www.diariohispaniola.com

Hablemos del amor...

Por Candy Román
x
kandy1272gmailcom/9/9/15
lunes 13 de febrero de 2017, 10:29h
Porque estoy consciente que somos hechos de amor, la fuente inagotable del Amor es Dios... ¡Dios es amor!
Hablemos del amor...
Ampliar

El mes de febrero se ha caracterizado como el mes del amor. Aunque creo que para expresar amor no necesitamos que llegue un día específico; todos los días debemos ejercitar este fruto que fue depositado por Dios en nuestras vidas.

Sabemos que contamos con un potencial ilimitado como hijos de Dios. Todos, sin excepción, podemos ejercer a diario la magia más importante: la del amor. El amor no es tanto un sentimiento, sino un acto de voluntad. El Señor Jesús ordena: " Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios." Estas palabras cada vez que las leo me hace entender que no se trata de amar de palabras o de la boca para afuera, sino, expresarla, modelarla, actuando y ponerlas en práctica.

Desafortunadamente la versión de amor que tiene el mundo no proviene de Dios. El amor es fruto del espíritu. Proviene solo de Él. Es el amor divino, sobrenatural, el más profundo. No depende de los sentimientos. Es un amor sacrificado; que da sin esperar nada a cambio. Es el amor que debemos estar demostrando, debe ser el amor según Dios, que proviene de Dios, el ser que personifica este atributo. El amor "ágape" es la expresión de la forma más sublime de amor. El amor incondicional... no tiene límites.

La biblia es muy clara cuando nos dice: "Si yo hablase lenguas humanas y angelicales, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe. Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy. Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve". El amor es la fuerza que mueve al mundo. Pero a pesar de ser uno de los mandamientos más importantes, es el menos entendido. Decimos “TE AMO” de muchas maneras: con regalos, con notitas dibujadas, con nuestro tiempo, con actos de servicios, con afirmaciones, con sonrisas y a veces con lágrimas.

Muchas veces mostramos nuestro Amor cuando nos mantenemos en silencio, sin decir ni una palabra, y a veces, incluso, hablando bruscamente.

Cuando expresamos amor, este transforma cada aspecto de nuestra vida y atrae a nosotros personas y circunstancias que llegan a ser significativas y perdurables. Gracias a eso podemos perdonar lo imperdonable, sanar heridas en el alma, derribar los muros del odio y construir puentes de hermandad. A diario podemos realizar maravillas con el amor. Cuando hablamos el idioma del amor, logramos llegar al sabio y al ignorante, al pobre y al rico, al niño y al adulto. El amor hace que el lenguaje sea claro, honesto y comprensible.

¿Pero qué es el amor ?

Según el diccionario de la lengua española: nos dice que el amor es un sentimiento de afecto, inclinación y entrega a alguien o algo.

Según la Biblia: No existe ninguna manera de definir el amor incondicional sin usar la misma. En el libro de Primera de Corintios nos menciona lo que es el amor “El amor es paciente y es bondadoso. El amor no es envidioso, ni jactancioso, ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. El amor no se deleita en la maldad, sino que se regocija con la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor jamás se extingue, mientras que el don de profecía cesará, el de lenguas será silenciado y el de conocimiento desaparecerá”.

Es una manera en la que Dios define el amor perfecto. Ese es el amor que debemos manifestar. El amor que puede soportar cualquier adversidad. Ese amor que damos sin esperar nada a cambio. Es el acto de entrega y devoción. Es aquel que ha sido arraigado y fundamentado en Él. Mi pregunta sería: " ¿Es este el amor que estas manifestando en tu vida? Creo que sería un buen momento para evaluarte.

Pongamos al amor en el centro de nuestras vidas, recuperemos la ternura y abramos espacios al afecto. Sin amor no se puede tener paz, no podemos tener comprensión y menos compasión. ¡Celebremos el amor en todo momento!

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+

0 comentarios