www.diariohispaniola.com
Elisa Morato
Ampliar
Elisa Morato (Foto: Cortesía)

Elisa Morató: Inspiración en la vida para el oficio de la moda

Uno de los diseños de Elisa Morato.
Ampliar
Uno de los diseños de Elisa Morato. (Foto: Cortesía)

Cuando era apenas una niña, la más pequeña del matrimonio formado entre el Coronel Delio Amado Morató y Elisa Burt de Morató, mostraba su vocación por la costura y, mientras los demás jugaban, ella aprendía a tejer, demostraba sus habilidades creando vestidos para sus muñecas y, en su universo personalizado, idealizaba sus modelos como quien traza las líneas de su futuro, soñando entre puntadas con visiones creativas. Así crecía y se formaba María Elisa Morató..

La diseñadora Elisa Morato junto al diseñador Leonel Lirio.
La diseñadora Elisa Morato junto al diseñador Leonel Lirio.
Maria Elena Núñez con uno de los diseños de Elisa Morato.
Ampliar
Maria Elena Núñez con uno de los diseños de Elisa Morato. (Foto: Cortesía)
La actriz Alicia Machado vestida de Elisa Morato.
Ampliar
La actriz Alicia Machado vestida de Elisa Morato. (Foto: Cortesía)

Una vez terminados sus estudios de bachillerato, cursados en Colegio Apostolado, venía la otra etapa para seguir cumpliendo sueños, conceptualizando espacios y diseñando ambientes. Así es como decide ingresar en la Universidad Pedro Henríquez Ureña (UNPHU) para estudiar Diseño y Decoración de Interiores, de cuya facultad salió titulada en el 1981 para seguir avanzando hacia los patrones, las máquinas, los maniquíes y, con tijeras en mano, transformar telas en creaciones, primero a nivel comercial para vender en tiendas, que con esmero y afán cumplía a cabalidad.


Ya en el 1983, la historia comenzó a cambiar y da inicio -con mayores conocimientos- a las confecciones personalizadas con identidad y sello propio. Fue innovadora en las líneas y el uso de materiales, combinando bloques de color, con armonía original y sin competir con otra opción que no fuese la calidad.


Su personalidad ha tenido mucho que ver con el desarrollo de sus atuendos, pues siendo, como es -discreta y sencilla-, no le ha gustado nunca llamar la atención, pero sí sabe cómo promover su trabajo sin promoverse en sí misma.


En el 1985, el programa Punto Final ocupaba las noches de la TV nacional y sus dos conductoras femeninas Jatna Tavárez e Ivonne Beras Goico lucían cada noche impecables en sus diseños de Elisa Morató. Por igual, en las mañanas, Gianni Paulino y Saraida De Marchena, también lucían las prendas de su atelier así como también una audaz y simpática Zoila Puello, quien inicia sus pasos en la televisión de las tardes en su TV Revista, también vestida por Morató.


""Ante tanta publicidad, su nombre se fue haciendo cotidiano en el panorama de la moda local y las lecciones fueron formando, definiendo su otra personalidad y, a la misma vez, gestionando la necesidad de evolucionar en la creación de una auténtica marca local.


Durante todo ese tiempo, también hubo espacio para la mujer y es así, como cumpliendo sus sueños de amor, une su vida con el ingeniero Sergio Tobal, padre de sus dos hijos: Vachelle y Sergio Amado, unión que años después se terminó porque no siempre la vida es para siempre.


De nuestra amistad personal, que se inicia en el 1997, cuando junto a 12 compañeros del oficio formamos el grupo NUKLEO, con sede en Plaza Central, haciendo de las ilusiones personales, un encuentro colectivo, que aunque no llegó como nave sólida a un puerto de destino, nos dejó grandes afectos, que hasta el día de hoy, muchos conservamos, en su justo valor.


En mi caso personal junto a ella he realizado grandes proyectos empresariales, como lo fue el más reciente, la creación de los uniformes y la imagen femenina para la Súper Intendencia de Bancos, de cuyos excelentes resultados, nos sentimos complacidos.


Su integridad, discreción y capacidad contrastan con mi espontaneidad y es por esto que ella representa el balance perfecto para nuestra relación de amigos, que como hermanos, lavamos en casa la ropa sucia y compartimos los resultados de la felicidad cuando está se presenta.


Su apoyo ha sido fundamental en mis proyectos, entre estos desfiles, confecciones para misses y algunas cosas en las que no suele estar muy de acuerdo pero nunca dice NO, tal vez para no provocar controversias conmigo, o porque simplemente deja, que las cosas caigan por su propio peso.


Escribir historias personales no es tan fácil como aparenta o como se lee, porque siempre será difícil calzar los zapatos del otro y mucho más aún, seguir sus huellas. En su caso, no consume carnes, ni grasa animal, solo vegetal por decisión propia y, aunque gusta del baile, de las aventuras hacia parajes geográficos (playas, montañas) y de una disciplina ejemplar, no se impone sino que respeta a los demás así como lo hace con la amistad.


Para nadie es un secreto que la pandemia del COVID 19, nos ha cambiado a todos y en especial a quienes vivimos del oficio de diseñar. Así es que es digno de admiración, como Elisa Morató ha asumido su reto, sin parar, apostando por sí misma, desechando lo banal y aceptando los cambios; reinventándose, inicialmente con la confección de mascarillas y luego con líneas más ligeras y fluidas con ropa apropiada para estar en casa y disponiendo con generosidad, de sus conocimientos y experiencias en el área de producción con resultados.


Mientras otros cerramos hasta nuevo aviso, su casa de diseños de 39 años, ha podido superar la crisis, con sacrificios, pero sigue operando con personal mínimo y resultados máximos, como mandan los tiempos.


Como ya lo he dicho en otras ocasiones, es complicado resumir vidas intensas y extensas en el buen trabajo en apenas simples páginas mientras que las emociones huelen a campo, respiran aliento de yerba buena y exaltan pétalos de azahar entre luces de cocuyos y luciérnagas; cuando el cielo se viste de estrellas para celebrar la creatividad, vestida de tules, encajes, cintas y puntadas de ilusión que sustentan el trabajo fino de una exquisita protagonista de la moda nacional, cuyo nombre está inscrito en sus páginas como ELISA MORATÓ.


Amelia Vega vestida de Elisa Morato.
Ampliar
Amelia Vega vestida de Elisa Morato. (Foto: Cortesía)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios