www.diariohispaniola.com
Un hombre usa una mascarilla de protección mientras espera en fila en San Juan, Puerto Rico.
Ampliar
Un hombre usa una mascarilla de protección mientras espera en fila en San Juan, Puerto Rico. (Foto: EFE/Thais Llorca/Archivo)

Puerto Rico anuncia plan para iniciar algunas actividades económicas

miércoles 22 de abril de 2020, 08:05h
La emergencia sanitaria en Puerto Rico y las medidas impuestas para controlar la propagación del nuevo coronavirus han provocado que la ansiedad afecte a cerca del 40 % de la población de la isla, cuya ciudadanía todavía sufre las secuelas de huracanes y terremotos.
San Juan.- El presidente de la Sociedad Puertorriqueña de Psiquiatría, Edgardo Prieto, dijo este martes a Efe que el problema de la ansiedad afecta en estos momentos a cerca del 40 % de la población de la isla, en gran parte a causa de la incertidumbre y miedos provocados por la COVID-19.

La ansiedad supera al problema del coronavirus
Prieto subrayó que este problema psicológico, incluso, en su opinión, supera ya al sanitario del coronavirus, que en Puerto Rico ha provocado hasta el momento 64 muertes y 1.298 contagiados.

"La ansiedad es en Puerto Rico peor que la COVID-19", sostuvo Prieto, que es director médico del Programa de Hospitalización Parcial del hospital San Juan Capestrano en Caguas, municipio del interior de la isla.

"El nivel de ansiedad ha escalado a un nivel bien preocupante", destacó el psiquiatra, para quien la COVID-19 ha invadido Puerto Rico provocando temor a contraer la enfermedad o perder el puesto de trabajo. Prieto resaltó que además el impacto del coronavirus ha elevado el consumo de alcohol y cannabis, lo que empeora todavía más el problema de la ansiedad.

Las personas deben buscar soluciones
El psiquiatra indicó que las personas, a pesar de las dificultades actuales por la expansión la COVID-19, deben de tratar de poner solución a sus problemas mentales, ya que la ansiedad tratada a tiempo puede solucionarse, pero si se deja pasar puede convertirse en un problema crónico.

"Todo se empeora en una situación como esta, ya que una cuarentena hace difícil desarrollar rutinas", sostuvo el médico, tras indicar que no se recomienda que estos confinamientos sean excesivamente largos.

"La población debe de saber cuándo necesita ayuda", dijo, además de subrayar que en Puerto Rico hay una red de centros psiquiátricos por toda la isla que pueden ayudar a la población con problemas mentales.

Recordó que muchos puertorriqueños suman ahora la COVID-19 a situaciones dramáticas vividas como el huracán María en septiembre de 2017 y los terremotos registrados en la costa suroeste de la isla el pasado mes de enero.

Algunos pacientes sufrieron los terremotos
Prieto dijo que actualmente trata a gente que ha sufrido los terremotos en el área suroeste, una situación que supuso mucha ansiedad para la población de la zona, que ahora se ve sometida a nuevos problemas derivados de la COVID-19.

El psicólogo del hospital San Juan Capestrano Elimaliel Suárez señaló a Efe que el huracán María de 2017 -que le costó la vida a más de 3.000 puertorriqueños- alteró gravemente la situación de las personas y que todavía muchos se recuperaban de esa situación cuando la COVID-19 golpea de nuevo a la isla.

"Este nuevo problema del coronavirus ha provocado un aumento de la ansiedad, sentido de impotencia e incertidumbre", apunta el psicólogo, para quien es obvio que en este escenario es necesaria la ayuda de profesionales de la salud mental.

Suárez indicó que muchas personas ven con desasosiego el confinamiento en las casas, pero que debe hacerse entender a la población que se trata de una medida que salvaguarda su salud.

Respecto a la cantidad de personas que sufren ansiedad, sostuvo que es algo difícil de cuantificar, pero que "basta salir a la calle y observar la conducta de las personas para darse cuenta de que son muchas".

Hay que buscar la ayuda de profesionales
Suárez dijo que las personas que sufren ansiedad deben ponerse en manos de un profesional, pero recomendó además para llevar de la mejor forma posible el confinamiento el organizar un calendario de trabajo -en la medida de lo posible-, limitar el tiempo que se dedica a la información de la pandemia y un refuerzo de los lazos familiares.

La Fundación Ángel Ramos, de carácter social, ante el golpe provocado por la COVID-19 en la isla hizo un llamamiento a la ciudadanía para atender su salud mental. El presidente de la Fundación Ángel Ramos, Roberto Santa María, indicó que la emergencia del coronavirus ha elevado los niveles de ansiedad en el país, ya que se suma a los efectos del huracán María y de los terremotos.

Frente a ese panorama, la Fundación Ángel Ramos y la Universidad Albizu integran a su campaña educativa, La salud mental es parte de tu bienestar, consejos psicológicos sobre cómo enfrentar esta pandemia. La campaña ha sido desarrollada por el centro universitario con el propósito de ofrecer alternativas a la ciudadanía para mantener la estabilidad y el sentido de bienestar frente al contexto actual.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios