www.diariohispaniola.com

El perturbado monarca de un reino ermitaño…

Por Alfonso M. Becker
sábado 29 de abril de 2017, 13:10h
Kim Jong-un
Ampliar
Kim Jong-un
"La guerra es un grave asunto del Estado; es un lugar de vida y de muerte, un camino hacia la supervivencia o hacia la extinción, una cuestión que hay que reflexionar detenidamente." Sun Tzu
Erase una vez un reino comunista que no quería relacionarse con ningún otro reino del planeta porque todos sus reyes eran malvados y su posible amistad no podía traer nada bueno… Así que lo mejor es vivir como ermitaños, no saber nada de la gente ni entablar amistad con nadie; la única solución es armarse hasta los dientes y amenazar con la aniquilación a todo el planeta…

Eso es lo que quiere China que creamos de Korea del Norte… Eso es lo que desea Rusia y lo que quieren los asesinos mahometanos empeñados en la destrucción de Estados Unidos, Israel y sus aliados… Pero ese reyezuelo es otra cosa bien sencilla...

Kim Jong un, líder supremo de Korea del Norte, es un simple, y aficionado, jugador de póquer al que Washington ha dejado ganar muchas veces -como diría el legendario Benjamin «Bugsy» Siegel- “para no tener que matarlo en la misma mesa del salón de juego y manchar la alfombra con su sangre, porque eso es de mal gusto”… Sin embargo, los miembros de la cámara alta del Congreso de los Estados Unidos, con los Mike Pence, Orrin Grant Hatch, Addison Mitchell McConnell, a la cabeza, no están en absoluto de acuerdo con esa argucia “higiénica” del famoso gánster de la historia estadounidense sobre el crimen organizado para “manejar” a un tipejo tan perturbado e impredecible que, precisamente, se ha crecido como monarca comunista por creerse, de verdad, un ganador nato…

El vicepresidente de los Estados Unidos, Pence, además presidente del Senado, ya ha recibido tres “toques” urgentes del Pentágono, pues hasta el más tonto en China sabe que Estados Unidos está decidido a eliminar ese peligro para su seguridad y para llevarse por delante a quien se interponga…
El Secretario de Defensa, James “perro rabioso”Mattis, ha pedido y contrastado opinión de todas las agencias de la Comunidad de Inteligencia estadounidense… Se le atribuye a Mattis la frase: “O eliminamos a este cabrón o nos suelta un pepino nuclear en San Francisco, en pocas semanas”… Pero baste decir que la Defense Intelligence Agency (DIA), la más importante organización militar de espionaje del mundo, le aclaró en 24 horas que el loco supremo de Korea del Norte estaba en condiciones de atacar todas las bases militares estadounidenses en Asía-Pacífico, incluyendo Hawaii, toda la costa Oeste de U.S.A., y sobre todo, puede atacar con misiles atómicos Washington DC, cuando le venga en gana…

Pero lo que dejó patidifuso a Mattis fue que ese energúmeno coreano, ese majadero de Pyongyang, está a punto de obtener una bomba de Hidrógeno y puede borrar del mapa a los Estados Unidos…
Para que se hagan una idea, lo que llama el Senado estadounidense “una amenaza extremadamente urgente de seguridad nacional” no es una simple algarabía, muy propia de moros y persas cuando los terroristas musulmanes sacan pecho y enseñan músculo con su parafernalia de la Yihad y de acabar con los infieles del planeta…

Es algo mucho más serio porque Washington ha activado todos los “resortes” para un ataque global con misiles nucleares a los principales “target” desde el punto de vista estratégico que permita no solo la supervivencia de la nación americana y del aparato militar estadounidense sino con la capacidad de destrucción de las repúblicas musulmanas que hostigan a los EEUU y a sus aliados en todo el mundo, eliminar al loco de Korea del Norte, y no dejar de apuntar a los que Washington llama los “indecisos” de las coaliciones antiamericanas... Quizás se refiera a China y le mande un tirón de orejas a Vladímir Putin…

La urgente reunión secreta en la Oficina Ejecutiva Eisenhower, en Capitol Hill, aglutinó a la gente más dispar del establishment en torno al equipo de Donald Trump. No solo Mattis estaba con cara de guerra mundial inminente, pues el Secretario de Estado, Rex Tillerson, tenía cara de circunstancia y de pocos amigos, ya que debía explicar -según rumores que corren por Capitol Hill- que Rusia es la “carta de oro” con la que juegan Israel y Estados Unidos en Siria para desmantelar, de una vez, el “cortijo” alauí del Clan Assad y si es posible, colocar al dictador de Damasco ante los tribunales por crímenes de guerra… En este momento, es decir, al día siguiente de la reunión Netanyahu-Putin en Moscú, la Israeli Air Force está destruyendo el aeropuerto internacional de Damasco en las narices de los rusos y de los persas…

Así que la guerra “secreta” que lleva a cabo el Kremlin en Siria es un algo más que “mirar para otra parte” cuando los cazabombarderos de Jerusalem atacan sobre objetivos terroristas del Hezbollah en suelo sirio, pues Vladímir Putin también se hace el ciego y el sordo cuando los aviones israelíes destruyen objetivos militares de Bashar Al-Assad… Sus famosos antiaéreos S-300 parecen perfectamente diseñados para dejar pasar a a los misiles Tomahawk del destructor USS Ross, de la US Navy, o a los aviones de guerra de Benjamin Nentanyahu...

Joseph F. Dunford, Jr, presidente de la Junta de Jefes de Estado Mayor, estaba en esa reunión secreta de Capitol Hill (agárrense a la silla) para que el famoso general del Cuerpo de Marines estimara si era oportuno hacer oídos sordos a China, a Rusia y a todo el planeta, y arrasar Pyongyang con lo más fuerte y violento del arsenal, previamente a la invasión de Korea del Norte…
Así que el “gordinflón” coreano se ha librado, por el momento, de un ataque devastador sin contemplaciones de daños, ni zarandajas colaterales… Una apuesta de póquer que nunca habría imaginado la bola de cebo coreana, según el lenguaje de los marines...

Parece que se ha impuesto, paralelamente, la implementación de sanciones económicas muy severas que afectarán a todo aquel país que ayude a Korea del Norte, y naturalmente China y Rusia también se verían afectados por sanciones muy duras si se saltan el bloqueo al que van a someter a Kim Jong un… Al líder de Beijing se le ha indicado que sus amenazas solo sirven para desvirtuar las soluciones al grave problema y que sería mejor para China que colaborara en este asunto porque Washington no va a permitir que ningún loco con bombas nucleares ponga en peligro a Estados Unidos o sus aliados... “Solo queremos una península de Korea sin armas nucleares” advirtieron el Director de Inteligencia, Dan Coats, el Secretario de Estado Rex Tillerson y el propio Secretario de Defensa, James Mattis, en un claro aviso al presidente chino Xi Jinping…

Por si acaso los rusos o los chinos pudieran creer que se trataba de un “farol” de Washington, el Comando de Ataque Nuclear de la Fuerza Aérea estadounidense, Global Strike Command (AFGSC), lanzó un misil balístico intercontinental Minuteman III… Un ensayo de lanzamiento nuclear, desde Vanderberg, California, que puede atacar a diez naciones a la vez… Y naturalmente reducirlas a cenizas… Deben entender los lectores que, desde ese mismo momento en el que se decide el lanzamiento del misil Minuteman, Australia, Japón, Corea del Sur, India, Canadá, Reino Unido e Israel, se encuentran en alerta total de guerra nuclear… Pues los juguetes atómicos de Kim Jong un podrían contemplarse como el más grande peligro para la seguridad estadounidense desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

Los economistas más frívolos suelen manejar un viejo refrán que dice que en toda crisis, por muy peligrosa que sea, también hay grandes oportunidades… Es una indirecta con la que juega Washington mirando hacia China. Beijing tiene la oportunidad de explicar qué es lo que quiere como “regalo” de Washington para que abandone esa política agresiva pidiendo paso en Asia-Pacífico, robando islas ajenas, fortificando atolones y diciendo “estos mares son míos” como si el presidente chino fuera un niñato majadero dispuesto a todo si no consigue lo que quiere. En la Casa Blanca intentan recordar que un nuevo sheriff acaba de llegar a la ciudad y no va a permitir a ningún chulo de prostitutas entrar en el saloom y disparar sobre el pianista...

La vieja metáfora de un old west sirve como carambola cuando el Pentágono ya ha decidido la desmembración de Siria, el desmantelamiento del gobierno de Assad y la expulsión -como último aviso- de todas las huestes terroristas chiíes desplegadas en Siria, Libano, Yemen, Irak, pagadas y controladas por Teherán… Esa carambola rusa del billar, también llamada “sucia” , consiste en utilizar un aliado oculto, o varios aliados “invisibles” para que te golpeen por la espalda cuando más distraído u ocupado estés… Por eso Estados Unidos y sus aliados ya se han adueñado de Siria y nadie habla de ello en la prensa; pues en Siria hay 5 bases militares estadounidenses y otras cuatro de sus aliados… La pregunta que se hace el Pentágono es: ¿A qué espera Assad para largarse? ¿A que lo maten sus propios asesinos mahometanos como ocurrió con Muamar el Khadafi?

Como pueden comprobar, la guerra en todos los frentes, a nivel global, es algo que solo pueden hacer las grandes potencias militares. El problema que tiene una China “emergente” y multimillonaria es que está tratando con una superpotencia hegemónica que no está dispuesta a entregarle el mundo que hace mucho tiempo conquistó… Si Beijing quiere jugar esa partida puede apostar lo que quiera… porque Washington sabe jugar y subirá la apuesta… De hecho lo está haciendo jugando en varias mesas a la vez...

Utilizar como comodín al perturbado monarca comunista de un reino ermitaño, es una maniobra burda que puede dejar al presidente chino a la altura de un estrafalario joker...












¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios