www.diariohispaniola.com
El rey de Arabia Saudita Salman bin Abdulaziz Al Saud y al Príncipe heredero de la Corona de Arabia Saudita Mohammad bin Salman) durante el Consejo de Cooperación del Golfo.
Ampliar
El rey de Arabia Saudita Salman bin Abdulaziz Al Saud y al Príncipe heredero de la Corona de Arabia Saudita Mohammad bin Salman) durante el Consejo de Cooperación del Golfo. (Foto: EFE)

La cumbre islámica pasa de puntillas por las tensiones del Golfo


sábado 01 de junio de 2019, 09:48h
Arabia Saudí trató hoy de ampliar el frente antiiraní en la cumbre islámica de La Meca, pero los principales líderes de países musulmanes pasaron de puntillas por la cuestión de las tensiones del Golfo.
Riad.- La causa palestina, la situación de los rohingyas o la islamofobia tuvieron más espacio en los discursos de los mandatarios presentes en la 14 cumbre de la Organización de Cooperación Islámica (OCI) que las diferencias entre Arabia Saudí e Irán.

El propio rey saudí, Salmán bin Abdelaziz, que organizó tres cumbres monotemáticas consecutivas -del Golfo, de la Liga Árabe e islámica- con la intención de recabar apoyos frente a Irán, rebajó el tono y fue menos beligerante que en la víspera.

El monarca dedicó la parte central de su discurso para hablar sobre los sabotajes de mediados de mayo que afectaron a cuatro petroleros en aguas emiratíes y un oleoducto en Arabia Saudí.

Tratando de internacionalizar la importancia del conflicto, alertó de que estos ataques suponen una amenaza “para todo el mundo”.

“Es una amenaza para el tráfico marítimo y el suministro de petróleo global”, destacó el gobernante del mayor productor de petróleo del mundo.

Sin embargo, a diferencia de lo que hizo en las cumbres extraordinarias del jueves, el rey no apeló a sus invitados a usar “todos los medios” posibles para disuadir a Irán de futuras agresiones.

En su breve discurso, Salmán solo citó a Irán una vez, para denunciar su apoyo a las milicias “terroristas” hutíes del Yemen, responsables de decenas de ataques con misiles contra Arabia Saudí en los últimos años.

Después, los principales líderes no árabes que hicieron uso de la palabra, como el ministro de Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, el presidente de Nigeria, Muhamadu Buhari, la primera ministra de Bangladesh, Sheikh Hasina, el primer ministro de Pakistán, Imran Khan, o el presidente de Senegal, Macky Sall, no tocaron el asunto.

Uno de los pocos que se alineó junto a Arabia Saudí para defender la causa antiiraní fue el emir de Kuwait, Sabah al Ahmad al Sabah.

Otros líderes árabes, como el presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, tan solo citaron la cuestión de pasada, mientras que el rey Abdalá II de Jordania la ignoró, para centrarse en hablar de Palestina, un problema siempre central para las autoridades de Ammán.

Antes de la cumbre, el presidente iraní, Hasan Rohaní, envió una carta a los miembros de la OCI para pedirles que “dejen de lado los conflictos” entre ellos y dediquen la cumbre para unirse “contra la siniestra conspiración contra Palestina”.

En las tres cumbres celebradas en un margen de 48 horas, el rey saudí solo consiguió un apoyo unánime a su causa antiiraní en la cumbre del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), organismo integrado por sus más estrechos aliados.

En la cumbre de la Liga Árabe, Irak aguó las esperanzas de consensuar un comunicado conjunto que sirviera para escenificar la unidad árabe en torno a Riad.

Irán es un estrecho socio económico y político de Irak y tiene influencia directa en importantes grupos políticos, milicias y en la religión, puesto que la mayoría de los iraquíes siguen la rama chií del islám, al igual que en el país vecino.

Por esos vínculos, Irak defendió con ahínco una solución diplomática para las tensiones entre las dos potencias regionales y se desmarcó de la redacción del comunicado final en el que se exigía a Teherán que cese sus “injerencias” en los países árabes.

Las cumbres han estado precedidas de un incremento de la tensión, que ha llevado a Estados Unidos a enviar buques de guerra a la zona y anunciar la movilización de unos 1.500 militares más en Oriente Medio.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios