www.diariohispaniola.com

Cuando un amigo se va

Por Elisabeth de Puig
miércoles 05 de marzo de 2014, 17:54h
"Cuando un amigo se va se queda un árbol caído que ya no vuelve a brotar porque el viento lo ha vencido."
  • Elisabeth de Puig

    Elisabeth de Puig
    Fuente externa

Por Elisabeth de Puig

Mi amigo Guy cayó ayer por la mañana, dejando huérfana esta isla que tanto amó y por la cual tanto obró tratando de hacer de Haití y de la República Dominicana mundos mejores donde sus moradores pudieran convivir en armonía y en el respeto mutuo. ¿Cómo saber si Guy se llevó sus esperanzas en su último viaje o si emprendió esta partida a consecuencia de sus desesperanzas? Guy era un gigante en todos los sentidos; era de esos hombres de vanguardia chapados a la antigua, enarbolando siempre principios, lo que llamamos ahora hombres con valores, una especie en vías de desaparición.


Fue gigante en sus convicciones, trabajador incansable, intelectual comprometido de alto vuelo, catedrático en el alma, estudioso a tiempo completo, siempre sobre la brecha, generoso con sus conocimientos y dispuesto a compartirlos y a difundir su credo de la necesidad de un mejor conocimiento reciproco entre dominicanos y haitianos.

Guy fue gigante en la humildad y en el desinterés, un romántico, una persona honesta, sencilla, sin ínfulas; su forma de ser era abierta, amistosa, franca, amorosa. Aunque se desenvolvió en las más altas esferas trató siempre de manera respetuosa y afable tanto al presidente como al barrendero.

Cuando llegaba a una casa se ponía siempre al día, tenía un interés genuino por la vida de cada uno de los miembros de la familia, dándoles seguimiento a todos y a cada uno.

Guy se mantendrá en nuestros corazones con sus camisas anchas y étnicas, su cabeza cada vez más blanca, su porte elegante, su bulto atravesado, con libros en la mano, para poder leer en cualquier momento u oportunidad, para no perder un minuto de su vida como si sintiera que el tiempo no le alcanzaría para conseguir sus metas.

"Mais quelle affaire", era una expresión común de Guy frente a situaciones difíciles como lo es, hoy, la partida a destiempo de un gran ser humano, un gran demócrata y un gran patriota que creyó firmemente en la amistad entre los pueblos y en la defensa de los derechos humanos.

Me decía ayer Lyne, su esposa, que todo lo sucedido en su patria en los últimos años dejaba secuelas imborrables, heridas profundas que literalmente destrozaban los corazones. Tanta adversidad es demasiada carga para los corazones que laten con su pueblo, deseándole un mejor presente y porvenir.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios