www.diariohispaniola.com

Efecto psicológico de la cuarentena

sábado 23 de mayo de 2020, 20:14h
En estos momentos de crisis por el peligro de una pandemia de un virus se nos está pidiendo la medida de una cuarentena, no solo las personas que hayan estado expuestos al virus o en países donde la incidencia es muy alta, también al resto de las personas con la idea de evitar la propagación rápida del mismo.
Pero una cuarenta tiene también un alto impacto psicológico, el no poder salir de tu casa, el tener que restringir la vida, dejarla como en un alto por unos días, puede hacernos experimentar estrés, ansiedad, aburrimiento, enojo, insomnio e incluso síntomas depresivos. No todas las personas van a sufrir los mismos efectos, esto depende mucho de sus potencialidades, deficiencias y enfermedades ya existentes.

Es muy importante identificar el miedo, es una emoción que en estos momentos es normal, es lógico estar asustado y atemorizado, pero debemos enfrentar la situación con tranquilidad y paz. No permitir que el miedo nos paralice. Si nos enfermamos es cuando hay que tener mucha entereza y aceptar los consejos de los médicos o personas especializadas, no conseguimos nada poniéndonos ansiosos, obsesivos y descontrolados. Hay que luchar por no caer en el terrible papel de víctima. ¡Pobre de mí!!!!

Debemos mantener el contacto social, hoy en día esto es fácil a través de todos los medios electrónicos de los que dependemos, podemos seguir hablando con los amigos, parientes, padres, etc. Inclusive aunque estén en otros países a miles de kilómetros de distancia. No hay que sentirse solos y abandonados. Pero debemos limitar el tiempo que pasemos conectados a la tecnología diariamente.

Es importante que hagamos una rutina diaria, que combinemos ratos de trabajo con ratos de ocio. Si están en el apartamento todos los miembros de la familia, permitirse unos a otros momentos de soledad y tranquilidad para encontrarse consigo mismo. Saber que el roce puede sacar de todos lo mejor y lo peor. Gestionar las tareas necesarias. Evitar los enfrentamientos familiares, comprender que todos están bajo la misma tensión, intentar ser un elemento nivelador, no dejarnos enganchar en las disputas y riñas que no sirven para nada. Mejor es intentar bajar la ansiedad en el ambiente. Dependiendo de las edades existentes en el grupo, inventar juegos, buscar películas entretenidas, fiestas de disfraces, cocinar un bizcocho.

Y si estas solo en tu cuarentena, disfrútala. Mírala como unas maravillosas vacaciones, sin despertadores, sin obligaciones, pudiendo leer ese libro que habías comprado hace tiempo, etc. Dedícate este tiempo a ti mismo, mímate como no lo habías hecho antes. Descúbrete y aprovecha para hacer una revisión a tu propia vida, a tus metas y sueños.

La cuarentena es una forma de ayudar, a veces para hacerlo tenemos que tirarnos a la calle a recoger, buscar, entregar, ahora se nos pide que ayudemos sin ser vistos, sin ser notados, ahora tenemos que dejar de hacer, volvernos invisibles por unos días, pero de esta forma estaremos ayudando a todos los seres humanos. Ahora dejo de mirarme a mí y me centro en hacer algo por los demás. Hacemos un acto de valor y sentido transcendente. Seamos activos en nuestra paz.

Nota: Este artículo fue publicado por el periódico Listín Diario.

Licda. Ana Herrero
Terapeuta Familiar.

Grupo Terapéutico Psicológicamente.

Telfno. 8095623395


Juego de cartas.
Juego de cartas. (Foto: Fuente externa)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios