www.diariohispaniola.com

Lula da Silva

Los expresidentes Luiz Inácio Lula da Silva (Brasil) y José "Pepe" Mujica (Uruguay), dos de los mayores líderes de la izquierda en América Latina, instaron este sábado a los jóvenes a confiar de nuevo en la política y a ejercer la política para no ser excluidos y seguir perdiendo derechos.

Una muy polémica decisión adoptada este jueves por la Corte Suprema de Brasil le abrió las puertas de la cárcel al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y a miles de presos con apelaciones pendientes, con un impredecible impacto político.

Miles de personas se manifestaron este domingo en Brasil y en diferentes países del mundo y exigieron la libertad del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, preso por corrupción y lavado de dinero desde hace 365 días, tiempo que fue calificado por sus seguidores como "un año de injusticia".

La defensa de Luiz Inácio Lula da Silva, preso desde abril pasado, pidió hoy la "absolución" del expresidente brasileño por falta de pruebas en un proceso penal en el que se le acusa de corrupción y lavado de dinero.

El Tribunal Superior Electoral anuló la candidatura presidencial de Lula por el Partido de los Trabajadores (PT), la formación que fundó en 1980 con un puñado de obreros e intelectuales y que aún lidera desde prisión con mano de hierro.

Un sondeo efectuado por la firma MDA para la Confederación Nacional de Transporte (CNT, patronal), con un margen de error de 2,2 puntos porcentuales, sitúa a Lula con un apoyo del 37,3 %.

La denuncia se recoge en una carta fechada hoy en París, dirigida a la presidenta del Tribunal Supremo de Brasilia, Cármen Lúcia, y que será enviada también este jueves a los presidentes de Francia, Emmanuel Macron, y del Gobierno español, Pedro Sánchez, así como al primer ministro de Portugal, Antonio Costa, y a los cancilleres respectivos.

Tras su intervención, parte de los asistentes al Foro corearon el cántico “Lula libre” en el auditorio del Palacio de Convenciones de La Habana que reúne a 439 delegados, entre ellos altos cargos políticos y activistas.

El partido de Luiz Inácio Lula da Silva instó este lunes a la movilización contra lo que considera una "farsa judicial" construida por los fiscales de la investigación Lava Jato y el exjuez Sergio Moro, actual ministro de Justicia de Jair Bolsonaro y quien en 2017 condenó al expresidente a prisión.

Con Luiz Inácio Lula da Silva en la cárcel, el Partido de los Trabajadores (PT) se ha sumergido en el ostracismo tras perder las elecciones presidenciales de octubre y es objeto de duras críticas, inclusive de sectores de la izquierda, por el respaldo ofrecido al Gobierno de Nicolás Maduro.

Pese a que algunos integrantes del Partido de los Trabajadores (PT) esperaban que Lula anunciara su retirada de la disputa electoral y nombrara a Haddad como aspirante presidencial, el exgobernante insistió en su candidatura.

"Le pido al Estado brasileño" que "le ofrezca al expresidente (Lula) todas las garantías a las que tiene derecho para competir, en igualdad de condiciones con sus rivales, en las próximas elecciones presidenciales", expresó Samper en una rueda de prensa tras su visita al antiguo dirigente sindical en la ciudad de Curitiba (sur).

En su decisión, el magistrado Sérgio Baños argumentó que la prisión de Lula fue decidida por la Justicia Federal, que no integra la Justicia Electoral, por lo que no le corresponde al TSE permitir que el exmandatario salga de la cárcel para asistir al debate o autorizar una videoconferencia desde el sitio donde se encuentra recluido.

La denuncia se recoge en una carta fechada hoy en París, dirigida a la presidenta del Tribunal Supremo de Brasilia, Cármen Lúcia, y que será enviada también este jueves a los presidentes de Francia, Emmanuel Macron, y del Gobierno español, Pedro Sánchez, así como al primer ministro de Portugal, Antonio Costa, y a los cancilleres respectivos.

"Lula estaba prácticamente en la puerta de la Policía Federal para salir e infelizmente por una conjura" de la Policía y la Justicia "le impidieron salir" ayer, declaró a los periodistas la presidenta del PT, la senadora Gleisi Hoffmann, en Sao Paulo.