www.diariohispaniola.com
Fotografía personal cedida donde aparece la obra 'Sin título 2' (1999) de la pintora de origen etíope, Julie Mehretu, que forma parte de una exposición que se podrá ver del 25 de marzo al 8 de agosto en el Whitney en Nueva York.
Ampliar
Fotografía personal cedida donde aparece la obra "Sin título 2" (1999) de la pintora de origen etíope, Julie Mehretu, que forma parte de una exposición que se podrá ver del 25 de marzo al 8 de agosto en el Whitney en Nueva York. (Foto: EFE/Julie Mehretu)

El Museo Whitney presenta su muestra de la inquisitiva obra de Julie Mehretu

Por Agencia EFE
miércoles 17 de marzo de 2021, 09:00h
Fotografía personal cedida donde aparece la obra 'Hineni' (2018) de la pintora de origen etíope, Julie Mehretu, que forma parte de una exposición que se podrá ver del 25 de marzo al 8 de agosto en el Whitney en Nueva York.
Ampliar
Fotografía personal cedida donde aparece la obra "Hineni" (2018) de la pintora de origen etíope, Julie Mehretu, que forma parte de una exposición que se podrá ver del 25 de marzo al 8 de agosto en el Whitney en Nueva York. (Foto: EFE/Julie Mehretu)
El Museo Whitney de Nueva York presentó este martes la nueva exposición que dedicará a repasar la inquisitiva obra de la aclamada Julie Mehretu, en la que reúne más de setenta piezas que datan desde sus inicios a mediados de los años 90 hasta la actualidad, y que abordan desde la historia del arte hasta los actuales problemas de inmigración.
Fotografía personal cedida donde aparece la obra 'Black City' (2007) de la pintora de origen etíope, Julie Mehretu, que forma parte de una exposición que se podrá ver del 25 de marzo al 8 de agosto en el Whitney en Nueva York.
Ampliar
Fotografía personal cedida donde aparece la obra "Black City" (2007) de la pintora de origen etíope, Julie Mehretu, que forma parte de una exposición que se podrá ver del 25 de marzo al 8 de agosto en el Whitney en Nueva York. (Foto: EFE/Julie Mehretu)
Nueva York.- Se trata de una muestra en la que la institución cultural, que se centra en el arte contemporáneo estadounidense, pretende hacer recuento de la obra que hasta ahora ha desarrollado la pintora de origen etíope de 51 años, en una exhibición de "mitad de carrera".

En los últimos años, Mehretu ha empezado a ver cómo reconocidas instituciones compran algunas de sus obras, como el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA), el Brooklyn Museum o el Minneapolis Institute of Art, mientras que otros museos directamente le han encargado piezas específicas para destacados espacios, como el Museo de Arte Moderno de San Francisco (SFMOMA).

En este caso, el Whitney, en colaboración con el Museo de Arte del Condado de Los Ángeles (LACMA), ha reunido unas 40 obras en papel y más de 30 pinturas que podrán verse desde el próximo 25 de marzo hasta el 8 de agosto en la espaciosa última planta del museo.

Ahí, se podrán ver ejemplares de los dibujos y mapas en los que se centró en sus primeros años, en la década de los 90, hasta la introducción de intensos brochazos y saturación del color una década más tarde, y que reflejan los esfuerzos inquisitivos de la artista entorno a la historia del arte, la arquitectura y las civilizaciones pasadas, así como temas como la inmigración, la revolución, el cambio climático y el capitalismo global.

Entre las obras más destacadas de la muestra, considerada la primera retrospectiva dedicada a Mehretu, destaca una colorida pieza abstracta de grandes dimensiones creada por la artista exclusivamente para la exposición, que aun no tiene título, y que ocupa una de las espaciosas paredes de una luminosa sala que cuenta con unas panorámicas vistas del río Hudson.

Se trata de una adaptación de "La balsa de la Medusa", del francés Theodore Gericault, pintada entre 1818 y 1819 y que refleja una escena de naufragio de una fragata de la marina francesa, en la que al menos 150 personas quedaron a la deriva en una balsa construida apresuradamente.

Según explicó Mehretu en su presentación, la artista se inspiró en los problemas migratorios que se han registrado en los últimos años y que han enfrentado a distintos sectores de la sociedad, pero señaló que quiso recordar en su obra que los movimientos masivos de personas han estado pasando desde hace siglos.

"Todo el mundo en estos momentos ha estado pensando en la migración, la crisis de la migración. No que la migración sea algo nuevo, porque ha estado presente desde los comienzos de la humanidad", explicó. Desde la ventana que obsequia el cuadro con un chorro de luz, también puede verse a lo lejos la icónica Estatua de la Libertad, que a su vez es señal del enorme contraste en términos migratorios de lo que representa EE.UU., y que también quiso plasmar en su cuadro.

"Todo el que mira al río Hudson mira a la Estatua de la Libertad. (...) Cuando la vez te das cuenta de que representa (...) la historia de este país y de que este es aun uno de los mayores puntos de entrada para inmigrantes nuevos al país", apuntó Mehretu, que hizo referencia a la ironía que supone que una nación que se formó por inmigrantes quiera evitar que lleguen más. "Hay una enorme contradicción en las dinámicas de este país en cuanto a quién tiene derecho a espacio, terreno y recursos, y quería que mi pintura también reflejara eso", subrayó.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios