www.diariohispaniola.com
Fernando Ureña Rib
Fernando Ureña Rib

Fernando Ureña Rib: Arte y crisis

Por Fernando Ureña Rib
viernes 13 de diciembre de 2013, 21:42h
Se nos ha pintado la Crisis como algo extraño y desconocido,  un espectro que aparece súbitamente e irrumpe en  nuestras vidas, obligándonos a penosos sacrificios.  Nos inducen a creer que hay fuerzas malignas e implacables que la impulsan y la manipulan desde recintos secretos.  Miramos aterrorizados como esa Crisis crece, nos hunde, nos aplasta  y alcanza un tamaño  monstruoso que no logramos definir ni entender, por mucho que se hable de ella. Pasa el tiempo y ella sigue  ahí, envuelta en un humo gris, nebuloso y denso.  

Y tienen razón.  La Crisis es inexplicable.  Nunca antes había sido mayor el número de consumidores (7 mil millones) tampoco hubo tanta mano de obra capacitada y disponible; la ciencia, la industria y la tecnología  nunca antes fueron tan eficaces; los bancos nunca dispusieron de tantos bienes y recursos como ahora.  ¿No deberíamos estar todos bailando la danza delos millones? ¿A dónde escapó el dinero  de la clase media y de la clase obrera?  Los números no cuadran, ¿verdad?

En una foto reciente aparecían dos personajes admirables: Bill Gates y Carlos Slim. La suma de sus recursos es de apenas 138,000 millones de dólares.  Junto a ellos hay un puñado de multimillonarios más pobres que luchan afanosamente por quitarles el cetro a los dos hombres más ricos del mundo.  Las enormes fortunas están en unas cuantas manos revestidas de opulencia.
Los brazos de la enorme mayoría se extienden famélicas al vacío suplicando migajas.  ¿No les recuerda  esto aquella parábola de Jesús sobre Lázaro y el hombre rico?

Lo cierto es que la Crisis es antigua, endémica y progresiva.  Ahora solo se ha acentuado. .La previó  Thomas Mann, pero ya estaba en Cervantes, en Shakespeare, en Moliere, en Víctor Hugo, en Balzac.  Está en Neruda, está por todas partes.  Estuvo en el Agamenón de Esquilo, en  la Ilíada de Homero.  Estuvo antes, en el Génesis de Moisés y sigue  hasta el Apocalipsis de Juan.

La historia universal es un cruento e incesante campo de batalla.  Esa Crisis la satirizan Goya y Daumier, cada quien a su modo. Guayasamín, Syzslo, Picasso y Kingman no hacen más que retratarla.  La historia del arte, es la de la Crisis de la existencia humana.  Y la raíz y esencia de esta y todas las Crisis no es de orden financiero o económico.  Es muy simple:  La Crisis es moral. 

Fernando Ureña Rib.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios