www.diariohispaniola.com
Una intensa jornada de reuniones y encuentros bilaterales para alcanzar un buen acuerdo para España y para el conjunto de la UE.
Ampliar
Una intensa jornada de reuniones y encuentros bilaterales para alcanzar un buen acuerdo para España y para el conjunto de la UE. (Foto: EFE/ Twitter Pedro Sánchez)

La cumbre de la UE sobre la recuperación se reanuda sin visos de un acuerdo rápido

lunes 20 de julio de 2020, 06:58h
Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) volvieron a reunirse en pleno en la tercera jornada de la cumbre destinada a pactar un billonario plan de recuperación económica por la pandemia sin perspectivas de lograr un acuerdo inmediato ya que las posiciones siguen alejadas.
Bruselas.- Los Veintisiete comenzaron a las 19.20 horas una cena a la que llegan con una nueva propuesta de los países "frugales" para recortar el fondo de recuperación en 50.000 millones de euros, hasta los 700.000 millones, de los cuales la mitad serían subvenciones y la otra mitad préstamos.

El inicio de la cumbre a Veintisiete, previsto inicialmente a las 12.00 horas, se ha ido retrasando debido a que el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha mantenido reuniones con grupos reducidos de líderes para intentar limar diferencias entre capitales antes de pasar a la negociación conjunta.

El volumen del fondo y la proporción entre préstamos y subvenciones, unido al control de las ayudas, han seguido siendo el principal punto de bloqueo en la tercera jornada de una cumbre que comenzó el viernes por la mañana. Otro obstáculo es la propuesta de vincular la recepción de fondos del presupuesto comunitario 2021-2027 al respeto del Estado de Derecho.

Durante la tarde del domingo, los Veintisiete tratan de dilucidar si todavía es posible lograr un acuerdo en esta cita y, de ser el caso, no se descarta que la cumbre se prolongue durante el lunes, indicó la primera ministra finlandesa, Sanna Marin. "Si es posible encontrar un acuerdo, entonces creo que las negociaciones tendrán lugar hasta el lunes", dijo en declaraciones a medios finlandeses.

"Raramente he visto en siete años posiciones tan diametralmente opuestas en muchos puntos", reconocía por su parte el primer ministro luxemburgués, Xavier Bettel. Esta mañana, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron, en los que está apoyándose Michel para la negociación, advertían de que el acuerdo, aunque posible, no está garantizado y no puede conseguirse a cualquier precio.

"Estamos en una fase decisiva (...). Las cuestiones legales están bien elaboradas, pero no puedo decir si habrá o no acuerdo hoy", dijo Merkel. Hasta ahora las negociaciones se han movido en la dirección demandada por los países "frugales" (Holanda, Austria, Suecia y Dinamarca), secundados hoy también por Finlandia, ya que la propuesta de compromiso abordada ayer planteaba recortar en 50.000 millones el nivel de subvenciones del fondo de recuperación.

Esto dejaría el volumen total intacto en 750.000 millones de euros, pero las subvenciones bajarían a 450.000 millones y los créditos aumentarían hasta 300.000 millones, en línea con las demandas de estos países. Sin embargo, los "frugales" quieren ahora reducir el volumen total del fondo a 700.000 millones, de modo que 350.000 millones sean ayudas directas y otros 350.000 millones créditos, según fuentes diplomáticas.

Enfrente, España e Italia, los países que más se beneficiarían de las mismas, junto con Francia, Alemania y otros países, que reclaman una volumen sustancial de subvenciones. París y Berlín no están dispuestos a bajar de 400.000 millones de euros, según fuentes diplomáticas, mientras que España se mostró ayer dispuesta a asumir el recorte de 50.000 millones propuesto inicialmente por Michel siempre y cuando se mantuviese el volumen total del fondo y el paquete global sea bueno para el país, según explicaron ayer desde el Gobierno.

"De una parte (están) la gran mayoría de países -incluyendo los más grandes, Alemania, Francia, España e Italia- que defienden las instituciones europeas y el progreso europeo, y de la otra pocos países, los llamados 'frugales'", dijo el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, en una muestra de la brecha que marca la negociación.

Holanda, por su parte, mantiene en solitario la demanda de poder vetar los planes de reformas e inversiones que presenten el resto de socios, ante lo cual Michel ha ofrecido establecer el llamado sistema de "freno de emergencia". Este permitiría que si un país tiene dudas sobre un plan se paralice la aprobación hasta que lo haya abordado el Consejo (los países). España se mostró ayer abierta a aceptarlo siempre y cuando la decisión final no se tome por unanimidad.

El primer ministro holandés, Mark Rutte, que ha encabezado la oposición al plan, reiteró hoy que está dispuesto a ayudar a los países del sur a cambio de que se implementen reformas y apuntó a que también persiste el problema del Estado de Derecho.

Su homólogo húngaro, Viktor Orbán, que rechaza este tipo de condicionalidad, acusó a Rutte de ser el "responsable de todo el lío" y rehusó que pueda culpársele a él si no hay un acuerdo. Los líderes tienen que pactar, además del fondo de recuperación, el presupuesto para 2021-2027.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios