www.diariohispaniola.com

Wall Street

Wall Street dio la vuelta este jueves y cerró en verde, con un avance del 0,15 % en el Dow Jones de Industriales, a medida que el mercado volvió a inclinarse por el sector tecnológico como valor seguro ante el aumento de casos de coronavirus en el mundo y los malos datos de empleo en Estados Unidos.

Wall Street cerró este viernes con ganancias y uno de sus principales indicadores, el selectivo S&P 500, alcanzó su primer máximo histórico desde inicios de septiembre, en medio de un optimismo renovado por las vacunas anticovid y la recuperación económica.

A cinco días de unas elecciones en las que el candidato demócrata Joe Biden gana en las encuestas al actual mandatario, Donald Trump, que se atribuye la buena marcha de Wall Street los últimos cuatro años, los mercados parecen más preocupados por la segunda ola de la covid-19 que por el ganador en las urnas, según analistas y expertos.

Las bolsas europeas han subido este martes animadas por la mejora de algunos datos económicos que apuntan a una recuperación tras la crisis sufrida como consecuencia de la pandemia.

Wall Street cerró este martes en verde, con el Dow Jones registrando una subida de un 0,62 %, en una sesión animada por el anuncio de que las farmacéuticas Pfizer y BioNTech recibirán 1.950 millones de dólares del Gobierno estadounidense para su vacuna contra el coronavirus y por el avance de las negociaciones para inyectar un nuevo paquete de estímulos.

La mayoría de las grandes bolsas europeas han conseguido ganancias superiores al 2 % animadas por la subida de Wall Street y los datos de empleo estadounidenses de junio, según datos del mercado.

Wall Street recobró fuerzas este viernes y el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, ganó un 1,90 % tras vivir en la víspera su peor sesión desde la debacle bursátil de marzo por el temor a una segunda ola de Covid-19 en EE.UU. y los sombríos pronósticos de la Reserva Federal sobre la economía.

Wall Street cerró este miércoles en rojo y el Dow Jones de Industriales descendió un 1,86 % tras la debacle de las ventas del comercio minorista, que ha registrado una caída récord, y las tímidas ganancias en el primer trimestre del año anunciadas por las principales entidades financieras que presentan estos días resultados.

Los resultados preliminares positivos de la farmacéutica estadounidense Pfizer y la alemana BioNTech de una vacuna contra la covid-19 llevaron a Wall Street a rozar máximos históricos este lunes al consolidar su liderazgo en una carrera mundial frenética que se ha desarrollado a una velocidad récord.

Los inversores castigaron este miércoles al fabricante de autos eléctricos Tesla, que se dejó al cierre de la sesión en Wall Street más del 10 %, después de que ayer presentara sus planes para modificar el diseño de sus baterías, reducir costes y mejorar su rendimiento.

Wall Street cerró este viernes en rojo, con su principal indicador, el Dow Jones de Industriales, perdiendo un 0,56 %, en una frenética jornada en la que este índice cayó 600 puntos y después rebotó al terreno positivo para desplomarse una segunda vez

Wall Street cerró en rojo este martes y su principal indicador, el Dow Jones de Industriales, bajó un 1,51 % al resurgir la preocupación por el impacto de los rebrotes de la COVID-19 sobre la economía de EE.UU., entre datos sombríos.

Wall Street cerró en verde este lunes y su indicador de referencia, el Dow Jones de Industriales, subió un 0,59 %, mientras que el Nasdaq, que aglutina a las tecnológicas, alcanzó una cifra récord y terminó por encima de los 10.000 puntos en una continuación de los avances de la semana pasada.

Wall Street volvió a caer este martes y el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, bajó un 2,67 % arrastrado por el histórico desplome en los precios del petróleo en EE.UU. a consecuencia de la pandemia de COVID-19.

Wall Street cerró con pérdidas moderadas la volátil sesión del pasado lunes, marcada por la falta de acuerdo entre los legisladores de Estados Unidos sobre una ley de estímulo fiscal para apoyar la economía del país durante la crisis del coronavirus, pese a que esa mañana la Reserva Federal (Fed) anunció que ha ampliado su plan de compra de activos.