www.diariohispaniola.com
Audrey Azoulay, UNESCO.
Ampliar
Audrey Azoulay, UNESCO. (Foto: Fuente Externa)

El cuidado de los patrimonios culturales, clave para el futuro del turismo

miércoles 12 de junio de 2019, 09:03h
Audrey Azoulay, Directora General de UNESCO destacó la importancia de la preservación para asegurar el desarrollo del turismo cultural como fuente de crecimiento

Santo Domingo.- Según la UNESCO, el patrimonio “es el legado que recibimos del pasado, que se mantiene en el presente y que se transmite a las futuras generaciones. El patrimonio cultural y natural son fuentes irreemplazables de vida e inspiración”. De esta manera, el patrimonio cultural de un territorio es un bien que transciende en el tiempo y la memoria de sus habitantes y visitantes, por su importancia para reflejar su identidad, preservar sus costumbres y en definitiva contar su historia artística o cotidiana.

El patrimonio cultural puede ser muy variado, y se diversifica o segmenta según las costumbres, tradiciones y bienes que lo integran. La tipología de bienes considerados patrimoniales es extenso, e incluye edificios, parques, monumentos naturales, museos, obras de arte, libros o gastronomía. Todo esta diversidad cultural debe ser protegida, y su conservación puede llegar a ser muy compleja y minuciosa.
La protección y conservación del patrimonio se rige por leyes que pueden ser de carácter local, nacional e incluso continental, como es el caso de Europa que ha establecido normas, comunes en todos los países de la unión, para la preservación de su patrimonio cultural. La constante en estas normativas es establecer mecanismos preventivos de protección, para que los bienes patrimonial se mantengan en el tiempo.

Inventario, diagnóstico y planificación, claves para conservar el patrimonio
La protección y conservación del patrimonio cultural empieza por un reconocimiento de todos y cada uno de los elementos que lo conforman. Al tenerlo inventariado y en constante actualización se podrán establecer continuos diagnósticos que permitan optimizar las intervenciones y realizar así acciones que reduzcan, minimicen e incluso anulen el efecto de los riesgos y afecciones a los que los bienes culturales son sometidos. En el caso de los edificios patrimoniales, por ejemplo, es necesario prever y contrarrestar los efectos antrópicos (como la contaminación, el turismo, las intervenciones u obras en las inmediaciones, etc) y ambientales (como el clima, la incidencia de la luz, etc) entre otros.
Hay que tener en cuenta los factores que pueden generar daños a los bienes patrimoniales, realizando un diágnóstico y planificación basada en diferentes estudios que se realicen sobre estos elementos y elaborando programas de inspección regulares y de mantenimiento, como lo prevén muchas de las leyes de conservación del patrimonio cultural de España. Estos programas de inspección también deben incluir planes de urgencia y de emergencia en caso de incendios, inundaciones, infecciones biológicas o catástrofes naturales.

La sociedad es el principal protector del patrimonio cultural
Concienciar a las nuevas generaciones es parte fundamental de la protección y conservación del patrimonio de un territorio. La educación reglada debe incluir contenidos sobre patrimonio, que incidan en el concepto de que el patrimonio cultural es una herencia que forma parte de nuestra identidad como sociedad y que, explotado de forma sostenible, puede convertirse en motor económico de un territorio.

Como parte de éste compromiso, los organismos públicos deben fomentar la formación de profesionales enfocados a la preservación, conservación, divulgación y promoción de los bienes culturales, incrementando el protagonismo de especialistas relacionados con la historia, la arquitectura, la arqueología y hasta la paleontología, permitiendo así que la sociedad cuente con expertos que garanticen la gestión óptima de su patrimonio cultural.

La directora general de la UNESCO, Audrey Azoulay, reivindicó la necesidad de que el patrimonio cultural y el turismo sean preservados para estar accesibles y “no dejar a nadie de lado”.

Por último, la responsable de la UNESCO recordó que el turismo genera uno de cada 10 puestos de trabajo y que implica el 10% del Producto Interior Bruto de un país. No obstante, alertó de los riesgos del “turismo de masas” para “las comunidades y la identidad” de los países, por lo que apostó por “viajes sostenibles” con “menos impacto ecológico”. Fuente: Unesco

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de DiarioHispaniola

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.