www.diariohispaniola.com
Conjetura, incertidumbre y certeza geopolítica.
Ampliar
Conjetura, incertidumbre y certeza geopolítica. (Foto: Alfonso M. Becker)

Conjetura, incertidumbre y certeza geopolítica

“Como una melodía ejecutada a dos manos, el espectáculo bélico de acabar con los persas será dirigido y realizado por Washington y Moscú, con Israel como la estrella principal y protagonista indiscutible”
La guerra, tal como seguía planteándola el Pentágono durante la primera década de este siglo XXI, es demasiado costosa en cientos de miles de millones de dólares; se paga un alto precio en bajas de personal y produce un efecto adverso irreparable en el plano político doméstico. Se decía en el Departamento de Defensa U.S.A. -inaugurando el nuevo siglo americano- que eso es una realidad matemática incontestable en el lenguaje abstracto de los números y en la realpolitik que establece el arte de la guerra…

Se entiende ahora perfectamente que, desde hace 8 años, justo cuando aparece la “primavera árabe”, el Departamento de Defensa haya puesto el dinero adecuado para apoyar las revueltas contra los dictadores mahometanos y (calculadora en mano) haya exigido a los socios y aliados una colaboración económicamente más importante.

Porque si bien era cierto que los adelantos tecnológicos en el hardware militar, y casi la ausencia de una masiva puesta de botas sobre el terreno de las operaciones militares, salvaba vidas estadounidenses, la ocupación necesaria de territorio, algunas veces, se encargaba mediante estadística de que el “ahorro” en vidas americanas quedara reflejado como un tremendo error de cálculo…

Sobre todo, cuando la mayoría de las “primaveras” o revoluciones de colores, también sirvieron a los asesinos de la Yihad para hacerse con el poder en las violentas tierras del Islam… La insurgencia terrorista y la continuidad asimétrica de los combates carecían de límites morales obligando a Washington a reescribir sobre un conflicto sin fin y sobre un negocio ruinoso de carácter interminable...

Cuesta demasiado la guerra, siempre fue así… Pero en la era del espectáculo, donde la producción de narrativa se hace indispensable y paralela como arma para justificar la necesaria acción militar, el coste es muchísimo mayor. Tras la inútil y estrambótica parafernalia geopolítica posmoderna de “no injerencia”, la brújula geográfica comienza a señalar algo más que los cuatro puntos cardinales… De hecho, el saqueo por los militares de las plazas conquistadas, a través de la historia, no era un asunto propio de la chusma ni de la soldadesca indisciplinada sino la fórmula idónea de los gobernantes para dar un estímulo y “premiar” económicamente a unas tropas mal pagadas y -en el mayor de los casos- reclutadas a la fuerza.

Para todas las demás actuaciones de “barbarie” contra la población civil, sea adrede o por el llamado efecto colateral, se miraba para otro lado… Sin embargo, en una guerra que se precie del siglo XXI, se cuidan algunos detalles humanitarios… No todos porque es imposible controlar todos los pormenores en el noble arte de acabar con el poder militar del enemigo. Nadie duda en política de que nuestro tiempo de separación consumada, de lo sagrado y de lo profano, se rige por las leyes del espectáculo; la chusma planetaria prefiere la imagen a la cosa… Eso, por ejemplo, lo sabe la mafia catalana en España y los separatistas se dispusieron a fabricar la gran mentira de la bondad infinita de la camorra catalanista, con deportistas mafiosos lloriqueando, y con una arquitectura narrativa de falsedades que fue desmantelada por Washington y por la Unión Europea en solo 24 horas...

La mafia catalana no solo quiere todo el dinero, sino que ahora quiere el territorio… Pues controlándolo todo, el botín mafioso se multiplica por mil para los compinches de la catalan mobsters. Esta basura independentista creyó que era la oportunidad histórica de robar un país “por la cara” … La mafia es la mafia… El crimen organizado no puede ser otra cosa ni llamarse de otra manera en Cataluña. Es fácil de detectar y discurrir, aunque sea desde el extranjero próximo o lejano… Este país, España, no es la Venezuela del narcotraficante Nicolás Maduro… Pues apliquen lo mismo en Oriente Medio…

Quizás comiencen a comprender y a distinguir al pueblo kurdo y una burguesía catalana acostumbrada a robar y que ahora lo quería todo… Pero se quedarán sin nada… Los lectores aprenderán con esto, el significado dramático de la geopolítica. La fantasía y la realidad son dos escenarios distintos, incluso en la sociedad de las representaciones teatrales...

De la misma forma habría que contemplar que el “El gran espectáculo Donald Trump” no debería ser confundido con la “realidad” por las personas medianamente inteligentes ya que el actual presidente de los Estados Unidos es una representación orquestada por Capitol Hill de la locura impredecible de un gobernante para un tiempo de guerra… Si la vacuidad intelectual posmoderna es incapaz de comprender al Dr. Stangelove en la genial obra de Stanley Kubrick ¿cómo diablos se dará cuenta un periodista de medio pelo de que Donald Trump es la personificación del increíble amor por las bombas termonucleares y por la despreocupación absoluta en lanzarla sobre las cabezas de los mahometanos de mierda o los amarillentos coreanos del diablo?

¿No están asesinando a estadounidenses en todo el planeta? ¿Nadie les ha explicado qué es y en qué consiste la estrategia del loco en la guerra? Pues Donald Trump ha sido creado para matar a millones de moros y de coreanos. Y después echar tierra sobre el asunto… Para que no huela raro… Pero en los tiempos que corren, casi dos décadas del siglo XXI, “copiando” al ejército romano, los contables del US Army demostraron que los socios, aliados y colaboradores de Washington podían aliviar la carga invirtiendo más en seguridad y cubriendo de forma realista los gastos militares. Como dije en párrafos anteriores, además de repartir la carga económica, los socios de Washington deben repartirse las cargas éticas y morales.

Se acabó el señalar a Israel, en la Unión Europea o en Estados Unidos, como el “ogro” que mantiene a los palestinos oprimidos; porque los asesinos del Islam están en Gaza, en Judea, en Samaria y en todas nuestras democracias, atacando a la cultura judeocristiana en todo el planeta y ahora, además, también quieren matar a los budistas… Una y otra vez los criminales mahometanos golpean la Unión Europea… En Birmania los moros están fabricando su relato de martirio particular… ¿Qué piensa ese monstruo aberrante de Angela Merkel? ¿Ha olvidado la nefasta canciller que la semana pasada un asesino islámico de Afganistán atacó con un hacha a inocentes en un tren al grito de ¡Allah es grande!?

Se acabó el “cuento” antisemita que se esconde en la propaganda de guerra yihadista en la propia Alemania, en toda Europa; en Estados Unidos… Pues en la filosofía para entendidos del situacionismo, esa separación consumada consiste en demostrar que lo que es sagrado para un asesino islámico, no es otra cosa para la cultura judeocristiana que “ilusión” y delirios de criminales fanáticos mahometanos. Dicen los “sabios” de Capitol Hill que los moros no tienen arreglo alguno porque lo sagrado aumenta el vacío contenido de su cerebro con visiones ante sus ojos que disminuyen la verdad y hacen crecer esa ilusión fanática. Lo advirtió Ludwig Andreas Feuerbach, el filósofo y antropólogo alemán… Y 200 años después se ha confirmado: “El colmo de la ilusión fanática religiosa mahometana es también el colmo de lo sagrado” … El Pentágono no ve otra solución que destruir al Gobierno de los ayatolas persas.

Si la certeza es el conocimiento exacto, claro y seguro de algo, no cabe duda alguna de que los asesinos islámicos están rodeando a Israel, en estos momentos, y que Estados Unidos ha llamado a zafarrancho de combate para matar persas y a sus amiguetes del Islam por todo el Oriente Medio… Si Europa no entiende que el Islam la destruirá por completo, Estados Unidos e Israel “invitan” a los europeos a prestar ayuda a los kurdos porque son la fuerza de choque para mantener ocupados a los chiítas en Irak… Israel sabe defenderse solo…

La historia reciente evidencia que las llamadas primaveras árabes no sirvieron de nada porque, evidentemente, el Islam no tiene arreglo y así piensan en todo el planeta todos los que no son mahometanos… En Capitol Hill se sabe, desde hace 20 años, y sin temor alguno a errar. Europa comienza a entenderlo… Y solo por eso, Rusia, está colaborando con Estados Unidos en secreto… Todos los indicios apuntan a una violenta respuesta de Occidente contra los persas.

A juicio de la administración de Donald Trump, el grave problema de Oriente Medio debe ser sobrellevado por los aliados de Washington porque el Pentágono está concentrando máquinas de guerra por toda Asia-Pacífico… No se fían de China, ni un pelo… Así que hay que repartirse el trabajo en el teatro de operaciones militares en Siria, Libano, Irak y Yemen… Sin apartar los ojos de Teherán...

El problema de esta conjetura es que los juicios morales y éticos se mezclan con los matemáticos, con la crisis económica y con los sucesos inesperados propios de una guerra total contra el Islam chiíta… Washington necesita un personaje presidencial como en su día lo fue Ronald Reagan para este tipo de trabajo. El único que se le parece es Donald Trump… No encontraron otro… Y el magnate neoyorquino sabe cómo costear la guerra…

Es el Commander in Chief encargado de atacar con todas las armas de “teatro” para destruir a los persas, masacrar a su ejército de terroristas al precio que sea y despojarlos para siempre de todas sus riquezas, como el petroleo y el gas, que un día y otro sirve a los asesinos del Islam para atacar a Occidente.

Jugar con las conjeturas en geopolítica conduce irremediablemente a un tremendo periodo de incertidumbre… Lo que Washington ha explicado a todos sus aliados es que
después de todos los ataques sufridos nos debe importar un carajo la opinión pública mundial. Como una melodía ejecutada a dos manos, el espectáculo bélico de acabar con los persas será dirigido y realizado por Washington y Moscú, con Israel como la estrella principal y protagonista indiscutible...

Para ese violento ataque contra los persas, y para ese descarado robo, solo está preparado Donald Trump.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios