www.diariohispaniola.com
Cámara de Diputados
Cámara de Diputados (Foto: Fuente externa)

La Ley de Partidos pone a los partidos en una encrucijada

domingo 29 de julio de 2018, 05:16h
Cuando se esperaba la aprobación de una Ley de Partidos como la deseada por la corriente del PLD que lidera el presidente Medina con el apoyo del PRM, es el PRSC el que le brinda su respaldo creándose una nueva situación política.

Santo Domingo.- Luego de intensas presiones y cabildeos y de haber quedado reducida la discusión de la Ley de Partidos a uno solo de sus artículos, el relativo al método de elección de las candidaturas por las organizaciones políticas, parecía que ésta iba a ser finalmente aprobada.

Fortalecía esa creencia la buena disposición del Partido Revolucionario Moderno (PRM), que había modificado unilateralmente los acuerdos a los que había llegado con los demás partidos de la oposición, con el propósito de lograr una redacción del artículo de la discordia que dejara satisfecha a la corriente peledeista a cargo del gobierno.

Los partidarios del presidente no quedaron conformes con la redacción a la que se arribó en la reunión de “la subcomisión especial de la comisión especial de la Cámara de Diputados” que discutió la cuestión el pasado martes 24.

El miércoles 25, mientras el presidente de la Junta Central Electoral exponía sus razones a presidentes, secretarios generales y delegados de los partidos en audiencia pública convocada al efecto, se producía una voltereta de importancia en la subcomisión especial.

El diputado representante del PRSC se desdijo de su posición del día anterior y aceptó la adición a la propuesta, de un párrafo del completo agrado de los partidarios del presidente de la República.

El giro del PRSC puso en mayoría en la subcomisión a los partidarios de las primarias abiertas acariciadas por el presidente Medina, provocando una firme reacción del leonelista presidente de dicha subcomisión y del diputado representante del PRM.

En los corrillos del Congreso Nacional se comenta que “el plan de Palacio” era lograr que la comisión especial validara el viernes 27 la nueva redacción del artículo que le era favorable y que este informe fuera presentado en la sesión de la Cámara de Diputados del próximo martes 31. En esta sesión todo resultaría resuelto favorablemente gracias al maletín.

Cierta o no esta versión, lo cierto es que no hubo informe porque el presidente de la Comisión canceló la reunión en que este debió producirse, pretextando la necesidad de una mayor ponderación del tema a raíz de lo planteado por el presidente de la JCE dos días antes.

La respuesta no se hizo esperar: los demás integrantes de la comisión, en la que ahora tiene mayoría la corriente cercana al presidente de la República con la adhesión del representante reformista, quieren convocar una reunión al margen de su presidente el próximo lunes.

Definitivamente, el horno no está para galletitas. Los desafíos son de envergadura. En el caso del partido de gobierno los bandos están definidos. La situación se presenta más compleja para el opositor Partido Revolucionario Moderno.

La determinación que muestran los partidarios del presidente Medina de llevar el tema en discusión a una sesión plenaria de la Cámara de Diputados sería la expresión de una aparente seguridad de que estos dispondrían allí de los votos necesarios para la aprobación de la iniciativa.

Si los del gobierno están tan seguros de que cuentan con esos votos es por alguna razón. Los entendidos saben que esos votos solo podrían provenir, en las actuales circunstancias, de los legisladores del Partido Revolucionario Moderno. No hay que ser un experto para darse cuenta que este partido opositor se encuentra en un trance difícil en los actuales momentos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios