www.diariohispaniola.com
Psiquiátrico Capitol Hill.
Ampliar
Psiquiátrico Capitol Hill.

Psiquiátrico de Capitol Hill: “que pase el siguiente”

Por Alfonso M. Becker
La mayoría de los políticos estadounidenses no son tan políticamente correctos como ellos quieren hacer ver al resto del mundo. No quiero poner como ejemplo al senador John Sidney McCain III porque ahora está malito, pero no me puedo callar que cuando el médico le dijo que tenía un pequeño tumorcillo que era necesario quitar, cogió al galeno por el pescuezo, lo empujó contra la pared y le dijo: “Por qué debo fiarme de un maldito ruso, hijo de zorra moscovita, que me ha robado la península de Crimea?”…

El médico, un famoso neurocirujano estadounidense de origen japonés en un hospital de Arizona, le juró por Dios que no era ruso pero McCain, en un alarde de reflejos que lo caracteriza como piloto que fue de la USAF, le dijo que sabía de sobra que era un puto chino aliado de Vladímir Putin y que a él no lo engañaba con glioblastonas soviéticos ni con pollas chinas en vinagre amarillo de Beijing… “¿Te manda el Kremlin, verdad?”, “Me has abierto la cabeza y has robado de mi cráneo secretos de Estado”… “Te vas a pasar el resto de tu vida en Guantánamo, topo del KGB”...

El cirujano especialista en intervenciones intracraneales, temblando, le dijo que había extraído todo el coágulo y que se podría considerar un éxito quirúrgico… Entonces John McCain lo miró fijamente y se quedó pensativo… Estaba el la Mayo Clinic Hospital in Phoenix… pero bien podría ser un decorado plantado por el malvado Serguei Lavrov en un gulag de la Siberia. “La maldad del ruso es innata y todos sus médicos son falsos”...

Así que le dijo a la guapa y sexi de su mujer, Cindy Hensley McCain: “salgamos de este infierno porque no siento las piernas… y dame el teléfono que llamo a los marines”… Si usted, estimado lector, cree que esto es una broma, es porque no tiene ni idea de cómo es y se “cuece” la política norteamericana. Échele un poco de imaginación y piense que el senador John McCain está fuera de la Casa Blanca… Si el “senior” mundialmente famoso no está en The West Wing… ¿Puede hacerse una idea de lo que ocurre ahora en el Despacho Oval?

La gente vulgar y malhablada que pulula por las instituciones de Washington, esa auténtica, brillante, maravillosa y genuina capital del planeta, está dando una mala imagen de la Casa Blanca que ahora parece una “postal” surrealista que si avergüenza a la humanidad entera es porque todo esto que ocurre es muy raro y el 90% de la gente no sabe nada de política… Desde el presidente de la única superpotencia mundial hasta el último gato, parecen escapados de un psiquiátrico...

La gente común no está capacitada para digerir que un centro de poder global como la Casa Blanca, parezca -como se dice en España- el coño de la Bernarda, donde todo el mundo entra y sale como si fuese su casa... La Bernarda era una prostituta de cierta fama en Sevilla… Era guapísima, gitana de pura cepa y con un cuerpazo que volvía loco a todo el que tenía dinero para convidarla... Pero a ella le gustaban mucho los marines de la base aeronaval de Rota, en Cádiz, porque le hacía regalos muy modernos estos americanos de película… ¿Tiene ya una ligera idea de qué es la Casa Blanca y a qué se parece?

No se preocupe, no va descaminado porque el sentido común le hace sospechar como simple ciudadano de a pie que los llamados “analistas” o propagandistas ideológicos de todas las tendencias políticas de este mundo saben mucho menos que usted de lo que ocurre en el sillón de poder más importante de la historia humana. No tienen ni puñetera idea y se autotitulan, a bombo y platillo, como imbéciles profesionales de un cotilleo barato que nunca alcanza la condición de análisis filosófico político….

Cuando usted se asuste porque le dicen que los rusos estarán pronto en guerra con Estados Unidos, no haga el imbécil como tantos… Los rusos no son enemigos de Estados Unidos… Son cómplices… Tal como suena… Y se mueren a carcajadas los enemigos rusos y, paralelamente, desorientando por completo, y dejando perplejos, a los confucionistas chinos… La línea roja de la locura geopolítica se ha traspasado varias veces y al actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, se le van a calentar los huevos cualquier día como no lo dejen gobernar tranquilo...

En Filosofía la palabra clave para explicar lo que usted ve en la TV o lo que parece ser que lee… es alienación. Todo el espectáculo montado con Donald Trump a nivel global es una muestra indiscutible del poder que tienen los medios de difusión de masas adscritos a la gran obra de teatro con la que usted quedará hipnotizado… Ni siquiera los chinos reaccionaron hasta que algunos que estudiaron en Occidente y se dieron cuenta de que el “confucionismo” y el “confusionismo” eran dos cosas absolutamente distintas… Por eso Beijing, que todo lo roba y lo copia, cree que ha llegado el momento de sustituir a Estados Unidos como potencia hegemónica… China se cree dueña del espectáculo...

En la provincia del cristianismo, o más bien del pensamiento judeocristiano, los que se llaman de izquierdas, con sus ideas vagas y sus posiciones políticas absurdas, son los principales manipuladores de las llamadas “masas” de las que tanto hablan; pero ahora sin saber lo que significa el término… Son los que defiende a criminales palestinos, asesinos mahometanos que manejan mejor que ellos no solo el cuchillo o el hacha… sino la propaganda de guerra.

Los capos narcotraficantes como Nicolás Maduro en Venezuela, los hermanos Castro en Cuba y todos los demás gobernantes de Latinoamérica que recibían petroleo gratis de Caracas, saben que pueden hacerse inmensamente ricos con este rebaño alienado que no solo los aplaude y adora sino que lamen su trasero hasta dejarlo limpio de excremento bolivariano… Esa es la política de “identidad” a la que ponen el nombre de “izquierda” de un nuevo lumpen que se ha extendido por todo el continente americano. El gran Mario Vargas Llosa tenía razón cuando lo explicó en su “Guerra del Fin del Mundo”...

La gran carpa del teatro político criollo ha logrado esclavizar a todos los ciudadanos latinoamericanos, y su éxito indiscutible queda certificado porque sus corruptos y asesinos gobernantes señalan a Donald Trump como el responsable de sus desgracias. Es curiosísimo, desde el punto de vista de la Filosofía Política, que las masas incultas graben en su cerebro las letanías sobre “puentes y muros” hasta que el empacho los mate… O quizás ya están muertos en vida… El declive y la caída de la economía espectacular-mercantil los tendrá ocupados hasta la muerte en la tortuosa antesala del consumo.

Pero todo espectáculo de la periferia no es otra cosa que un infumable vodevil sin dimensiones físicas que, al menos, tuviesen relación con los colores de temporada. El espectáculo político nace en Capitol Hill, una suerte de Broadway con la élite de actores demócratas y republicanos y millones de “extras” repartidos por todo el planeta. La obra nace en Washington pero la Casa Blanca se presentan al público los trailers de lo que serán cuatro u ocho años de espectáculo sin fin…

¿Comprenden ahora el porqué la gente se vuelve loca con las series? La geopolítica del espectáculo es una revuelta culturar en la que toda la fauna social queda absorbida por las redes de expresión y encadenada a la obra de teatro por los generadores del espíritu. Como Barack Hussein Obama, el bailarín de tangos; el atlético negrata que bajaba con estilo y deportividad del Air Force One mientras engañaba a todos con Obamacare; mientras arengaba con sus chorradas de apariencia izquierdista a los negros y los enfrentaba a la policía, hablando de racismo…

El que hablaba de tender puentes, de legalizar a todos los extranjeros ilegales y convertir Estados Unidos en un lugar tan inhabitable como lo es ya Europa… Los americanos de hoy hablan de un futuro tan negro como el que Obama les ofreció… Lo hacen en esos términos para dejar bien claro que la primera incorrección política era Barack Obama y que el primer presidente negro fue el más racista de la historia de U.S.A. El orgullo racial, el homosexual, el transgénero y toda su cantinela posmodernista solo trajo violencia, pobreza y muerte.

El título de peor presidente estadounidense no podrá borrarlo nunca porque se ha confabulado con gente muy mala para dar un golpe de Estado en U.S.A. para entregar el poder a sus “amos” los Clinton… pero no le ha salido bien… Ha insistido y sigue insistiendo hasta que Donald Trump no pueda más… En esa “casa de locos” ideada por Steve Bannon, hay todo un Gobierno de los Estados Unidos que hará su trabajo sorprendiendo a todos sus enemigos violentamente y con abrumadora fuerza. También sorprenderá a sus amigos y aliados, a los que Washington nunca ha abandonado.

América no está muerta, simplemente está pensando… Entra un Secretario y se le despide a los tres días…”que pase el siguiente”… Se nombra un consejero y a la semana lo mandan a tomar viento… “que pase el siguiente”… Un entrañable caos que ya se ha hecho familiar. Pero trabajan para señalar a los enemigos que hay que combatir y a los que están destruyendo la patria desde dentro...

No se extrañen ustedes si Barack Hussein Obama es puesto ante un juez y acaba en la cárcel.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios