www.diariohispaniola.com

Comercio

Altos representantes de 16 países de América (incluyendo República Dominicana) acordaron ayer en Panamá, en el marco de la Iniciativa Caminos a la Prosperidad, continuar impulsando el desarrollo de las Pymes, facilitar el comercio y la competitividad, y la cooperación medioambiental, todo con el fin de apuntalar el desarrollo sostenible en la región.

La desaceleración del comercio en América Latina y el Caribe pone sobre el tapete la necesidad de dar un nuevo impulso a la integración económica en la región, donde los negocios entre los países son aún muy escasos, afirmó ayer la CEPAL. Los vaivenes de la economía mundial han provocado la irrupción de grandes acuerdos comerciales interregionales que pueden modificar el panorama del comercio mundial.

"Estados Unidos ha expresado de la manera más clara el apoyo al pueblo colombiano para llegar a la paz", sostuvo Kerry en términos similares a los utilizados el pasado 27 de mayo por el vicepresidente de ese país, Joe Biden, durante una visita que hizo también a Bogotá.

La veda de venta de pollos y huevos de producción dominicana en Haití, medida tomada por las autoridades del vecino país, parecen ser solo la punta del iceberg de un problema de índole comercial que deberá procurar la intervención de las más altas autoridades diplomáticas, comerciales y gubernamentales para no convertirse en una "guerra comercial" entre ambos países.

"La tarea en América Latina es que haya equidad y oportunidades. Eso tiene que ver con la calidad de la educación", manifestó Jim Yong Kim.

La Asociación de Comerciantes de Ouanaminthe (Juana Méndez, para los dominicanos) señaló en un comunicado que decidieron boicotear el intercambio de comercio entre haitianos y dominicanos, en respuesta al paro que convocaron sus colegas de República Dominicana el pasado lunes.

La medida acordada ayer es para reducir la oferta de huevos en el mercado local y así impedir una gran reducción de precios que afectaría a dicho sector. La veda de importación de productos avícolas por parte de Haití se mantiene vigente y no hay en el panorama una fecha aproximada para levantarla.

Sigfrido Pared Pérez señaló que no hay inconvenientes entre dominicanos y haitianos en las poblaciones fronterizas y que la situación actual es de normalidad.

Antes de la revolución de 1959 el comercio callejero era uno de los sellos de la capital cubana.

"¡Galleta, galletero!", "!Aguacate, aguacatón, para todo el familión", gritan por los barrios algunos de los nuevos mercaderes, que según datos oficiales acaparan más del cinco por ciento de las licencias de trabajo autónomo entregadas en Cuba desde que el Gobierno impulsó el sector en 2010. "Es igual que antes de la revolución, vas pregonando toda la mercancía, día tras día", dijo a Efe Lázaro Rodríguez, un jubilado de 70 años que en su adolescencia trabajó como vendedor callejero y ha vuelto al oficio con licencia de "carretillero".

Para las autoridades haitianas el comercio con República Dominicana es extremadamente desigual y poco transparente, y quisieran reglas "más claras" para continuar las relaciones comerciales sin mayores inconvenientes. En otro orden,  la Coalición de Organizaciones de Inmigrantes Haitianos en la República Dominicana pide desligar el impasse comercial entre ambas naciones del tema de los inmigrantes haitianos en el país, exhortando a no continuar con discursos "xenófobos" y con procesos más "humanos" de repatriación de inmigrantes indocumentados haitianos.

La Unión Europea es el principal socio comercial de Estados Unidos y viceversa

De aprobarse el acuerdo, el denominado Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP, en inglés) supondría la mayor zona de libre comercio global, y representaría el 50 % de la actividad económica mundial y el 30 % del comercio global.

El comercio entre la República Dominicana y Haití ronda los 1,500 millones de dólares.

Un asesor en materia avícola del Poder Ejecutivo afirma que los productores de huevos han perdido 40 millones de pesos (975,609 dólares) y los de pollos 108 millones de pesos (2,6 millones de dólares). La República Dominicana vende a Haití cada año 25 millones de huevos y 8 millones de pollos, de acuerdo con la Junta Agroempresarial Dominicana (JAD).

La publicación católica de circulación nacional que se edita los viernes en Santiago, estima en su editorial que frente a las desavenencias entre los dos países caribeños por la veda haitiana a los productos avícolas dominicanos, tiene que imperar "la cordura y la sensatez".

La medida acordada ayer es para reducir la oferta de huevos en el mercado local y así impedir una gran reducción de precios que podría afectar a varias empresas del sector avícola. La veda de importación de productos avícolas por parte de Haití se mantiene vigente y no hay en el panorama una fecha aproximada para levantarla.

Sigfrido Pared Pérez señaló que no hay inconvenientes entre dominicanos y haitianos en las poblaciones fronterizas y consideró que la situación actual es de normalidad.