www.diariohispaniola.com
La soledad del imperio americano.
Ampliar
La soledad del imperio americano. (Foto: Alfonso M. Becker)

La superpotencia americana tendrá que defenderse sola…

Por Alfonso M. Becker
“Toda esta ralea autoritaria contemplará nuestro poder -advierten desde Washington- tienen que ver un liderazgo estadounidense sólido y creíble para que nos teman” ...

Punto de mira
Ampliar
Punto de mira (Foto: Fuente externa)
Ha regresado a la vida estadounidense la política de guerra. Si hay algún momento parecido en la historia no hay otro mejor como paralelismo que elegir aquella declaración de guerra cuando llegó la hora de responder al ataque a Pearl Harbor en 1941… Nadie debería compararlo con intervenciones pasadas en Oriente Medio y las que tendrán que ocurrir. Digo nadie porque la Estrategia de Seguridad Nacional y la National Defense Strategy lo dejan bien claro en sus páginas no publicadas en la prensa. Tengo el honor y el privilegio de acceder a su lectura en algunos párrafos distribuidos entre el personal de oficiales en la base aeronaval de Rota en España.

Se trata de algo tan serio y tan grave que explica de forma subliminal la llegada de Donald Trump al gran teatro de operaciones militares; algo que cambiará el comportamiento social en los Estados Unidos durante los próximos años. También cambiará la vida en este mundo para siempre porque habrá, sin duda, intercambio nuclear… Es algo evidente porque Washington se prepara para lo peor y se suele decir en el Pentágono “dime cómo va la refriega y te diré lo que emplearemos de la caja de herramientas, que para eso está ahí y me costó mucho dinero” …

Y lo peor de todo es que se trata de una guerra contra Estados competidores que se han propuesto la destrucción de la superpotencia americana, y esto sin dejar a un lado otra serie de Estados que unirán su esfuerzo con el enemigo en una guerra de competencia interestatal con China, Rusia, Irán y North Korea. El tira y afloja ya ha comenzado con el debut de Beijing en el Indico-Pacífico hace un par de años, pero no esperen ustedes una guerra convencional hasta que todo se salga de madre porque la inteligencia militar de Occidente ya ha declarado y definido que ha comenzado la guerra asimétrica de todos los enemigos de Washington y no se detendrán a menos que sean destruidos…

Porque los Estados Unidos de América no se enfrentan, como en otros tiempos a un solo enemigo; será un enfrentamiento militar con muchos estados adversarios. Washington cree que la fuerzas del Pentágono en todo lugar del planeta serán atacadas, en cualquier momento, algún día, por muchos de sus enemigos y que los aliados europeos no moverán un dedo porque viven en otro mundo ajeno a la realpolitik y con unos intereses prácticos tutelados y capitaneados por Alemania, al parecer, intereses de egoísta, ideas absurdas de creación intelectual propia… Ya es decir… Deberían aprender en Capitol Hill que Berlín no es de fiar en tiempos de guerra. No es que sean especialmente traidores de la peor ralea, sencillamente los alemanes han desarrollado una patología geopolítica muy común entre los países especialmente protegidos: los delirios de grandeza...

Algo parecido le ocurre a Japón, un protectorado norteamericano durante 75 años que presume de “pacifista” y que ahora prefiere comprar la paz con dinero o pagando tributo a cualquier maldito bruto que quiera esclavizarlos… Está claro que esa forma de vida ha pulverizado la capacidad de reacción de Tokio ante la violencia geopolítica que se avecina y también ha desintegrado la “realidad” para los japoneses. Se han hecho ricos mientras lo defendían y protegían los americanos; y los alemanes más de lo mismo… La benevolencia del imperio ha hecho posible el resurgimiento de las dos potencias industriales y económicas más importantes del planeta. Pero la realidad es otra muy distinta, y la realpolitik tiene un precio. Un precio justo que se debería pagar.

La comunidad de inteligencia estadounidense sabe que, en las puertas del siglo XXI, la Unión Europea es social y políticamente mucha “mena” de diversidad posmoderna con un gusto exquisito por ese “a vivir que son dos días” y con un culto “cuasi religioso” y predominante por el gusto y la satisfacción inmediata en una orgía perpetua… No faltan los estudiosos de la comunidad universitaria estadounidense que también hablan de demasiada “ganga” en el biotopo de la Unión… Este segundo concepto se suele asociar a los nuevos europeos del Este liberados del yugo soviético y que consideran a la Rusia de Putin una pesadilla...

Capitol Hill también reconoce que el poder predominante de Bruselas es el de una Alemania poco fiable y corroída por su complejo de culpa que todavía no ha logrado limpiar su asqueroso pasado nazi ni controlar el nuevo auge del antisemitismo en Alemania. La desastrosa política migratoria maquillada de bondad infinita hacia los acogidos musulmanes está ocasionando muy graves problemas de orden criminal y otros, muchísimo más graves, que podrían destruir todo el “futuro” que se había soñado sobre los Estados Unidos de Europa… La policía alemana lleva todo esto de los asesinos mahometanos muy en secreto

Washington parece que no tiene especialistas sobre Europa y da la impresión de que desconoce las “fichas y piezas” que se mueven en el tablero de Eurasia... Es algo que ya denunció hace 10 años el politólogo Robert Kagan. Alemania es un caso patológico de la posguerra que todavía no se ha repuesto de sus aberraciones geopolíticas durante el siglo XX y que ahora solamente puede proporcionar actores que no han sabido sacar brillo a su posmoderna intelectualidad en la que patéticamente “reluce” su rencor y desprecio por la vieja Europa que la condenó por ese Tercer Reich “de los mil años” tras la Segunda Guerra mundial, y -sobre todo- por las ansias alemanas de revancha y de liberación definitiva de la ocupación o tutelaje estadounidense.

El aliado europeo adolece de candidez estratégica ante una China con pretensiones claras de sustituir a los Estados Unidos como poder predominante en el planeta y con una -más clara aún- amenaza militar para desbancar a Washington del continente euroasiático que China está obligada a ocupar por completo para poner en práctica, con efectividad estratégica, la Teoría de la Región Cardial… Se supone que Washington conoce el proyecto de guerra del Ejército Popular de Liberación (EPL) en el que deja explícito que gobernaría sobre todas las naciones del llamado “Corazón Continental” …

Ellos -los chinos- no son nada tontos y tienen su propia estrategia de seguridad nacional que ha sido publicada íntegramente en revistas militares del Partido Comunista Chino.

El texto no es otra cosa que un proyecto de expansión vital para 1.700 millones de chinos. No habrá seguridad para el gobierno de Beijing o futuro para la civilización china si no conquistan el continente euroasiático que -además- les otorgará el dominio del mundo.

¿Cómo explicar a los europeos que ellos serán los primeros en ser aplastados para que los chinos puedan conseguir el espacio vital necesario para prevalecer? ¿Pueden entender los hedonistas de Berlin que China y Rusia podrían ocupar toda Europa en tres días? ¿Entenderán alguna vez que el campo de batalla, el tablero de la guerra de devastación, será en Europa occidental? Esperemos que los jerifaltes de Bruselas comprendan que los festejos de salchichas y cervezas se han acabado; que así sea porque los alemanes siguen embriagados con su tecnología industrial de élite, y con ganar dinero por toneladas... Así están las cosas, que siga la fiesta…

La élite de Bruselas ni siquiera es capaz de gestionar a un payaso catalanista como Puigdemont mientras el gobierno de España se empequeñece, cada día más, con los mafiosos del independentismo y sus ladrones de guante blanco. Tres meses de ridículo de la Corona española y ninguna dimisión gubernamental. Cientos de miles de millones de euros gastados por mafiosos de la élite catalana a los que nadie sabe meter en la cárcel… ¿O quizás no se atreven? Eso es la Europa decadente islamizada y al borde de la quiebra social. En Washington se mofan de la pandilla de políticos españoles barriobajeros con título universitario populachero y con tan escasa formación intelectual...

Piensan en Capitol Hill que quizás los 25 años de calma relativa y de buenas maneras en las relaciones Moscú-Washington han determinado la frívola forma de vida de los políticos de Bruselas y -sobre todo- el absoluto caos militar de la Unión Europea, su escandalosa incapacidad para la defensa territorial de Europa y sus ridículas propuestas para contener a los rusos en caso de invasión. Esos veinticinco años ya se han ido y los negocios cooperativos con el Oriente enemigo han desaparecido para convertirse ahora en argucias de poder por parte de China y de Rusia; en poderosas armas estratégicas para una guerra...

Los tiempos que han llegado, dicen en la Casa Blanca, vienen acompañados de urgencias extremas y de alianzas para la supervivencia… Es hora de que el “enemigo” vea nuestra grandeza y valore la fortaleza de nuestros aliados. Solo así serán disuadidos y solo así rechazaremos su agresión.

Seguramente la superpotencia americana tendrá que comenzar defendiéndose sola. Pero cuando el mundo observe que se trata de pelear por la libertad y los espacios libres comunes, no tendrán más remedio que reaccionar contra los poderes revisionistas y dictatoriales de Rusia y de China; naturalmente sin olvidar que los regímenes islamistas deshonestos serán destruidos más temprano que tarde… Toda esta ralea autoritaria contemplará nuestro poder -advierten desde Washington- tienen que ver un liderazgo estadounidense sólido y creíble para que nos teman...

Los “Cinco Oídos”, la más grande agencia angloamericana de inteligencia de este mundo, no ha dejado de advertir a Europa que, aunque el próximo campo de batalla para una contienda mundial estará en el Asia Indo-Pacífico, la gran jugada de China será, sin duda, adueñarse del continente euroasiático. Desarmar y rendir a Europa, con o sin ayuda de los rusos.

Si Beijing lo consigue, gobernar sobre todo el planeta será coser y cantar...





¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios