www.diariohispaniola.com
Punto de mira
Punto de mira (Foto: Fuente externa)

Celebremos el día Mundial del Arte

La proclamación del Día Mundial del Arte, una celebración para promover el desarrollo, la difusión y la promoción del arte, tuvo lugar en la 40ª reunión de la Conferencia General de la UNESCO en 2019.
Día Mundial del Arte
Ampliar
Día Mundial del Arte (Foto: Fuente externa)

El arte nutre la creatividad, la innovación y la diversidad cultural de todos los pueblos del mundo, y desempeña un rol importante en el intercambio de conocimientos y en el fomento del interés y el diálogo. Estas son cualidades que el arte siempre ha tenido y tendrá, si continuamos apoyando entornos donde se promuevan y protejan los artistas y la libertad artística. De esta manera, al fomentar el desarrollo del arte también se fomentan los medios a través de los cuales poder lograr un mundo libre y pacífico.

Cada año, el 15 de abril, las celebraciones del Día Mundial del Arte contribuyen a reforzar los vínculos entre las creaciones artísticas y la sociedad, a fomentar una mayor conciencia de la diversidad de las expresiones artísticas y a poner de relieve la contribución de los artistas al desarrollo sostenible. Asimismo, esta fecha es la oportunidad de destacar la educación artística en las escuelas, ya que la cultura es el camino hacia una educación inclusiva y equitativa.

Hay mucho que aprender, compartir y celebrar en el Día Mundial del Arte, y la UNESCO anima a todo el mundo a participar a través de diversas actividades como debates, conferencias, talleres, eventos culturales y presentaciones o exposiciones.

A continuación citamos el mensaje de la Sra. Audrey Azoulay, directora general de la UNESCO, con motivo del Día Mundial del Arte

Acercar, inspirar, aliviar, compartir: estos son los poderes del arte, cuya importancia es aún más evidente en estos tiempos de pandemia de COVID-19. En un momento en que cientos de miles de personas se ven directamente afectadas por el virus y varios miles de millones más están confinadas o en primera línea en la lucha contra la pandemia, este Día Mundial nos recuerda oportunamente que el arte tiene la capacidad de unir y establecer vínculos en épocas de crisis.

Desde marzo de 2020, hemos visto florecer las iniciativas de artistas e instituciones para ofrecer una fuente de resiliencia a través de la cultura. Es innegable que estos tiempos de pandemia representan también un periodo de apertura a los demás y a la cultura, que refuerza los vínculos entre la creación artística y la sociedad. Para superar la crisis e inspirar el futuro, debe haber tanto una continuidad pedagógica como una continuidad cultural.

Por ello, nuestra Organización desea rendir homenaje a esta solidaridad que muestran los artistas y las instituciones en un periodo en que el arte se ve duramente azotado por los efectos de una crisis mundial, no solo sanitaria sino también económica y social.

En efecto, el cierre prolongado de los museos, teatros y salas de concierto, así como la cancelación de conciertos y festivales, han sumido a muchas instituciones en la incertidumbre. En un sector en el que los empleos suelen ser informales y precarios, y en ausencia de una protección social adecuada, los artistas y profesionales de la cultura se encuentran con demasiada frecuencia inermes ante estas pérdidas de ingresos.

Esto nos permite valorar lo necesario que es defender una condición adecuada para los artistas, como se pide en la Recomendación de la UNESCO de 1980, para reforzar tanto el respeto de sus derechos como la resiliencia de las artes y la cultura.

Por otra parte, para el público, este periodo aumenta las desigualdades en lo que respecta al acceso a la cultura y a la diversidad de las expresiones culturales. De hecho, las medidas limitan seriamente la capacidad del público de disfrutar de la gran diversidad de bienes y servicios culturales. Además, esas desigualdades se agravan aún más en el caso de los grupos vulnerables, que suelen verse afectados por la brecha digital —como millones de mujeres o pueblos indígenas— y que, por tanto, tienen aún más dificultades para acceder a la cultura.

Por consiguiente, para mantener vivo el arte, ahora y en el futuro, se plantea un doble reto: por un lado, apoyar a los profesionales de la cultura y las instituciones culturales y, por otro, promover el acceso de todos al arte.

Frente a este desafío de justicia e igualdad, y con objeto de definir mejor las necesidades prioritarias, es preciso escuchar todas las voces del mundo artístico en su globalidad y diversidad. Así pues, para afirmar la resiliencia del arte en este periodo y preparar el futuro, la UNESCO puso en marcha, hace exactamente un año, el movimiento “ResiliArt”. Hasta la fecha, más de 1 200 artistas y profesionales han participado en cientos de debates en todo el mundo, que han permitido la formulación de 100 recomendaciones para inspirar la acción política.

Porque estos retos solo podrán afrontarse mediante políticas culturales de gran alcance, destinadas a ayudar a las comunidades creativas a superar esta crisis y a proteger y mejorar la condición de los artistas. Con ese mismo espíritu, la UNESCO publicó en octubre de 2020 la guía de políticas “La cultura en crisis”, que recoge las medidas de apoyo concretas con las que los Estados de todo el mundo han respaldado a las industrias culturales y creativas.

“Así como el hombre necesita oxígeno para sobrevivir, también necesita el arte y la poesía”: esta crisis nos recuerda, como señaló Aimé Césaire, que el arte y la cultura son necesidades vitales para la humanidad y que constituyen el fermento de nuestra unidad y nuestra resiliencia. Demostremos, mediante nuestra participación en este gran impulso a la cultura, que en este periodo de distanciamiento social el arte nos acerca más que nunca

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios