www.diariohispaniola.com
Parece que Àngela Merkel ha caìdo en la trampa.
Ampliar
Parece que Àngela Merkel ha caìdo en la trampa. (Foto: Alfonso M. Becker)

Angela Merkel ha caído en la trampa…

“La situación construida en Siria con el empleo unitario de medios artísticos o teatrales, debe ser semejante o parecida al conjunto de Oriente Medio y directamente proporcional a la estrategia global” United States Intelligence Community.
Un buen lector de Filosofía Política no debería olvidar nunca que lo trivial (por lo que suelen ocultar siempre las mentes manipuladoras) trabaja incansablemente para las élites dominantes. Una de esas banalidades es el aparente portazo que la canciller alemana da a Estados Unidos con su difundida perorata “Los tiempos en que podíamos depender o confiar en otros, han terminado” … o esta otra “Los europeos tenemos que coger nuestro destino con nuestras propias manos” … Valiente chorrada geopolítica. Está intentando, por todos los medios, que los que somos muy inteligentes creamos que el lenguaje no es dialéctico, que eso se acabó igual que llegó el supuesto final de la Historia, según Fukuyama.

Y esta señora lo hace (creyéndose muy lista) para prohibir el uso de toda dialéctica. No solo nos avisan desde Estados Unidos que la perversión “política” de esta mujer incrustada el la casta de Bruselas, consiste simple y llanamente en un ataque alemán, programado y desmedido, contra la libertad de expresión en la Unión Europea; solo que ahora, tras el varapalo de Donald Trump, alias “unhöflich“ para los germanos, Angela Merkel tiene una peligrosa obsesión metida en la cabeza: erradicar lo que ella llama o entiende por odio, como un remedio universal para la paz eterna, un mundo idílico que tiene en su cabecita cuadrada, seguramente producto de las gilipolleces que forman parte de su lectura… si es que lee...

Ya nos avisaron los más brillantes revoltosos de Mayo del 68 en París que llegarían los alemanes “herederos” del Tercer Reich para destruir la Europa del siglo XXI… parecía una exageración propia de artistas de la psicogeografía bajo los efectos del vino tinto Bourgogne o del Beaujolais en horas pecaminosas, pero llevaban razón porque la principal característica de los políticos y militares alemanes (es decir, de la élite nibelunga) es siempre resurgir de las cenizas como el ave Fénix, morder y arrancar la mano que te dio de comer y ejercer la venganza sublime al efecto de restaurar antiguas grandezas.

Ahora que tienen dinero (si no se lo quita Donald Trump) se han autodenominado la “locomotora” económica de Europa… y el siguiente paso es el de siempre: controlar el lenguaje y la narrativa con puño de hierro, manipular con alguna majadería utópica como una sociedad productiva perfectamente alemana y un mundo feliz al que podríamos llamar Unión Europea; para que luego todo acabe en una guerra relámpago que acabe con la democracia.

No es la primera vez que lo han hecho… Este tipo de farsante gentuza, que vive lujosamente de la política, que no sabe hacer la “o” con un canuto, que critica y señala a Donald Trump como “populista”; se convierte también en populista cuando a ella le sale de las trompas uterinas, en este caso para las elecciones alemanas. Entonces tiene la excusa “semántica” para redoblar y repicar, con tambores, platillos y trompetas, lo que a ella le da la gana porque para eso tiene poder...

Dos veces acabó esta repetitiva historia en conflictos militares apocalípticos y genocidios que cambiaron para siempre el paisaje humano. Pero esta vez, (nos avisan desde Washington) que la señora Merkel y los suyos podrían estar a punto de arrastrar a la Unión Europea hacia la Tercera Guerra Mundial… pues la canciller alemana está jugando con fuego anti americano que, con cierta facilidad, siempre desemboca en el antisemitismo más perverso. Esta peligrosa señora está destruyendo Europa sin que nadie lo remedie porque nadie le ha contado nunca que nada en este mundo está más sometido a la dialéctica que el lenguaje. Nadie le ha avisado de que su “pegajosa” retórica sobre el amor a los refugiados le costará muy caro a Alemania y mucho más a la Unión Europea...

Toda la crónica sobre la historia del viejo mundo está repleta de crítica hacia personajes como Angela Merkel… La canciller alemana no podrá impedir que sea hecha en lengua española, italiana, francesa, polaca checa, o griega, contra ella; con el lenguaje de este mundo que ella desea erradicar en nombre de lo políticamente correcto… Debe entender que en Europa, doña Angela Merkel, es reconocida como cualquier cosa menos “política” o “correcta” … Sencillamente porque sus aberraciones semánticas están originando en Europa una auténtica revolución que inventa sus propias palabras para señalar a la gente dominante como ella empeñada en destruir los Estados Unidos de Europa que siempre hemos soñado.

Esa Europa nuestra está íntimamente ligada a Estados Unidos y a Gran Bretaña; y si se acercan o se alejan es, precisamente porque no soportan a las élites alemanas y sus fantasías sobre sociedades utópicas que siempre degeneran en un Reich cuya intención es durar mil años… Mil años jodiendo a los que somos distintos a ellos… No solo con recortes económicos sino poniendo multas de 20 y 50 millones de euros a empresas o ciudadanos que difundan “noticias falsas” o “discursos de odio” o libelos difamatorios y lo que a ellos les salga de las narices… Flaco favor está haciendo esta señora a la libertad de expresión… Criminalizar a los ciudadanos para que nunca opinen contra su política...

Como dicen en Estados Unidos: ¡Cuidado, Alemania, el monopolio de la “verdad” en manos del Estado es resucitar a Joseph Goebbels!

Si Europa quiere sobrevivir a su inminente caída por el abismo, debe controlar el poder de Alemania y destruir el sentido dominante de su relato político y económico. El rey Felipe VI de España, Mariano Rajoy, y las autoridades de los demás países europeos deben contrarrestar el poderío económico alemán “obligando” a Berlín a invertir más y mejor en España y en los demás países europeos “periféricos”… Ya ven ustedes… estamos obligados a hacer lo que ha hecho el “bruto” de Donald Trump: gritarle a los nibelungos que tienen que poner dinero en todos los países que lo necesiten o nos vamos todos de esta mierda de Europa que los alemanes y sus compinches de Bruselas quieren construir.

Somos nosotros, los españoles, portugueses, italianos, franceses y griegos los que debemos aportar las nuevas situaciones que den significado a nuestro sueño europeo en gestación y jamás aceptar la pesadilla que propone la manipuladora populista de Angela Merkel y cuando haga falta, mandarlos al carajo y largarnos con los ingleses y estadounidenses antes de que esta gentuza incendie el territorio europeo.

Nuestros adversarios no son los norteamericanos ni los británicos. Como he dicho en más de una ocasión, los tenemos dentro… Son los que quieren criminalizar la libre expresión de las ideas como si estuviésemos en Turquía… Abren los brazos a los mahometanos con sus costumbres y culturas medievales, salvajes agresiones contra los derechos de la mujer, odio desmedido, violento y asesino contra el más elevado estadio intelectual evolutivo alcanzado por Occidente.

Y pretenden amenazar judicialmente a todos los europeos de cultura judeocristiana con leyes que desafían la libertad de cátedra y la libertad de expresión mientras los muy cabrones se atragantan con salchichas y cervezas de cara a la galería doméstica y populista… y con champagne y caviar en sus juergas privadas a costa del erario público...

La orgía ilimitada y el desenfreno mientras reflexionan “filosóficamente” en un pantagruélico eructo que apesta a cerveza tostada desde lejos...

Vigilemos a Alemania y no apartemos un ojo de Bruselas… Estamos en tiempo de guerra y las frivolidades semánticas sobre nuestros aliados británicos o el liderazgo de nuestros principales amigos, los estadounidenses, se pueden pagar muy caro. Dicen en la comunidad de inteligencia estadounidense que Angela Merkel ha caído en la trampa que le ha tendido Barack Obama… Sin querer o adrede… La canciller alemana, ha pensado, al igual que muchos, que Donald Trump será destronado, defenestrado, decapitado o brutalmente asesinado, muy pronto, por el establishment americano con la bagatela teatral de los espías rusos y los traidores…

Hay que ser un gilipollas irrecuperable para creerse las payasadas del senador John McCain sobre los “malvados rusos” capitaneados por Vladímir Putin y su secuaz Serguei Lavrov y el peligro tan grande que supone, para Estados Unidos, las tropas rusas en Siria… La novela por capítulos escrita por el presidente del Comité de Servicios Armados del Senado, John McCain, es un cuento chino que se ha tragado todo el planeta en nombre de la “legitimidad del contrasentido” … Nada de lo que usted ve o lee, es verdad...

Pues se ha equivocado la tragaldabas alemana porque Donald Trump está en la Casa Blanca para quedarse y tomar nota de todos aquellos que han creído que son superiores, en todos los aspectos, al actual presidente de los Estados Unidos. Alemania va a pagar mucho más de lo que ustedes se imaginan… No solo a Washington sino a todos los países europeos que han descubierto, con cierto estupor, que de las palabras de Angela Merkel a las ideas “alemanas” no hay más que un paso franqueado siempre por el poder de los corruptos y de sus grandes manipuladores.

Y el que quiera luchar contra el cambio climático, señora Merkel, que se compre un puñetero ventilador...
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de DiarioHispaniola

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.