www.diariohispaniola.com
El Gran Duque Henri y la Gran Duquesa Maria Teresa de Luxemburgo, junto a la representante especial Pramila Patten y la activista afgana Chékeba Hachemi.
Ampliar
El Gran Duque Henri y la Gran Duquesa Maria Teresa de Luxemburgo, junto a la representante especial Pramila Patten y la activista afgana Chékeba Hachemi. (Foto: ONU / Géraldine Boezio)

La Gran Duquesa de Luxemburgo, campeona en la lucha contra la violencia sexual en conflicto

sábado 11 de septiembre de 2021, 11:43h

La representante especial del Secretario General para esta causa reconoce la labor de la fundación Stand Speak Rise Up! para dar visibilidad a las mujeres y los niños víctimas de las violaciones.

La Gran Duquesa María Teresa de Luxemburgo ha recibido el título de "Campeona de la lucha contra la violencia sexual en conflicto” por su trabajo en favor de las mujeres víctimas de estas violaciones. La también presidenta y fundadora de la asociación Stand Speak Rise Up! dijo durante el acto que “no podemos seguir haciendo la vista gorda ante estos actos de barbarie que convierten a las mujeres en esclavas y sus cuerpos en campos de batalla”.

Un encuentro con el médico congoleño Denis Mukwege, Premio Nobel de la Paz por su trabajo en la recuperación física y psicológica de las mujeres violadas, fue el detonante del interés de la Gran Duquesa por este problema.

“Me conmovió muchísimo. Tuve la suerte de encontrarme con él y hablar del tema y él me dijo que a estas mujeres víctimas les hacía falta una persona que les ayudase a tener más visibilidad y enseguida sentí que esto era algo importante, que quería hacer”, cuenta en una entrevista con Noticias ONU en la víspera de la entrega del galardón.

“Con la posición tan privilegiada que tengo, pensé que tengo que ayudar y ser portavoz para las que no tienen voz en las situaciones más extremas y difíciles”. La Gran Duquesa decidió organizar una conferencia internacional para arrojar luz sobre este tema. El Foro Stand Speak Rise Up!, celebrado en marzo de 2019 en Luxemburgo, reunió a más de 1200 personas en torno a 50 supervivientes de todo el mundo y contó con la presencia de tres premios Nobel de la Paz, el profesor Muhammad Yunus, el doctor Denis Mukwege y Nadia Murad.

Nadia Murad, la joven yazidí secuestrada y violada por el Estado Islámico, contó su historia al Consejo de Seguridad de la ONU en diciembre de 2015.
ONU / Amanda Voisard
Nadia Murad, la joven yazidí secuestrada y violada por el Estado Islámico, contó su historia al Consejo de Seguridad de la ONU en diciembre de 2015.

Estar con ellas una semana, compartir sus historias, su drama, llorar con ellas, reír con ellas, cantar con ellas ha sido uno de los momentos más fuertes de mi vida y me ha dado más ánimo y fuerza para defender su causa”, cuenta. En septiembre de ese mismo año, decidió crear la asociación Stand Speak Rise Up! para denunciar la violación como arma de guerra y ayudar a las víctimas.

Durante la entrega del reconocimiento, Pramila Patten, representante especial del Secretario General sobre la violencia sexual en los conflictos, dijo que la Gran Duquesa se ha negado a rehuir esta dura realidad y “ha reconocido que el silencio mata, que el estigma mata”.

En su colaboración con la oficina de la ONU, la Gran Duquesa “prestará especial atención a la cuestión fundamental de mejorar los servicios a las supervivientes”, añadió. La Gran Duquesa aseguró que el reconocimiento la honra a ella y a las mujeres supervivientes y alabó el trabajo “incansable” de Pratten dentro de las Naciones Unidas contra este tipo de violencia.

Maria Teresa de Luxemburgo está pendiente de la situación en Afganistán. “He recibido mensajes de personas con las que trabajo allá, de escuelas donde hay niñas de diez años que han sido forzadas a casarse con combatientes talibanes”, dice. “Es una realidad actual, de las que tenemos que estar muy pendiente y enfrentarlas, no mirar para otro lado”.

Ser reconocidas como víctimas

Una de las de misiones clave de su fundación es “seguir hablando a favor de estas mujeres para que pasen de ser parias en sus países a reconocidas como víctimas”. Las mujeres, además del horror de la violación, tienen que soportar el estigma y el rechazo de sus comunidades. “Hasta una sobreviviente me contaba llorando que cuando iba al mercado del pueblo para comprar comida se negaban porque había sido violada y su hijo era el resultado de esa violación, por lo tanto, el estigma es lo que hay que combatir y todavía, en todo el mundo, es tremendo”.

Estudiantes en Sudán del Sur actúan en una obra de teatro que trata sobre la violencia sexual en los conflictos.
UNMISS/Isaac Billy
Estudiantes en Sudán del Sur actúan en una obra de teatro que trata sobre la violencia sexual en los conflictos.

Los niños, en muchas ocasiones también son apartados. “Son niños que cuando tienen suerte están con su madre y cuando no, acaban en la calle solos. Como las madres, son rechazados por su comunidad.”

La Gran Duquesa María Teresa fue nombrada Defensora Ilustre de la Infancia de UNICEF en 2007 y ha viajado con la agencia a Brasil y China para reunirse con menores que viven con VIH/sida, a Burundi para defender los derechos de los niños tras el conflicto civil del país, al Líbano para ver el trabajo sobre la violencia de género, y a Turquía para sensibilizar y apoyar a los niños afectados por el conflicto en Siria.

La Gran Duquesa es también patrona del Comité Luxemburgués para UNICEF, y es Embajadora de Buena Voluntad de la UNESCO desde 1997, promoviendo la educación de las niñas y los microcréditos para luchar contra la pobreza.

Fuente: Noticias ONU

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios