www.diariohispaniola.com
Luis Abinader.
Ampliar
Luis Abinader. (Foto: EFE)

Civismo y optimismo ante los retos que nos esperan en RD

El 16 de agosto, en República Dominicana tomará posesión como nuevo mandatario de la nación, el economista Luis Rodolfo Abinader Corona con una promesa de cambio y esperanza que llenó el voto en las urnas de las elecciones extraordinarias realizadas el pasado domingo 5 de julio, en medio de la pandemia del coronavirus.
Desde el génesis de nuestra nación, el 27 de febrero de 1844, la democracia es uno de los pilares que fundamentan los ideales promovidos por los patricios Juan Pablo Duarte, Matías Ramón Mella y Francisco del Rosario Sánchez.

Con el paso de los años, este principio ha sido defendido y fortalecido con el accionar de hombres y mujeres que creen fervientemente en las libertades públicas, en la institucionalidad de las dependencias del Estado, en la salud, la justicia, la educación y la alimentación como un derecho justo, equitativo y colectivo.

Aunque hemos avanzado, esas conquistas no han sido logradas en su totalidad. Por eso, cada cuatro años, dichas necesidades son la punta de lanza de las propuestas de los candidatos a la presidencia de la República. Los comicios extraordinarios del pasado domingo 5 de julio, no fueron la excepción.

Elecciones en medio de la pandemia

Otra escena de esta historia a puntualizar es que los comicios fueron realizados en medio de la Covid-19, que mantiene una curva ascendente. Cierto es también que este pueblo que madruga día por día para ganar su sustento y el de su familia, venció el miedo a esta pandemia, y siguiendo el protocolo de higiene establecido por la Junta Electoral llenó las urnas con su decisión de quien será el nuevo presidente y los representantes al Senado y la Cámara de Diputados.

Con su robusto equipo del Partido Revolucionario Moderno, Luis Rodolfo Abinader Corona logró conectar el mensaje de un mejor país con el sueño de los ciudadanos que residen en República Dominicana y con la diáspora que hace vida en cercanas y lejanas latitudes del mundo, pero que siempre tiene su corazón en su patria.

Ahora que ya sabemos el resultado, -el cual fue reconocido por todos los adversarios del presidente electo-, nos toca caminar hacia una misma dirección porque los retos son muchos, pero unidos logaremos salir adelante.

Por su conducta heroica y ejemplar, el pueblo dominicano que dio cátedra de civismo al apoyar estos comicios celebrados en situaciones excepcionales jamás vividas en la vida republicana, y que muchos expertos aseguran que son un ejemplo para América y el mundo. Las felicitaciones de mandatarios de Haití, Puerto Rico, Venezuela, Bolivia así lo confirman.

Desafíos: Salud y economía

Los retos que asumirán las nuevas autoridades son muchos, principalmente el manejo del sistema de salud en medio de esta pandemia; el inicio del año escolar frente a esta realidad; la reactivación de la economía, son solo algunos de los desafíos que desde ya los funcionarios del gobierno actual y del entrante deben aunar esfuerzos para gestionarlos con criterios científicos, tanto para frenar la expansión del virus como para encausar el país por nuevos senderos.

Visión de nación compacta

Ese mismo pueblo que vive aquí y allá, y que exige respeto por sus derechos y deberes, es optimista, y en cada proceso electoral renueva su fe de que tendrá un mejor porvenir para sí y los suyos. Se debe escuchar a las personas

Confiamos que esa actitud y esa visión de nación compacta reinarán en este cuatrienio. Ahora bien, los nuevos gobernantes y el pueblo no pueden olvidar que todos, absolutamente todos los sectores formales e informales son vitales para el fortalecimiento de la democracia.

De la teoría a la práctica, este país debe ser empujado hacia la dirección del progreso. En este nuevo capítulo de la historia republicana, todos debemos involucrarnos en hacer posible el objetivo de bienestar colectivo que deseamos y merecemos ver en nuestra amada Quisqueya.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios