www.diariohispaniola.com
Cristóbal Colón
Ampliar
Cristóbal Colón (Foto: Cortesía)

Códices y enigmas del Descubrimiento de América

Primera parte

lunes 12 de octubre de 2020, 07:45h
Hoy 12 de octubre recordamos la gran hazaña realizada por un grupo de navegantes españoles en tres embarcaciones, que luego de salir de Puerto de la Frontera y enfrentar serios inconvenientes, llegaron a una pequeña isla del Caribe, de la cual todavía se discute su ubicación actual. Luego, fueron a parar a Cuba para, finalmente, llegar a la nuestra el 5 de diciembre de 1492.

Santo Domingo.- Cientos de enigmas rodean al almirante Cristóbal Colón. Cientos de enigmas existen aún en torno al llamado descubrimiento de América. En Seis entregas nos proponemos analizar los hechos y consecuencias y lo que podría ser el verdadero origen el proyecto que ocupa nuestra atención.

Uno:

Cristóbal Colón: ¿Navegante Templario?

—¿Cuánto se sabe realmente del enigmático Colón?

—¿Cuánto sabía él en verdad de cartografía?

—¿Cómo llegaron hasta él planos de la época de Alejandro Magno?

—¿Cómo pudo llegar, siendo un desconocido sin mucha importancia, hasta los Reyes Católicos?

—¿Iba él para Oriente y se topó con Occidente?

—¿Por qué no se alteró cuando la brújula se puso loca antes de llegar a estas aguas?

—¿Por qué ni se alteró cuando los vientos parecían que podían dar traste con su viaje?

—¿Conocía Colón previamente la ruta para llegar al Caribe?

—¿Qué tiene él que ver con los Templarios?

—¿Cuáles son los misterios de su firma?

Ciertamente son demasiadas interrogantes sobre este hombre que de repente aparece en la Historia en rol estelar; pero del que no se sabe a ciencia cierta quién era, dónde efectivamente nació, ni por qué los poderosos Reyes Católicos le entregan tres carabelas (¡identificadas con cruces templarias!) para que iniciara una aventura tan insegura como parecía ser el viaje al Nuevo Mundo. Tratemos de dilucidar algunos misterios.

Aunque aún se discute dónde está finalmente enterrado, aceptemos (sólo para salir del asunto) que el Almirante nació en Génova; pero no se descarta que lo haya hecho en Francia, Grecia, Inglaterra, Portugal y hasta en la misma España.

Muchos investigadores aseguran que era hijo del Papa Inocencio VIII (¡Físicamente idéntico a Colón!), lo que podría explicar, de resultar esto cierto, por qué le abrieron tantas puertas en las cortes españolas.

Debo apuntar que en Génova aparece un quesero llamado Cristoforo Colombo que no responde al perfil que tenemos del Almirante Colón. Cuando su propio hijo, Diego, fue a Génova a buscar su familia no encontró, según confesó después, ningún antepasado allá; aunque se supone que pudo haber sido hijo de alguien llamado Domingo.

Los registros de la época eran muy deficientes y, además, el propio Colón prefirió que toda su vida estuviese cubierta por un misterioso manto. Quizás sus misterios son indicios de la tesis templaria que ahora se debate.

Aunque era un autodidacta sabemos que poseía notables conocimientos de cartografía. Conocimientos y estudios que le llevaron a admitir que la tierra era ciertamente redonda, aunque estaba lejos de saber su verdadero tamaño.

A pesar de estos conocimientos ¿se perdió en Gran Navegante en su viaje a Cypango? Al menos eso nos han hecho creer, pero... Cristóbal Colón parecía tener muy claro hacia dónde se dirigía.

Ruggero Marino (prestigioso y diez veces premiado periodista e investigar arqueológico), en su libro “Cristobal Colón: el último de los templarios” afirma que éste era un miembro activo de la Orden del Temple; quizás el último de ellos, si entendemos último como los que fueron quedando tras la muerte de Jacques de Molay

Se basa en la enigmática firma de Colón y en otros puntos que desgrana en su interesante libro.

Algo sabía Colón que no sabían los demás. La teoría más clara es que Colón poseía un mapa donde se detallaba cómo llegar a continente que hoy conocemos como América. Las teorías por las cuales los Templarios podrían tener conocimiento de la existencia de América son muchas y variadas, una de las más aceptadas es la existencia de un mapa atribuido a Piri Reis.

El mapa de Piri Reis es una carta náutica elaborada por este almirante otomano y publicada hacia el 1523. Aunque Piri Reis vivió en un tiempo anterior, se suele decir que dibujó los mapas posteriormente al "descubrimiento de América"; aunque bien es cierto que la fecha de su creación fue en el mismo siglo que los viajes colombinos. Piri Reis se basó en mapas con antigüedad de 1500 años, de la era de alejandrina.

Colón y su tripulación bien pudieron haber navegado sabiendo perfectamente hacia qué lugar se dirigían utilizando los mapas del otomano, ya que hay ciertos hechos que vinculan a Cristóbal Colón con Piri Reis, y qué mejor opción de relación que la de los Templarios, que en todo el tiempo que estuvieron en Tierra Santa se relacionaron con los otomanos.

De los muy misteriosos Templarios sabemos que fueron los grandes guerreros de la cristiandad, ricos, los primeros banqueros, creadores de las letras de cambio, dueños de una poderosa flota naval, poseedores de grandes secretos de la cristiandad, guardianes de reliquias trascendentales y acuciosos investigadores. Llegaron a tener tanto poder en todo el mundo que una celosa Iglesia aceptó que fueran aniquilados. Algo que se intentó; pero, al estar tan diseminados por todo el mundo, no pudieron hacerlo en la medida que se pretendía.

Siempre se ha afirmado que ellos vinieron a esta zona mucho antes que el Colón que nos ocupa. Incluso existe la firme creencia que Don Cristóbal había pirateado para los Templarios ante de su viaje al continente americano.

En una próxima entrega aportaré otros datos sobre la tesis templaria en la colonización del Nuevo Mundo

Segunda entrega: Nuevos datos sobre Colón y los templarios

Tercera entrega: Parentesco papal de Colón. Su firma iniciática. Su real origen

Cuarta entrega: Colón: judío sefardita. Colón y su implicación iluminati

Quinta entrega: El verdadero descubridor: ¿Colón o Sánchez de Huelva?

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios