www.diariohispaniola.com
Junta Central Electoral.
Ampliar
Junta Central Electoral. (Foto: Fuente Externa)

Se cumplen los plazos en medio de la incertidumbre política

Se acercan los plazos fatales establecidos por las leyes de Partidos y de Régimen Electoral y no hay definiciones políticas claras. En muchos aspectos fundamentales sigue reinando la incertidumbre.

Santo Domingo.- Los últimos días han sido muy movidos en términos políticos. Los partidos han realizado congresos, asambleas y reuniones de todo tipo. No es para menos. Se cumplen los plazos fijados por las leyes para comunicar determinadas informaciones a la Junta Central Electoral. El tiempo apremia.

A pesar de la urgencia, son muchas las decisiones que están llamados a tomar los partidos políticos que todavía no han sido definidas.

A más tardar el próximo 7 de junio los partidos que participarán en las primarias, sea con padrón abierto o cerrado, deberán informar a la JCE los partidos con los que se proponen acordar alianzas electorales. Y quince días después deben precisar cuáles son las posiciones que se reservan. Es decir, cuáles son las posiciones que no deben ser sometidas a la consideración de las bases, ya que las candidaturas correspondientes a las mismas serán determinadas por la decisión de los partidos.

Los partidos que deben tomar esta decisión son dos: el de gobierno, Partido de la Liberación Dominicana, y el principal de la oposición, Partido Revolucionario Moderno.

Por lo que ha trascendido públicamente, estas dos organizaciones políticas habrían decidido reservarse las principales posiciones legislativas y las alcaldías de los municipios más importantes del país.

Esto significa que no habría selección democrática de los candidatos a las principales posiciones electivas de parte de los militantes y afiliados de estos partidos, sino que la designación de estos recaería en las cúpulas de estas organizaciones.

Este resultado contraría lo que se proclamó como propósito esencial de la nueva legislación partidaria y electoral, que sería el de garantizar la democracia interna y la participación de los militantes.

Para muchos prevalece el criterio de que si se permite que las cúpulas de los partidos escojan los principales candidatos, al margen de la participación democrática de los integrantes de estas organizaciones, de muy poco habrán valido las nuevas leyes para los fines de hacer avanzar la democracia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios