y refugio familiar, donde todo es para todos.

Su devoción, Mariana, al unísono con la tradición del Banco Popular, entidad financiera que preside su esposo, la llevó a materializar el sueño de ubicar una imagen de la Virgen de la Altagracia, en una Iglesia de París, donde los dominicanos residentes allá y los latinos devotos, pueden rendir culto a la madre espiritual de nuestro pueblo y compartir una misa celebrada anualmente cada 21 de Enero.

Por igual la gastronomía criolla quedó impregnada en las páginas de un delicado libro de recetas de la cocina criolla, con influencias europeas, árabes y latinoamericanas, editado junto a Jeanne Marion-Landais y la chef Sharine Gómez, llevando la buena mesa criolla a otro nivel.

La Pandemia del Covid-19, ha limitado sus estrategias laborales, pero no ha impedido su participación en causas humanitarias propias de una impecable gestión diplomática, donde la dominicanidad y la participación del Estado que representa con orgullo, ocupan lugares de primer orden en su vida.

Actualmente gestiona la aprobación de un homenaje eterno a las inolvidables heroínas de Salcedo, Las Hermanas Mirabal, con detalles especiales de los cuales sabremos pronto, porque cada proyecto que ella asume, lo concluye siempre, en consolidación con su manera de proceder: cada cosa a su tiempo.

Aunque la moda nos unió y ella gusta de vestir bien y lucir siempre actualizada, no es el consumo su prioridad, sino el sentirse cómoda con lo que lleve puesto y lucir correctamente en armonía, con su versátil agenda.

Hemos cultivado una amistad basada en el afecto, la mutua admiración y el apoyo incondicional a mi carrera y a mi labor como ejecutante del oficio de hacer modas. Disfrutar y celebrar la vida hace de sus cumpleaños, una ocasión especial para cada cinco años, seleccionar un tema en el que sus invitados comparten, con este ser especial, su versátil universo que la lleva a SER muchas vidas en una SOLA MUJER, esa que combina el arte de vivir de manera magistral, cumpliéndose a cabalidad en ella, la frase que dice: “¡Lo mejor está por venir!”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios