www.diariohispaniola.com
Dennis Agalli.
Ampliar
Dennis Agalli. (Foto: Cortesía)

De joven inmigrante Dennis D. Agalli pasa a dirigir una cadena de restaurantes y cafés

martes 28 de enero de 2020, 03:53h
Un joven europeo, hijo de inmigrantes, Dennis D. Agalli, llega a Estados Unidos, buscando el sueño americano, como la mayoría, que llegan al país de las oportunidades, lleno de sueños e ilusiones, pero con la convicción y la certeza de querer ser alguien dentro del montón.
Dennis D. Agalli.
Ampliar
Dennis D. Agalli. (Foto: Cortesía)
Dennis Donato Agalli, aprende el idioma ingles en la escuela, se matricula en la universidad Manhattan College, donde sus días se hacen cada vez más difíciles, porque no cuenta con el apoyo de una familia, no existe esa persona que te de consejos, que cuando llegue cansado y tenga ganas de tirarlo todo y abandonar, este ahí para ti.

Es cuando conecta con su madre a través del aroma del café, donde sus recuerdos se hacen más reales, es tomando café expreso con una torta de pizza.

Ahí surge la idea del negocio de pizza, lo que más tarde lo lleva a comprar la primera pizzería de la cadena Rockys, aunado a sus conocimientos financieros, compra la segunda pizza Rockys, el negocio va en aumento y en la actualidad posee cuatro establecimientos de pizza, acompañados de coffe shop bar y restaurante.

Agalli, tras superar obstáculos económicos, ser extranjero, limitaciones propias de ser inmigrante, hoy cuenta con una de las cadenas alimenticias más sólidas en los Estados Unidos, lo que logró con perseverancia y tesón.

Cuenta el empresario que su idea de tener un Coffee Bar, era por la buena combinación que existe entre el café con la pizza, dijo que desde muy pequeño esto le recordaba a su madre, ese sabor único y delicioso de la bebida, que compartían cuando era un niño.

Es la razón fundamental que lo lleva a tener un establecimiento que sirva o brinde todas las diferentes elaboraciones del grano, como: Café expreso, cortadito, capuchino y todas las variedades y combinaciones que se pueden lograr con el grano.

Para poder tener un negocio prospero en cualquier parte del mundo hay que trabajar mucho y que yo recuerde, trabajé 17 horas diarias tuve turnos de noche, fui barman, también recuerdo que tenía tres trabajos, para poder pagar universidad. Siempre estuve en constante movimiento y aprendí del mundo de los negocios, que para crecer en él tenías que estar inmerso en ello y enfocado, para lograr mi sueño.

“Hoy puedo sentirme orgulloso de lo que he logrado, ayudo a causas nobles y entidades sin fines de lucro, a personas y niños que no tienen para llevar el pan a la mesa, me gusta ver los rostros felices de niños, que un día como el de Acción de Gracias pueden tener una cena como los demás, cuando hago esa obra, siento que soy un hombre de bien”, destacó Agalli.

Como gran servidor y hombre altruista, el financista, dedica una cantidad de ganancias del negocio de las pizzas, a donaciones para niños de escasos recursos, que desde hace años lleva comida a más de 300 niños estadounidenses.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de DiarioHispaniola l Un digital a tu alcance

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.