www.diariohispaniola.com
Las obras del artista colombiano Fernando Botero se exponen por primera vez en Bélgica, en el Museo de Bellas Artes de Mons (BAM).
Las obras del artista colombiano Fernando Botero se exponen por primera vez en Bélgica, en el Museo de Bellas Artes de Mons (BAM). (Foto: EFE/ Diana Giambona)

La primera exposición de Botero en Bélgica se adentra más allá de las formas

Por Agencia EFE
domingo 10 de octubre de 2021, 00:27h
Las obras del artista colombiano Fernando Botero se exponen por primera vez en Bélgica, en el Museo de Bellas Artes de Mons (BAM).
Las obras del artista colombiano Fernando Botero se exponen por primera vez en Bélgica, en el Museo de Bellas Artes de Mons (BAM). (Foto: EFE/ Diana Giambona)


Mons (Bélgica), 9 oct (EFE).- Las obras del artista colombiano Fernando Botero se exponen por primera vez en Bélgica, en el Museo de Bellas Artes de Mons (BAM), donde cuadros y esculturas recopilados de colecciones de todo el mundo acercan al público belga a su característico estilo de figuras voluminosas en la exhibición “Fernando Botero, más allá de las formas”.

En el marco de la Bienal de Arte y Cultura de la Federación Valonia-Bruselas, el BAM expone una amplia muestra retrospectiva del pintor y escultor colombiano desde sus inicios en la década de los años 40 hasta la actualidad, que se podrá visitar desde este sábado 9 de octubre hasta el 30 de enero de 2022.

La curadora de la exposición, Cecilia Braschi, explicó en una entrevista a Efe que esta exhibición supone un primer acercamiento de la obra de Botero al público belga, en el cual se intentará enseñar “un poco más allá del imaginario común” que existe sobre sus obras, reconocidas por las figuras curvilíneas y voluminosas.

“Su trabajo es una concentración de la exaltación de la forma”, detalló Braschi, pero detrás de esas figuras “hay una gran complejidad”, ya que a través de ellas transmite “una visión familiar, solidaria e irónica de la sociedad”, así como una valoración crítica de las “violencias e injusticias de su tiempo”.

Además, muchos de los contenidos y mensajes que trasmiten sus cuadros continúan siendo de actualidad, como la migración, los refugiados o la violencia machista.

Para esta exposición se han recopilado un total de 120 obras provenientes de colecciones privadas y museos de diversos países. Algunas de ellas proceden de la colección de la Fundación Llórente de Bogotá, de la Pinacoteca de Arte Moderno de Múnich y del Museo Guggenheim de Nueva York.

En especial, la curadora destacó las obras cedidas por la Universidad de Berkeley en California, en las que Botero pintó a unos hombres torturados, inspirado en los actos violentos cometidos en la cárcel Abu Ghraib de Irak en 2004.

“Esta es una serie poco conocida en Europa, pero completamente emblemática del compromiso político que también tiene Botero hacia la sociedad de su tiempo”, apuntó Braschi.

BOTERO A TRAVÉS DEL TIEMPO

En el recorrido a través de las obras del artista colombiano se puede apreciar que sus primeros trabajos, aunque tenían un estilo diverso, ya mostraban su tendencia por centrarse en los volúmenes.

Asimismo, se pueden apreciar aquellos elementos y artistas que inspiraron a Botero, desde el arte precolombino y la iconografía popular hasta el arte del Renacimiento italiano y los muralistas mexicanos como Rivera, Orozco y Siqueiros.

Desde sus inicios, sus obras “permiten entender el recorrido del artista hacia este estilo tan particular que todos conocemos, de volúmenes exaltados y formas monumentales”, explicó la curadora.

Algunos de los cuadros superan los dos metros de altura, como el “Personaje de perfil” de 1962, de carboncillo y tiza sobre lienzo, en la que se puede ver “cómo Botero era realmente un gran dibujante” y tenía una “gran experiencia técnica” que usaba con “una facilidad increíble, ya desde los años 60”, subrayó.

Las esculturas de bronce de Botero, que se pueden encontrar desde Medellín, hasta Singapur, pasando por Madrid, son unas piezas icónicas de su trabajo que se pueden reconocer fácilmente.

En el museo se pueden observar una serie de esculturas con siluetas de mujeres, así como una peculiar mesa en la que hay utensilios de comida y frutas con unos tamaños desproporcionados.

Como extensión de la exposición, con el objetivo de acercar aún más a los ciudadanos la obra de Botero, se ubicó una escultura monumental en la plaza de Mons, ciudad belga que fue Capital Europea de la Cultura en 2015.

A pesar de que Botero no ha podido acudir a Bélgica para visitar la exposición, Braschi explicó que él está siguiendo “con mucho ánimo este trabajo” y ha aportado su ayuda para la organización.

Esta exposición es la continuación del proyecto del museo BAM por explorar la obra de los grandes artistas del siglo XX, desde Keith Haring hasta Niki de Saint Phalle, pasando por Andy Warhol, David LaChapelle y Roy Lichtenstein.

Diana Giambona
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios