www.diariohispaniola.com
Socorro Castellanos
Socorro Castellanos (Foto: Fuente externa)

Imperecedera: Socorro Castellanos

Nacer en Santiago compromete y crea un sello distintivo y especial que se mantiene en el tiempo y establece, sin chauvinismos ninguno, una marca única que te hace parte de una estirpe conformada por hombres y mujeres que combinan -de manera distinta- la elegancia física y la capacidad para hacer bien hecho todo cuanto hacen y dejar la impronta de su estilo en el trayecto.

Socorro Castellanos
Ampliar
Socorro Castellanos

Así puedo imaginar -en aquellos años 50- a una muy joven y esbelta Socorro Castellanos Tavarez, cuyo parecido físico con la sensación de la gran pantalla italiana de entonces, la actriz Ana María Pierangeli, la hizo participar en un concurso donde se escogía el rostro de Pierangeli, muy popular entre la juventud.

En aquel momento no buscaban más que divertirse; realizar y cumplir sus propios sueños, aunque fuese como un bolero del célebre Lucho Gatica, cuya presentación en el Cine Colón de Santiago, creó mitos y leyendas, una de las cuales se le atribuía a esta joven soñadora, hermosa, un tanto impulsiva pero con autocontrol; fanática de los artistas propios de la época pero segura de que ella tenía su propia estrella y de que su destino estaba trazado.

Fachada del edificio del Cine Colón, que tras 65 años de abierto al público dejó de funcionar oficialmente el 2007.

Luego de vivir en su pueblo una infancia feliz y una juventud de ensueño cursando estudios en El Corazón de Jesús, en la Escuela Anexa, ser coronada como Miss Piscina, una noche de verano en el Gurabito Country Club y debutar en el Centro de Recreo, una gran noche de invierno, salió muy joven aún al encuentro definitivo con su primavera ante el inicio de lo que sería la carrera de su vida: ¡El arte de comunicar!

Socorro Castellanos junto a Annie Helú.Terminado el período de la dictadura de Trujillo, las transiciones que prosiguieron a ese determinante aconteciendo histórico –el Consejo de Estado, Triunvirato, el Golpe de Estado a Don Juan Bosch, la Guerra de Abril y la presidencia de García Godoy- coinciden en el 1966, justamente, con la llegada de ella a la que sería su casa por años: Radio Televisión Dominicana.

Su amiguita de infancia, Annie Helú, que conducía el espacio Buenas Tardes a La Orden”, tenía que salir hacia los Estados Unidos por tratamientos de salud, pero no pudo continuar, porque Dios dispuso otros propósitos para ella, partiendo a otro plano, donde ya no hay regreso. Así es como Socorro Castellanos, asume la conducción de las tardes, iniciando la pionera -como también se le conoce-, casi sin saberlo, la travesía profesional que la consagraría como una gran mujer de la televisión dominicana.

Socorro Castellanos en uno de los afiches promocionales del programa Buenas Tardes a la Orden.

Junto con su nueva vida, en Santo Domingo, también llegó el amor, contrayendo matrimonio con el Dr. Ramón Pumarol, padre de sus tres mayores tesoros, sus hijos Willy, Johanna y Jimmy.

400

Tras su unión matrimonial, pasó a conocerse como: SOCORRO DE PUMAROL, convertida en una mujer firme, segura y decidida que llegó para quedarse en el tiempo, siendo maestra de generaciones y dueña de un estilo único para hacer y decir la palabra con propiedad.

Pasaron años de intenso trabajo, de aprovechar al máximo las oportunidades que le permitieron consolidar su nombre y adquirir otros, como el de la DAMA DE LA TELEVISIÓN”… Logró volar alto, tan alto como sus sueños le permitían; en dirección hacia los sueños de aquel Juan Salvador, inspirador de leyendas, con olor a olas de mar profundo y orillas envueltas en arena blanca bañada de aguas cristalinas.

Los años forjan ilusiones, arrastrando consigo por igual decepciones y cambios, que son transiciones, algunas veces definitivas en nuestras vidas. Trabajó en “Buenas tardes a la Orden”, la “Revista Eva”, “el Show del Mediodía”, “Punto Final” y muchos más nombres de programas, bajo el sello Televisa, de su compueblano José Augusto Thomén, así como en proyectos propios, donde siempre dejaba marcado cuál era su territorio, su visión propia y esa seguridad para accionar que aún la acompaña ante las decisiones que asumió décadas más tarde.

Después de muchos años, su matrimonio terminó y consolidó su nombre con su apellido propio, buscando otros horizontes, explorando en lo visual y en la escritura diversas formas de comunicar, dejando en vida un legado invaluable para las generaciones presentes y las venideras.

Socorro CastellanosNuevos vientos, trajeron consigo cambios y estos no siempre son favorables. Tras de varias décadas, “Buenas Tardes a la Orden” llegó a su fin, renovándose a otras horas con otros nuevos intentos como el programa “A Buen Tiempo” y “Con los 5 Sentidos”, que luego fue libro; también estuvo en la radio y en otros espacios en donde su buen gusto al producir contenido ha sido su común denominador. Entradas y salidas, en la búsqueda siempre de SU LUGAR, sin dejar de ser lo que ELLA ES.

Otros dos matrimonios fallidos en el tiempo, complementaron su vida de mujer en el aspecto personal, cumpliéndose así el dicho de que: “Al lado de una gran mujer, no siempre hay un gran hombre”. Pasando también por la triste pena de ver partir -a causa del cáncer-, a su única hija, Johanna, delicada flor que siempre tuvo a su lado, en el jardín de su vida y hoy es un recuerdo eterno.

Enfrentó, entre muchas cosas, un derrame cerebral que la postró en cama por un tiempo pero que no la venció, como por igual, dos intentos de asaltos donde Dios -nueva vez- apostó a su favor, y le permitió vencer la adversidad otra vez.

Luego de ocupar funciones públicas en la comunicación, llega a su vida el mundo diplomático, una excelente oportunidad para aplicar -desde su latente dominicanidad-, el servicio en el exterior y su gran estilo, como lo hace en la Embajada Dominicana en la HABANA (CUBA), desde donde divulga la cultura y esencia de esta nación, la Primada de América.

Mi amistad con ella se inicia a mediado de los años ochenta, primero como admirador de su leyenda en la comunicación y luego como amigo, ganando con los años el privilegio de haberla vestido en varias oportunidades y la oportunidad de disfrutar de su presencia en mis mejores momentos, de pedir y recibir sus consejos y de aprender cada día de todo cuanto ofrece como ser humano.

Ella es un compendio de vivencias que se renueva en los años y se pone al día con las tendencias y las nuevas opciones para llevar la palabra qué hay en la actualidad. Es una mujer de pensamientos profundos, libre como el viento, independiente en su opinión y criterio, protagonista presente de las idas y venidas de muchos otros, habiendo vivido de su oficio por más de 60 años y que todavía puede conducir a su ritmo cualquier proyecto.

Socorro es alguien que no se conforma, con sentarse a ver la vida pasar detrás de su ventana, que disfruta orgullosamente los éxitos de su nieto mayor Willie Pumarol, campeón internacional de golf, que vive planificando, frente a una buena copa de vino tinto, lo que hará mañana, admitiendo que el HOY, es tan difícil como volver a empezar.

Socorro Castellanos junto a su nieto, Willy Pumarol.

Resulta difícil resumir vidas productivas e intensamente valiosas en unas cuantas líneas, pero el verdadero afecto, todo lo puede, así como lo dice el libro de 1era de Corintios, ante el amor… Lo que será realmente importante es tener la conciencia clara y el optimismo suficiente para NO PERDER LA ESPERANZA de que siempre habrá un espacio para hacerlo bien hecho y permanecer ¡IMPERECEDERA y ÚNICA como SOCORRO CASTELLANOS!

Socorro Castellanos
Socorro Castellanos (Foto: Fuente externa)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios