www.diariohispaniola.com
Chanel Resort 2022.
Ampliar
Chanel Resort 2022. (Foto: Fuente Externa)

Limón con Sal

Carolina Herrera Resort 2022.
Ampliar
Carolina Herrera Resort 2022. (Foto: Fuente Externa)
Versace Resort 2022.
Ampliar
Versace Resort 2022. (Foto: Fuente Externa)
Limón con Sal, para curar heridas. Dice un viejo dicho, que nada es mejor que los remedios caseros para solucionar hasta aquellas cosas, que a veces pensamos, no tienen cura.
Dior Resort 2022.
Dior Resort 2022. (Foto: Fuente Externa)
Dior Resort 2022.
Ampliar
Dior Resort 2022. (Foto: Fuente Externa)
Gucci Resort 2022.
Ampliar
Gucci Resort 2022. (Foto: Fuente Externa)
En estos días, en que los contrastes se presentan de manera cotidiana, pasamos de la alegría a las penas y sólo nos enteramos, cuando alguien ya ha perdido la batalla, y aunque no es como quisiéramos, las cosas no siempre tienen remedio. Escuchamos por ahí, que alguien está positivo, si es conocido lo lamentamos doblemente, porque no siempre se gana la batalla.
Familias completas han pasado el mal rato de estar contaminadas con este virus, que tal parece no se marchará por ahora. Cuando comenzaron a aplicar las vacunas, aún a sabiendas de qué no era una solución completamente confiable, si imaginábamos que eso tomaría su tiempo, pero el susto y el pesar que sentimos cuando alguien cercano nos dice que lo tiene, perdemos la confianza hasta de nuestra sombra.

Siempre recuerdo a mis abuelas, por su sabiduría, por su intuición para decidir las cosas más sencillas del hogar y las más complicadas del diario vivir. En especial es inolvidable, cuando sufrimos un golpe severo o una herida cortante como la forma en que inmediatamente nos aplicaban una compresa de sal en grano o molida y nos exprimían medio limón, que con tal intensidad parecía penetrar a través de nuestra piel y se funcionaba de manera protectora con la sangre que normalmente manaban nuestras heridas, picando intensamente, doliendo hasta en el alma, pero curando con el tiempo de manera insólita.

Así quiero comparar la realidad que estamos viviendo, donde a veces se pierde la esperanza, de cuándo y cómo terminará todo esto, muchos hemos perdido nuestros negocios, otros han tenido que reinventarse, la vida nocturna ha desaparecido por completo y hacer moda se ha convertido en un oficio transformador, donde no hay lugar para piezas suntuosas, aunque muchos se niegan esta realidad.

Como acostumbro en mi oficio, no he dejado de visitar las tiendas y resulta curioso, la gran cantidad de personas, que buscan soluciones para sus próximos eventos: bodas, bautizos y compromisos ineludibles como una graduación, donde lucir bonita, es un acuerdo entre la disposición y la necesidad de lucir a tono con las circunstancias, en ese día donde dejas para siempre la Escuela que te formó y das inicio a otra nueva etapa, donde ya te haces adulto irremediablemente y serán otras cosas las que tengan importancia y serán otras las heridas que se te irán abriendo a lo largo del camino y quizás no sea tan simple la cura, con un toque de sal y unas cuantas gotas de limón.
Chanel Resort 2022
Si algo no se ha perdido, es el deseo de lucir bonitos y de estar exactos, sin sacrificar el confort y la comodidad, con la que estamos viviendo hoy en día. Ha surgido una nueva estética, en un orden completamente diferente, donde cuidarnos será prioritario.

Los cortes son más libres y menos rígidos, pero igual la calidad se mantiene. Menos brillo, incidencia en los detalles y calidad en las telas. Menos tiempo para disfrutar, por lo estricto de los horarios, la presencia limitada en cuanto a la cantidad de personas, no determina la calidad, ni la intensidad del momento. Lo más importante será hacer que cada momento sea único y mantener en nuestra memoria muy vivos, el deseo y la persistencia, como en la icónica pintura del eterno Salvador Dalí.

Ahora mucho más se vale soñar y unidos, prometernos a nosotros mismos, que cuando todo esto pase, seremos para entonces mejores personas, más seguros, más conscientes de haber pagado el precio de la resistencia y la voluntad de la perfección, que Dios dispone a su tiempo. Todos echamos de menos las grandes pasarelas, los memorables desfiles que año tras año nos tenían acostumbrados las casas de moda, los dictados de las tendencias y hasta las maravillosas revistas, con imágenes perfectas, que eternizan las bellezas y determinan lo que se va a usar.

Las modelos están en casa, virtualmente han sido sustituidas, también hasta un nuevo aviso, que cada vez vislumbramos más cercano, aunque ahora luce lejano. Algunas cosas, parecen no haber cambiado, pero eso no pasa de ser producto de la percepción de nuestras emociones, para no negarnos la posibilidad y la ilusión, de que todo volverá a ser normal. Así como pasan los días, seguimos en alerta, con nuestras emociones a cuesta y dispuestos a curar las grietas en el tiempo, cual heridas en la dermis: Con Limón y Sal.
Louis Vuitton Resort 2022.
Ampliar
Louis Vuitton Resort 2022. (Foto: Fuente Externa)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios