www.diariohispaniola.com
Punto de Mira
Punto de Mira (Foto: Cortesía)

La clave en la lucha contra el COVID-19 está en la adaptación

Volver al ritmo de la cotidianidad en medio de la actual pandemia, no ha sido una tarea fácil. Han pasado más de cinco meses desde la llegada del Covid-19 al país y aún el país no termina de adaptarse a las nuevas normas de convivencia que como sociedad debemos asumir.

Santo Domingo.- El resultado de esto ha terminado con un sistema sanitario colapsado, la agudización de la crisis económica y el aumento de desesperanza de que no veremos cambios positivos en la sociedad si no asumimos un mayor cargo de conciencia y responsabilidad en torno al tema.

Para la psicóloga clínica Lourdes Pérez, especialista en terapia familiar con más de 25 años de experiencia, la razón por la cual no ha sido posible que la sociedad se adapte a “la nueva normalidad” radica en que “la sociedad dominicana, si bien es cierto es única, no responde al principio de unicidad”.

En palabras de esta especialista, “en la sociedad interactuamos grupos y personas que manejamos distintos recursos, vulnerabilidades, capacidades y experiencias. Y juntos hacemos un todo que se mueve a un ritmo de complementariedad, solidaridad e intereses particulares”.

Desde el campo de la psicología, explica que ante las normas la única respuesta no es la conformidad y la obediencia, existe también la resistencia, la rebeldía -reactiva o creativa-, la disensión y la contrapropuesta. De manera que tenemos que ver las nuevas normas como una co-creación de las instituciones, de los sectores (salud, comercio, educación, entretenimiento, entre otros), de las asociaciones y de los grupos de ayuda mutua.

En su experiencia, existen tres recomendaciones para encontrar el equilibrio con la dinámica de convivencia con el virus que nos toca asumir para poder salir adelante como ciudadanos y como sociedad.

La primera recomendación que sugiere es hacerse dueño y dueña consciente de los intentos de autorregulación emocional, pues las emociones influyen en como evaluamos nuestra realidad. Los estados emocionales desbordados y fuera de control nos llevan a falsas percepciones, a decisiones fallidas y al rechazo irritable o a la dependencia riesgosa.

Ejercicios como respirar despacio y profundo, hablar con calma, pensar dos veces las opiniones que se está formado, evaluar desde distintos puntos las opciones que tiene para decidir, dar afecto, tratar con respeto y escuchar son conductas que favorecen la autorregulación. Esto también le pondrá en mejor capacidad para responder de manera creativa y abierta a las nuevas realidades que ha traído el coronavirus.

El segundo consejo está basado en tomar cuidado de la salud desde las acciones de prevención, pasando por la atención oportuna de síntomas y malestares hasta culminar con cerciorarse de que se ha logrado plena recuperación -si enferma-.

En este sentido, recomienda mantener los buenos hábitos de higiene y distancia física que han demostrado mantener a raya la COVID19; tener el equilibrado ciclo de actividad/descanso, crear buenos hábitos alimenticios -comer verduras, frutas, carbohidratos, proteínas, beber mucha agua-, hacer actividades al aire libre, ejercítese, disfrutar de la compañía de los suyos, resolver los conflictos sin violencia y -dentro de lo posible- sin rupturas de relaciones. Haga suyo el autocuidado solidario. Recuerdar que la salud no se logra en solitario, sino en el marco de una vida familiar y comunitaria.

Finalmente sugirió continuar trabajando en los planes planteados (a nivel personal, profesional, económico, etc…).

“Ocúpese de su proyecto de vida. Posiblemente la intromisión del fenómeno COVID19 ha afectado sus planes, ha afectado plazos para metas que se había propuesto y ha traído amenazas con las que no había lidiado antes. Pero, si activa su alerta puede notar que también ha creado o fortalecido relaciones, ha acercado oportunidades, ha desarrollado destrezas y le ha hecho más fuerte y resistente”, citó.

No caben dudas que para lograr retomar el rumbo de los planes que fueron planteados antes de comenzar la pandemia, es necesario revisar y reajustar a las nuevas situaciones que han venido surgiendo.

“Concéntrese en producir los cambios que están a su alcance, haga alianza para sumar recursos, capacidades y fuerza para producir aquello que entiende le sobrepasan. Nutra su espíritu con esperanza, optimismo y amor. Practique la solidaridad, siempre es posible ayudar a otros”

Cuando superamos situaciones difíciles y traumáticas, manteniendo nuestra integridad física y mental, somos más capaces de afrontar nuevos desafíos.

--

Fuente: La redacción de este artículo contó con la colaboración de Lourdes Pérez, psicóloga clínica especialista en terapia familiar con más de 25 años de experiencia en el campo de la psicología.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios