www.diariohispaniola.com
El Papa Francisco en la Misa de la Casa Santa Marta.
Ampliar
El Papa Francisco en la Misa de la Casa Santa Marta. (Foto: Vatican Media)

El Papa agradece a Dios por las personas que ayudan durante la emergencia del coronavirus

viernes 27 de marzo de 2020, 13:36h
El Papa Francisco reconoció que a pesar de la dramática situación provocada por el coronavirus #COVID19, hay mucha gente que se está preocupando por los demás, por lo que invitó a agradecer al Señor “porque suscita estos sentimientos en los corazones de sus fieles”.
Ciudad del Vaticano.- Así lo indicó el Santo Padre al inicio de la Misa matutina celebrada en la Casa Santa Marta hoy 27 de marzo. “En estos días han llegado noticias de cómo mucha gente comienza a preocuparse por los demás, en modo más general, y piensan en las familias que no tienen lo suficiente para vivir, los ancianos solos, los enfermos en los hospitales y rezan y tratan de hacer llegar alguna ayuda... Esta es una buena señal. Agradezcamos al Señor porque suscita estos sentimientos en los corazones de sus fieles”, dijo el Papa.

Durante su homilía, el Pontífice explicó la importancia de luchar en contra del espíritu del demonio quien hace que las personas se obstinen y discutan o tengan enemistades. “Es el diablo quien hace la obstinación. Siempre. Detrás de cada obstinación, se encuentra el demonio, para destruir la obra de Dios. Detrás de una discusión o una enemistad, puede ser el demonio, de lejos, con las tentaciones normales, pero cuando hay obstinación, no dudemos, está la presencia del demonio”.

Por ello, el Papa señaló que “la obstinación es sutil, sutil. Pensemos cómo el demonio no se ha obstinado solamente con Jesús, sino también en las persecuciones de los cristianos. Cómo ha buscado los medios más sofisticados para conducirlos a la apostasía, a alejarse de Dios. Esto es, como nosotros decimos en el lenguaje cotidiano: ‘esto es diabólico’. Sí. De inteligencia diabólica”, remarcó.

Pidamos al Señor la gracia de luchar contra el mal espíritu, de discutir cuando debemos discutir, pero delante al espíritu de la obstinación, tener la valentía de callar, y dejar que los otros hablen. Lo mismo delante a esta pequeña obstinación cotidiana de las habladurías, dejarles hablar, en silencio delante a Dios”, concluyó.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de DiarioHispaniola l Un digital a tu alcance

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.