www.diariohispaniola.com
Manifestantes por la muerte de George Floyd hablan con miembros de la Guardia Nacional de DC mientras protestan pacíficamente cerca de la Casa Blanca en Washington, DC.
Ampliar
Manifestantes por la muerte de George Floyd hablan con miembros de la Guardia Nacional de DC mientras protestan pacíficamente cerca de la Casa Blanca en Washington, DC. (Foto: EFE/ Shawn Thew)

Miles de personas protestan en el centro de Washington mientras los militares sacan músculo

jueves 04 de junio de 2020, 07:21h
Miles de manifestantes volvieron a congregarse este miércoles en Washington en una protesta pacífica por la violencia policial contra los afroamericanos, mientras decenas de agentes con vestimenta militar llegaban al centro en autobuses unas cuatro horas antes del toque de queda.
Las personas, que se reunieron en protesta por la muerte de George Floyd, marchan pacíficamente al Hotel Trump International en Washington, DC.
Ampliar
Las personas, que se reunieron en protesta por la muerte de George Floyd, marchan pacíficamente al Hotel Trump International en Washington, DC. (Foto: EFE/ Shawn Thew)
Washington.- Una multitud mucho más numerosa que la del día anterior se congregó por la tarde en el centro de la capital, dividida en varios grupos por un nuevo perímetro de seguridad trazado por la Policía local alrededor de la Casa Blanca, pero sin la valla de más de dos metros que este martes les separaba de las fuerzas de seguridad.

Poco después de las 19.00 (23.00 GMT), llegaron media docena de autobuses blancos a los alrededores de la Casa Blanca, y de cada uno de ellos empezaron a bajar unos 50 soldados vestidos con uniforme militar de camuflaje y escudos antidisturbios. Los manifestantes que estaban en la zona recibieron a los soldados con abucheos y les gritaron: "¡Vergüenza!" y "¿A quién protegen?".

Una fuente del Pentágono dijo a Efe que no eran unidades en activo, sin ofrecer más detalles. La Guardia Nacional -un cuerpo de reservistas activado por la alcaldía de Washington para hacer frente a las protestas- anunció este martes que planeaban desplegar unos 1.500 efectivos más en la capital esta semana.

Además, el Pentágono informó este martes de que mantenía desplegados en los alrededores de Washington a 1.600 militares en activo por si fuera necesario enviarlos a la zona de las protestas, tras desplazarlos desde Carolina del Norte y Nueva York.

La alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, retrasó el toque de queda de este miércoles hasta las 23:00 (03:00 GMT del jueves), después de dos días seguidos imponiéndolo a partir de las19:00. Una hora antes del fin del toque de queda miles de personas todavía permanecían en el centro de Washington en las inmediaciones de la Casa Blanca en una manifestación que discurría pacíficamente, según pudo constatar Efe.

Los participantes en la protesta portaban pancartas con mensajes como "Sin justicia sin paz", "Trump es un racista", "Dejad de jodernos", "Déjenlos respirar" o "Estoy orgullo de la ciudad de chocolate", como se conoce a Washington DC. La mayoría de los manifestantes eran jóvenes y afroamericanos, pero había gente de todas las edades y razas, como blancos, algún latino y asiáticos.

Allí se encontraba Nevine Sealer, de 55 años, una vecina de Washington, con una cartel que rezaba "Ku Klux Klan Judicial", "Ku Klux Klan Maga" (en referencia al lema electoral de Trump Make America Great Again)", que dijo a Efe que esta era la quinta noche que protestaba allí.

"Nos han empujado lejos de la Casa Blanca, ahora no podemos acercanos", dijo Sealer en referencia a los efectivos de la Guardia Nacional desplegados en la calle para impedir el avance de los manifestantes hacia la mansión presidencial.

Sealer señaló que ha salido a protestar porque quiere ver a Trump "fuera" de la Presidencia por lo que está haciendo, aunque subrayó que no se manifiestan únicamente por las políticas del mandatario: "Esto es por el racismo que hay sistémico e institucional, a muchos blancos no les interesamos los negros".

Tras el comienzo del toque de queda, todavía quedaban cientos de manifestantes en los alrededores de la Casa Blanca, sin que por el momento se hayan registrado altercados. Por la tarde, uno de los grupos de manifestantes se había acercado hasta el hotel que la empresa del presidente estadounidense, Donald Trump, tiene en el centro de la ciudad, fuertemente protegido por las fuerzas de seguridad y que tenía algunas ventanas rotas en el primer piso, según el diario The Washington Post.

Frente al hotel, en la avenida Pensilvania, miles de personas se tendieron en el suelo durante varios minutos y corearon "¡No puedo respirar!", la misma frase que pronunció el afroamericano George Floyd la semana pasada, poco antes de morir por asfixia debido a la presión que ejercía sobre su cuello la rodilla de un policía blanco.

Mientras, un activista negro de 22 años, Seun Babalola, dio un discurso en otra zona de las protestas para anunciar la creación de un grupo, "Ciudadanos preocupados", con el que pretende ayudar a canalizar y organizar mejor las protestas orgánicas que han surgido en la ciudad a raíz de la muerte de Floyd en Mineápolis (Minesota).
Las personas, que se reunieron en protesta por la muerte de George Floyd, marchan pacíficamente al Hotel Trump International en Washington, DC.
Ampliar
Las personas, que se reunieron en protesta por la muerte de George Floyd, marchan pacíficamente al Hotel Trump International en Washington, DC. (Foto: EFE/ Shawn Thew)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios