www.diariohispaniola.com
El olor inconfundible de la derrota.
Ampliar
El olor inconfundible de la derrota. (Foto: Alfonso M. Becker)

El olor inconfundible de la derrota...

“Los submarinos atómicos estadounidenses han fisgoneado todo el Mar de la China, el Golfo pérsico y algunos otros campos de batalla probables. No solo han hecho posible que se cumpla el embargo… Están preparados para algo más” . Robert D. Kaplan
Suelen decir en el Kremlin, incluso desde los tiempos de la URSS, que cuando los asesinos islamistas llegan al poder, el delirio del fanatismo religioso los conduce irremediablemente al abismo de su incapacidad intelectual para caer luego por el desfiladero del crimen genocida si no se les detiene de forma contundente… Lo curioso en este siglo XXI es que los rússkie de etnia (russisch) se refieren a los musulmanes, cuando hablan de política, como un arcaísmo religioso para tarados, o como un “problema medieval” que nunca pasó por el siglo de las luces y que -por lo tanto- no tienen arreglo y solo pueden ir hacia la ruina…

El que conozca Rusia sabe que el rossiyane es la fórmula políticamente correcta de referirse a todos los ciudadanos rusos de la multiétnica Rusia… Pero los étnicamente rusos son los rússkies. En esto no hay divergencia alguna. Y son estos rusos de pura cepa los primeros que, desde principios del siglo XX, definieron a los moros como un serio problema, un gravísimo problema de gobernanza que llevó a la Rusia de los Soviet a “pacificarlos” al principio y a masacrarlos después, o a matarlos de hambre en la Siberia… Así que cuando el inculto en geopolítica se refiere a Samuel P. Huntington como el politólogo que yerra en su inteligente obra, The Clash of Civilizations and the Remaking of the World Order, seguramente no sabe que pensadores y literatos españoles de prestigio universal ya advirtieron de los asesinos del Islam en el siglo XVIII…

Sin embargo, los soviéticos de la URSS lo bordaron en 1917… Sabían que los asesinos del Islam eran gente a los que había que mantener a raya porque viven en un mundo ilusorio en el que, desde la cuna, los convierten en asesinos… Porque el Islam es mucho más que una religión y tanto los bolcheviques como los mencheviques definían al Islam como un sistema político, cultural, legal y militar que abarca la totalidad de la existencia del moro, desde que nace hasta la muerte. Se reían los comunistas rusos del resto de la Europa judeocristiana y de la América protestante porque el llamado Occidente ni siquiera intuía que el Islam era una ideología completa.

La macabra burla de los rusos para con europeos y americanos era una forma de mofa y escarnio, con ejemplos de “libro”, sobre cómo hay que tratar con el Islam. Desde la caída de la URSS la guerra a muerte contra los moros no tiene otro nombre para los rusos que “sangre y tierra quemada”… Veinte años llevan diciendo que para apaciguar a los moros tienes que matar a la mitad de los musulmanes (Chechenia, repúblicas caucásicas y todas las comunidades musulmanas de Rusia) como única fórmula para mantenerlos a raya… El erudito Aleksei Malashenko, ex presidente del Programa de Religión, Sociedad y Seguridad del Centro Carnegie Moscú, PhD, Historia, Instituto de Estudios Orientales de la Academia Rusa de Ciencias, deja bien claro que el asesino mahometano vive bajo el influjo de un “opio” de extraordinario poder manipulador...

Un “opio” del pueblo distinto al del capitalismo occidental. Porque su fanatismo religioso criminal se fragua en la doctrina islámica, que declara en su libro sagrado que ninguna religión es aceptable salvo el Islam… Como profesor invitado de la Universidad de Colgate en New York, solía bromear el politólogo ruso diciendo que americanos y europeos salían perdiendo en “odio y desprecio” por parte de los musulmanes respecto a la URSS ya que oficialmente los comunistas rusos eran ateos y por tanto, no consumían opio… Se refería Malashenko a los tiempos de aquellos rusos más “adelantados” y “modernos” de 1905, los revolucionarios socialistas capitaneados por el legendario Lev Davídovich Bronstein, alias Trotski…

Desde aquel primer soviet de Petrogrado, donde Lev Trotski desplegó las lecciones de su amigo Alexander Parvus en Munich, quedó claro que si la economía era global, también debía serlo la revolución… Una revolución permanente en todos los pueblos del planeta Tierra, de lo contrario ninguna revolución comunista en un solo país sobreviviría… El ateo Trotski, de origen judío, ponía como ejemplo por aquellos días en San Petersburgo, a los asesinos mahometanos que ya tenían muy claro que los Estados-nación islámicos estaban llamados caer si no se lleva a cabo la unidad de los musulmanes en la Umma, única comunidad de creyentes de todos los que profesan la religión islámica…

Los rusos de la URSS advertían de los asesinos mahometanos con cierto énfasis para justificar sus matanzas de moros durante todo el periodo comunista… Pero con la llegada de la Rusia de Putin la teoría y la práctica política hacia el Islam bordeó las fronteras de la “exquisitez” del nuevo servicio de inteligencia…Tanto el Servicio de Inteligencia Exterior (SVR) como el Servicio Federal de Seguridad de la Federación Rusa (FSB) tenían meridianamente claro que en su “extranjero próximo” el más grave de los peligros era el Islam. Textualmente, los asesinos mahometanos…

Así que el verdadero ingenio de la inteligencia militar rusa estaba en buscar como aliados a muchos Ramzán Kadýrov; “fabricar” una suerte de califas locales, con todos sus privilegios mundanos, para domesticar a los moros… Y Rusia lo ha conseguido brillantemente en Chechenia… Sin embargo el problema Chechén es mucho más amplio y Vladímir Putin lo sabe porque Chechenia es apenas la décima parte de un Asia Central repleta de asesinos del Islam que perfectamente pueden subvertir la gobernanza en Rusia y en China si se lo proponen.

Suele comentar el presidente ruso con sus socios occidentales que el asesino mahometano, notablemente influenciado por los clérigos, afirma rotundamente la superioridad del Islam sobre todo sistema político y religioso en cualquier lugar y para siempre. La policía federal de Putin ha matado a más de 50 clérigos del Islam desde que controla el poder. Los amenaza, los “reeduca” y los advierte de comportarse como un ruso… o aparecerán muertos, flotando en el Volga… La prensa rusa ya avisaba de incendios en los bosques provocados por mahometanos en Rusia… “Alguien” dinamitó dos mezquitas y ya no hubo ningún incendio más...

Dicen con razón los rusos que nadie ha matado más musulmanes que Vladímir Putin… Es cierto… pero no del todo… Los persas han matado a muchos más. Cuando Putin habla con sus socios de Occidente sobre el problema mahometano les aclara que el Islam es una ideología “medieval” que divide al mundo en creyentes e incrédulos, una ideología que lava el cerebro de los escolares, adoctrina a los niños musulmanes con la creencia de que los infieles de todo el planeta y los judíos de todo el mundo, son descendientes de simios y cerdos y que deben ser aniquilados hasta que la religión de Allah gobierne el mundo.

El presidente ruso siempre comenta con sus socios de Occidente que deberían leer a Alexey Malashenko y sobre todo su libro “La frontera inquietante de Rusia” donde deja claro el peligro del Islam en Asia Central… Un peligro no solo para Rusia y China, sino para todo el que haya pensado que la conquista de Eurasia es algo sencillo… De esta forma, los politólogos rusos quieren ganarse a la umma de Rusia y lanzar un mensaje a la superpotencia estadounidense y a sus aliados de Europa… Pero Israel, es decir, Jerusalem y Washington le devuelven la moneda a Vladímir Putin: los musulmanes pueden destruir Rusia… De hecho ya son considerados “enemigos del Islam” en todo el Oriente Medio...

En los últimos 10 años, Rusia, ha aprendido que el Kremlin puede salir mal malparado de todas sus aventuras “teatrales” respecto al Islam… Siria es un ejemplo “impotente” si Moscú no colabora estrechamente con Israel y Saudi Arabía… Ahora el presidente ruso ha tratado de dulcificar su discurso con los mahometanos pero Teherán y sus proxy de Libano (Hezbollah) han desenmascarado a las tropas rusas y sabe que habrá enfrentamiento provocado por las “traiciones” del Kremlin. La mala suerte del establishment ruso es que los dirigentes del Califato los han declarado “enemigos de Allah”… Nada le puede ir bien a Rusia en Siria si no es con una estrecha colaboración militar con el US Army...

Bajo el Zar Nicolás, sanguinario antisemita que veía judíos debajo de las alfombras, ningún colectivo fue más violento para provocar su caída que la comunidad musulmana… Se ríen en Rusia porque a la policía secreta del Zar llamado “afrancesado” y “germanizado”, es decir “europeizado”, no se le ocurrió otra cosa que fabricar el libelo antisemita por excelencia, “Los protocolos de los sabios de Sión”, y difundirlo para crear un enemigo “exterior” que se había infiltrado… Se equivocó… Le costó la vida a la familia del Zar de todas la Rusias y fue el fin de la Dinastía Romanov.

Se equivocó como se equivocaron en Europa, sobre todo los nazis alemanes al creer que los musulmanes eran buenos aliados para la guerra del África Korps en su intento de controlar las rutas del petroleo y sobre todo el Mediterráneo Sur. Los caballeros nibelungos del Tercer Reich la cagaron y significó la destrucción de Alemania… Solo los rusos aprendieron claramente que los musulmanes no han llegado a las sociedades occidentales para integrarse… Es algo muy fácil de entender: está prohibido por su fe… Los hedonistas amanerados de la actual Alemania se creen muy listos y se han equivocado tan gravemente que destruirán el liderazgo alemán en la Unión Europea, y destruirán Alemania, de nuevo…

Los británicos se apartan de esta Europa ridícula y decadente que no ha comprendido todavía que los líderes religiosos y políticos del Islam, altamente organizados, tienen desde hace mucho tiempo el verdadero liderazgo de los musulmanes de todo el planeta. El ejemplo del Imán de Ripoll en los últimos atentados del terrorismo mahometano en España es un claro ejemplo de lo que los clérigos del Islam en las mezquitas de Europa están enseñando y difundiendo, sin importar de dónde es el moro porque todos son Muslim Brotherhood… Los fantoches de la intelectualidad europea no han leído ningún libro sagrado… Tampoco el de los musulmanes… “El mundo pertenece a Allah: Corán 8:39… “Lucha contra todos los infieles hasta que toda oposición termine y se sometan a Allah”...

La CIA y otras agencias de la comunidad estadounidense, saben que los asesinos mahometanos preparan un atentado “espectacular” contra las infraestructuras ferroviarias de los Estados Unidos… El asesino moro quiere ver y difundir un aterrador espectáculo de ver caer un tren de pasajeros por un puente o desprenderse por una montaña… Han encontrado esas “pruebas” y no tienen ni puñetera idea de quiénes son los autores de ese pormenorizado plan tan perfectamente descrito. El él se describe el ataque “económico” de gran impacto contra el Gobierno de Donald Trump… El nuevo gabinete de la Casa Blanca sabe que el Islam atacará mientras las prisas agobiantes encaran el problema con China y su “pollo” koreano… Todos están en zafarrancho de combate. El director de inteligencia nacional, director de la CIA, nuevo director del FBI y altos funcionarios del Consejo de Seguridad Nacional – comparten esas prisas, angustias y miedos como un núcleo de carácter, competencia y capacidad de pensamiento crítico y toma de decisiones.

La guerra es un factor permanente de la historia humana mientras los hombres recorran este mundo. Solo es cuestión de cómo, cuándo y dónde hay que matar al enemigo… Son palabras del presidente de rusia, Vladímir Putin… Quizás sea esta la esencia del liderazgo estratégico de los rusos en Siria. Parece que con la última reunión del presidente ruso y el premier israelí Binyamin Netanyahu, ayer en Sochi, el espectáculo de la guerra nos ofrecerá los capítulos más interesantes y espectaculares.

Mientras Washington se encarga de preparar sus coaliciones en Asia-Pacífico para contener a una China cada vez más violenta, y de advertir a sus enemigos que no se va de Afganistán, la Unión Europea prepara, de nuevo, una contundente intervención en Oriente Medio para apoyar a Israel y a los aliados árabes contra Teherán…

Rusia debe demostrar que todavía es fuerte, militarmente, para expulsar a los chiítas de todo el “corredor” desde el Golfo hasta Libano… No será un combate sencillo ni se sabe cómo terminará, ya saben… se comienza con armas convencionales para matar persas empeñados en destruir Israel… pero al Hezbollah hay que darle con otro palo más grande… Los rusos lo han advertido.

Por eso los rusos le han dado la “bienvenida” a los israelíes al combate en Siria. El Kremlin agradece a Jerusalem la ayuda ahora que comienza la pelea de perros… Los rusos se sentían solos… La recopilación de inteligencia ha sido intensa y muy valiosa por parte del Kremlin. Ha llegado la hora de la verdad; la hora de expulsar a Bashar el-Assad de Damasco, la hora de que el Kremlin demuestre que tiene voz y poder para expulsar a todas las tropas extranjeras de Siria; ha llegado la hora de que los socios europeos demuestren que están al lado de los Estados Unidos, a las duras y a las maduras…

Dicen los rusos que ha llegado la hora de que Israel defienda sus fronteras de tal forma que los asesinos mahometanos sepan quién manda, militarmente, en Middle East…
Vladímir Putin ha deseado a Binyamin Netanyahu buena suerte en la cacería… para que los asesinos del Islam sufran, por enésima vez el castigo que merecen.

Y para que perciban, otra vez, el olor inconfundible de la derrota.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de DiarioHispaniola

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.