www.diariohispaniola.com
Basilio Nova.
Ampliar
Basilio Nova. (Foto: Fuente Externa)

Si hacerse la luz nuevamente quiero ojitos rutilantes que nos miren complacidos, desde la platea

Por: Basilio Nova

domingo 22 de marzo de 2020, 11:33h
Hacer teatro produce una extraordinaria sensación. Es entrar a otro mundo. Vestirse de otro. Sentir como otro. Vivir como otro. Ser el otro.

Santo Domingo.- Esas fueron las emociones que experimenté aquella lejana ocasión, hace cuarenta y seis años, cuando por primera vez me presentaba ante el público como el otro. Contaba apenas con diecisiete años. Todo un muchacho. Desde entonces no he dejado de actuar. Elegí hacer teatro y abandonar la sociología en el 5to semestre.

Cuando creamos el Teatro Cúcara-Mácara el 21 de marzo de 1981, lo hicimos para tratar de satisfacer la demanda de teatro para ellos, que a grito silente recibíamos del público infantil de los barrios y todos los lugares donde nos presentábamos con teatro para adultos. En cada representación ese reclamo comenzó a manifestarse con mayor fuerza. Entones lo entendimos: los niños demandaban teatro para ellos y los complacimos creando espectáculos para ellos.

Durante 39 años hemos asumido la responsabilidad que le compete a las instancias estatales: las de promover, incentivar, difundir y respaldar el teatro para las jóvenes audiencias. Pero el Estado y sus instituciones se hacen de la vista gorda; miran para otro lado, dejando desprotegido a los creadores del teatro para niños, adolescentes y jóvenes, que en este país es el gran ausente en nuestros escenarios.

Los políticos, empresarios, la colectividad toda, reclama una sociedad justa, en la que primen los buenos valores, el respeto y defensa de la Naturaleza y del medio ambiente; reclaman una sociedad tolerante, democrática, ¡demandan paz! ¡Justicia social! Pero ¿cómo podría surgir una nueva sociedad como la que demandan estos encumbrados señores, si desde sus empresas, desde el Estado y sus instituciones competentes no se respalda el teatro para los niños, no se elaboran planes y programas tendentes a incentivar el teatro para la infancia y la juventud?

Es abundante y ejemplar la literatura que se ha escrito en la que se establece la diferencia que hay en el grado de desarrollo y educación integrar entre niños que a temprana edad entran en contacto con el teatro y los que crecen si haber asistido nunca a una representación teatral. Los primeros, crecen precisamente con los valores arriba enumerados. De adultos serán personas creativas, valorarán el trabajo en equipo, serán respetuosos del planeta que habitan y creen que la mejor manera de vivir es en un sistema democrático, pero por, sobre todo, serán personas muy creativas.

Hoy, cuando el mundo conmemora el Día Internacional del Teatro para la Infancia y la Juventud, abrumado por la pandemia del COVID-19, los artistas que nos dedicamos a la creación teatral para el más noble, sincero, exigente y cómplice de los públicos, debemos demandar, alzando nuestra con mayor fuerza, que, desde el Estado dominicano y sus instancias encargadas, se implementen las propuestas emanadas de la Mesa de Teatro Infantil del Encuentro de Teatristas “Rafael Villalona”, celebrado en el mes de diciembre del año 2013, las que no pueden ni deben seguir siendo postergadas. Es hora ya de que desde el Estado se asuma la lista de propuestas hechas en el referido evento.

46 años ininterrumpidos de accionar teatral, cultural y de gestión, me dan el suficiente mérito como para reclamar del Estado dominicano y sus instituciones, lo mismo que del empresariado, el necesario respaldo para el desarrollo, difusión y formación que por tanto tiempo ha esperado el teatro para la infancia y la juventud. Hoy más que nunca, es necesario que se pase de la palabra a la acción.

Después de este #mequedoencasa que obliga el Coronavirus, espero que nuestras salas abran de nuevo el telón y alberguen muchas obras de teatro para niños, niñas y jóvenes y que al hacerse la luz del teatro podamos ver, desde la escena, el parpadeo de esas rutilantes estrellitas que alegres disfrutan del mejor teatro, el que hacemos para ellos, niños, niñas, adolescentes y jóvenes.

¡Que viva el teatro para los más pequeños!

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios