www.diariohispaniola.com
Vivian Leigh y Laurence Olivier en Macbeth.
Ampliar
Vivian Leigh y Laurence Olivier en Macbeth. (Foto: Fuente externa)

Cuarta Premisa inmutable para el actor: Las cinco preguntas del Personaje

Acciones Físicas y Psicológicas

Una técnica actoral es un conjunto de recomendaciones que te sirven para acortar caminos. Quienes las han elaborado partieron de sus experiencias escénicas y la observación o estudios de maestros actorales. La esquematización de tu trabajo como actor, acortará un camino que sin este recurso sería tortuoso.
Cuarta premisa.
Ampliar
Cuarta premisa. (Foto: Giovanny Cruz)

Las Cinco Preguntas del Personaje: constituyen, desde mi óptica, el eje central del estudio del actor.

Primer detalle: Frecuentemente actores y actrices me pregunta sobre qué hacer cuando el director de la obra desconoce o no aplica un procedimiento técnico. Manejar esta circunstancia es sencillo en esta etapa. Recuerdo haberte dicho que la mitad del trabajo del actor se hace fuera del ensayo. El estudio de tu personaje es un tema particular. Aplica la metodología que juzgues conveniente y llévale al director sólo el resultado.

Detalles y manejo de las Cinco Preguntas del Personaje:

1. ¿Quién qué soy?
La pregunta busca identificar al personaje. La respuesta no es tan simple como podría parecer. No es suficiente con decir “Soy Julieta. Nací en Verona y estoy enamorada de Romeo.” La respuesta tiene que decirnos, en no más de dos líneas, características únicas del personaje. Al construirla tienes que estar identificando a una persona, animal o cosa que nada más existe uno en todo el universo terrenal.

2. ¿Qué o por qué soy o estoy?
Sitúa la relevancia del personaje dentro de la trama. Una manera de encontrar esta respuesta es tratar de imaginarte la obra sin tu personaje. ¿Qué le ocurriría a la trama si tu personaje faltase? Te he dicho que el actor tiene que ver a su personaje como el eje de toda la historia que se lleva al escenario. Aquí debes establecerlo.

3. ¿Dónde estoy?
Busca situar al personaje sobre el lugar del planeta en el cual se encuentra. Recuerda que la situación geográfica es determinante para resolver los temas culturales y sociológicos de tu personaje. La respuesta a esta pregunta estará directamente relacionada con el Plan Maestro del director de la obra.

4. ¿Cuándo estoy?
Aquí también incidirá el Plan Maestro. Procura establecer la época. Pero también entraña identificar el año y hasta momento del día. No nos comportamos igual en un país o pueblo frío que un uno cálido. Reaccionamos diferentes en la noche que en el día. No actuamos iguales en otoño que en verano.

5. ¿Cómo estoy
Esta es, quizás, la más compleja de las preguntas. Tiene que ver con situaciones sociales, culturales, filosóficas y psicológicas. La respuesta saldrá luego de profundos estudios y grandes reflexiones.

Segundo detalle: Las respuestas a cada una de las cinco preguntas tienen que se cortas. Prácticamente códigos. No es prudente hacer una biografía. Cuando comiences a invocar las emociones, tu mente se negaría a retrotraer todos esos datos. Recuerda que ella estará muy ocupada resolviéndote la memorización del texto, las acciones, las condiciones dadas, asuntos del ritmo, las entonaciones y la musicalidad de tus parlamentos. Por eso hablo de códigos. Palabras precisas y fácil de recordar.

En sus complejidades el personaje está, en los aspectos básicos, conformado por una Línea Externa (lo que viene a hacer el personaje en cada escena.) y una Línea Interna (el motivo verdadero de lo que hace en escenario. Su razón de ser.)

Todo lo que el personaje hace en el escenario se llama Acción: movimiento, sentimientos, actitudes; etc.

Hay dos: Físicas y Sicológicas.

Las Físicas, como señala su nombre, son aquellas en las cuales predomina el movimiento corporal. Las Psicológicas son aquellas que expresan emociones y asuntos de la psiquis del personaje.

En una correcta actuación, lo ideal es que el actor logre equilibrarse entre los dos tipos de Acciones. Sin embargo, hay casos en los cuales el personaje demanda privilegiar una.

También hay actores que se tendencia hacia cualquiera de ellas. Si eres uno de esos, te recomiendo estar consciente del asunto. Es un defecto actoral. Cuando identificamos limitaciones, y siempre tenemos, podemos trabajar sobre ellas: hay actores que no proyectan bien la voz, otros suelen actuar sólo con la mitad de su cuerpo, hay los que acostumbrar a perder la concentración de la atención; etcétera. Si, como ocurre con el alcohólico, al mal es detectado y asumido como tal, podemos no corregirlo completamente, pero sí controlarlo.

Tercer detalle: Todas las Acciones, como flechas, tienen que ir dirigidas hacia la Línea General o Ininterrumpida. Cuando no ocurre esto y las Líneas de Acciones van paralelas a la trama, el tema se vuelve confuso y el espectador no podrá darle seguimiento. Generalmente es un error del Texto Literario. Empero, es nuestra responsabilidad evitar que dicho error llegue al Texto Dramático. Si no podemos lograrlo, recomiendo colocar dicha obra en el recipiente para papeles estrujados.

Cuando sigues el debido viaje de la construcción del personaje, haces un proceso “científico”. Te aseguro que, aunque laborioso, es más entretenido y con mejor resultado. Cuando no, probablemente te ha ocurrido antes, hay días que ni deseas ir a ensayar. Hasta te preguntas… ¿para qué? Sucede cuando sientes que nada nuevo está ocurriendo. Así el asunto, lo mejor es que a esa obra le dejes caer tu particular…

¡Telón!



¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de DiarioHispaniola

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.