www.diariohispaniola.com
El control del mosquito
Ampliar

El control del mosquito

miércoles 18 de mayo de 2016, 11:26h
En este artículo, extraido del libro "Plagas domésticas" (2da edición), el agrónomo Sr. Antonio Alfau Ascuasiati, ilustra al lector sobre el control del mosquito.

Con el discurrir del tiempo, la presencia del mosquito en los ámbitos rural y urbano, ha ido adquiriendo carácter endémico (que permanece en forma continua) en gran proporción de la extensión del planeta.

En países tropicales, incide durante todo el año, siendo menor su manifestación en los meses de invierno; en los países fríos se sufre de sus picadas en los meses calientes.

Estrategias para el control del mosquito

El término “estrategia” se refiere al arte de dirigir un conjunto de disposiciones para alcanzar un objetivo.

El mosquito constituye la plaga doméstica más peligrosa y la más difícil de controlar. La acción a ejecutar para controlar al mosquito depende de múltiples factores que condicionan el alcance de dicha acción.

En la práctica, el método más adecuado para el control del mosquito sería aquel que asegure la menor cantidad de picadas a las personas involucradas. No hay una sola solución; hay que estar consciente y tener muy presente que cualquier intento de control del mosquito amerita de la combinación de una suerte de labores impuestas por la realidad circundante de él o los afectados.

Dada la presencia constante del mosquito en todas partes, se hace necesario la creación de una cultura anti mosquitos. Esta cultura, constituida en estrategia, tiene a su alcance variadas disposiciones para lograr controlar al mosquito.

Los repelentes

Repelente: que repele o produce repulsión. Repeler: rechazar, echar de si a alguien o algo a otra persona o cosa que se le acerca, la ataca o choca con ella y obligarla a retroceder. Así como el mosquito es atraído por el olor que emiten algunas personas, hay olores que los espantan. Se tiene comprobado que el aroma de plantas como albahaca y el ají picante y otras, ejercen función de repelente de mosquitos.

En el mercado, estos olores repelentes se comercializan en diferentes presentaciones: “velitas” de mosquitos, espirales, incienso y velas aromáticas, son algunos ejemplos que involucran fuego; utilizan el aroma del eucalipto, la lavanda, limón, citronela, etc.

También vienen en perfumes, aceites y lociones para la piel. Muy populares y efectivos son los repelentes en aerosol o atomizador, cuyo componente básico es el DEET (N,N- dietil-m- toluamdida).

Un repelente eficiente y barato se prepara cortando un limón por la mitad y clavando clavos dulces en él. Haga eso con algunos limones y póngalos por toda la casa, o solo por donde está la gente. El aroma que brota del limón y el clavo dulce, espanta el mosquito.

Un repelente efectivo y fácil de preparar se logra introduciendo hojas de albahaca y clavos dulces, en alcohol. Dejar actuar varias horas y aplicar luego sobre las partes del cuerpo expuestas al mosquito.

Control cultural

La acción básica en cualquier estrategia de control del mosquito es eliminar los criaderos, evitar las aguas estancadas. Al huevo del mosquito le basta una película de agua de dos centímetros para completar el ciclo y es capaz de desarrollarse en tierra húmeda.

Dependiendo del área de incidencia del mosquito a controlar, las mismas medidas han de tomarse en mayor o menor escala. En áreas urbanas, el enfoque del control debe ser diferente a si el caso fuera en zona rural.

Las aguas estancadas a tomar en cuenta son: lagos, charcos, piscinas desatendidas, botellas, recipientes con agua para mascotas, fuentes para pájaros, macetas, llantas viejas, etc. Es común usar botellas rotas en la parte superior de las paredes, como medida de seguridad; ese tipo de defensa puede constituirse en criadero de mosquitos. También se constituyen en criaderos, los platos con agua debajo de los tarros de plantas ornamentales.

Control mecánico

Los escrines o mallas en puertas y ventanas son una alternativa mecánica eficaz contra el mosquito adulto. Pueden considerarse como métodos mecánicos las lámparas trampa y el ultrasonido. Asimismo, verter aceite en cuerpos de agua produce una película aceitosa (con aspecto de arco iris) sobre la superficie del agua que evita la respiración de las larvas, asfixiándolas.

Control químico

El control químico tiene dos vertientes: dirigido a la fase acuática o larval, o dirigido a la fase adulta del mosquito.

Fase acuática

En los casos en que no existe la posibilidad de secar el agua estancada donde se cría el mosquito, el uso de larvicidas resulta efectivo. Los larvicidas generalmente vienen en gránulos o polvos que se dispersan en el agua. Un larvicidas muy utilizado en campañas de salud pública es el Temefós, conocido como Abate, el cual es un insecticida del grupo de los organofosforados.

No obstante, el larvicida por excelencia para el control de la larva del mosquito es el Bacillus thuringensis, producto biológico que no afecta la fauna acuática ni la salud humana.

Fase adulta

Para atacar al mosquito en su fase adulta la mejor alternativa es la aplicación de insecticida. Mientras más espacio abarque la aplicación, más efectiva la será la labor. Como el insecticida afecta al mosquito por contacto, el insecticida debe llegar a donde el mosquito pueda posarse si no lo toca durante la aplicación.

Mientras más fina es la gota de la aplicación, más efectiva puede resultar, no queriendo esto decir que cualquier forma de hacerla no sea positiva. (Ver aplicaciones)

La aplicación de insecticida contra el mosquito encierra una peculiaridad. Como los insecticidas de origen natural no tienen efecto prolongado, las aplicaciones tienen que ser más a menudo, hasta diariamente.

La utilización de insecticidas piretroides micro encapsulados es recomendable para el control del mosquito adulto, ya que bajo este tipo de formulación la acción del insecticida es más prolongada.

El equipo de aplicación dependerá del área a controlar, pudiendo ser desde un simple aplicador de mano para uso en la casa, hasta un nebulizador para exteriores.

En síntesis, la aplicación del insecticida contra el mosquito, debe hacerse cada vez que manifieste su presencia.

Control biológico

Anteriormente mencionamos al Bacillus thuringensis como agente biológico de control contra larvas de mosquito en aguas estancadas.

En un sentido más ecológico, el uso de peces evita o reemplaza la aplicación de productos que pueden ser perjudiciales para el ambiente, de efectividad limitada en el tiempo, o que representen algún gasto.

La "gambusia" o "mosquito fish" (Gambusia affinis, Baird & Girard, 1853) es un pequeño pez consumidor de larvas de mosquitos y un excelente control biológico; se le conoce popularmente como “gupys”.

Trampa para mosquitos

Es simplemente una mezcla de agua, azúcar y levadura. Los pasos son sencillos:

  1. Corta una botella por la mitad y quédate con la parte de abajo, pero no tires la de arriba
  2. Mezcla con agua caliente azúcar moreno. Cuando tengas el agua caliente mezclada con el azúcar, enfríala hasta unos 40 grados
  3. Añade la levadura. No hace falta mezclarlo. Se irá creando dióxido de carbono.
  4. Tapa la botella con algo negro y ponle la parte de arriba dentro, como formando un embudo y déjalo en alguna esquina.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios