www.diariohispaniola.com
U.S.A.  la desaparición de una república.
U.S.A. la desaparición de una república. (Foto: Alfonso M. Becker)

Sombrío futuro...

Por Alfonso M. Becker
sábado 09 de octubre de 2021, 18:06h
La miseria y el sinsentido de la existencia para la mitad del pueblo americano, ya indican que se avecina lo peor. Todo ello oscurece el hecho evidente para una mirada imparcial, o para un acuerdo que permita a todos vivir en paz.
Para todos los que en esta vida huyen de los peligrosos dictadores que deciden sobre la triste existencia o la muerte; para todos los ciudadanos decentes que recelan daño y penurias; para los pensadores libres que temen que la censura los señale, para los que desconfían de la charlatanería gubernamental, para los que sospechan ajustes de cuentas de los cobardes apoltronados en los ministerios:

No temáis nada si lo que se barajan son naipes configurados con el sello inconfundible de la democracia; pero si se trata de un ardid para idiotas pusilánimes, o de un engaño para pobres ignorantes, es suficiente con la contemplación del resultado final para que la filosofía política nos permita comprender que hay que salir corriendo con lo puesto.

O quedarse para la pelea en la mayor expresión del caos, tirar una moneda al aire y esperar nada, absolutamente nada: ni cara, ni cruz.

Los Estados Unidos del pervertido, Joe Biden, solo se pueden definir ahora como una criminal dictadura orwelliana que tiene el control político absoluto de todas las instituciones, y el consiguiente dominio policial de todos los estadounidenses que alguna vez fueron “libres”. Es, sin embargo, la suspensión de pagos, “default”, el más grande daño que puede hacer un majadero a la república.

Y en eso estamos.

Ha llegado el «China moment» que tanto temían los estadounidenses verdaderamente patriotas, los más inteligentes, y los perplejos aliados de Washington en todo el planeta.

En este momento crucial no es una exageración señalar como los más cultivados e inteligentes, a los republicanos y a sus partidarios; esa mitad de un pueblo americano que está viviendo la horrible de las pesadillas, una dolorosa dictadura comunista a manos de un enfermo degenerado manejado por traidores.

Mientras los corruptos asesinos de la izquierda aplastan cualquier disidencia en la más grandiosa república de todos los tiempos desde la Grecia antigua, el enemigo no ha perdido ni un precioso minuto para prepararse y dar el golpe final a los Estados Unidos de América.

Toda la información que se recoge de la situación actual de la política norteamericana lleva hacia el mismo punto: El futuro es sombrío para la república, y Washington es un nido de corruptos asesinos dispuestos a todo por mantenerse en el poder utilizando todos los medios a su alcance…

Quién lo iba a decir...

Los dictadores del “nuevo y despierto” Washington tienen tanto poder como su viejo lema de los últimos 25 años: «la propaganda por el hecho nos permitirá ser dueños exclusivos de Estados Unidos» …

El gran maquinador de la izquierda, Bernie Sanders, tenía razón, solo era necesario asociarse provisionalmente con los musulmanes extremistas estadounidenses y con los negros más violentos… El trabajo estaba hecho.

Y lo consiguieron.

Han perseguido a la gente decente, cientos de miles de despedidos del trabajo ya engrosan las filas de desocupados en la ruina, los profesores y maestros críticos han sido diezmados de sus centros escolares; han acosado a los creyentes judeocristianos agrediéndolos y cerrando sus centros de culto y adoración.

Y no contentos con ello, han amenazado y sobornado a los obispos de América, Europa, y hasta de Roma para que mantengan un perfil bajo y el rebaño se sienta en soledad, totalmente abandonado y a la deriva…

Estados Unidos está en manos de ignorantes perversos, llenos de odio, y con un profundo desconocimiento de las cosas políticas.

El único consuelo que nos queda es que más de la mitad de la población estadounidense es judeocristiana y ya está con los preparativos de construir carpas en sus comunidades para los rezos y celebraciones de la Navidad, fabricando porches en sus viviendas para cenar con las familias y amigos, al aire frío de diciembre.

La más abyecta clerigalla de parásitos de la historia de América, ha sido instalada por los corruptos de Joe Biden en la Administración; una forma inteligente de decir que los polizontes de la “verdad” son ahora ellos, y de ellos dependen ahora los encierros, confinamientos y demás prohibiciones y órdenes…

Si solo fuera eso, habría espacio para soñar con una vuelta atrás en el tiempo, al menos en lo que atañe a la educación de tu hijo, a la elección de escuela, a la calificación de los profesores y al control exhaustivo de las materias para librar a los niños, en su más tierna infancia, de un adoctrinamiento extremista y fanático de los comunistas americanos.

Críticas estremecedoras de la Asociación de Padres de Alumnos que advierten a gritos que sus hijos son “adiestrados” en tocamientos sexuales y en teorías raciales y de género, realmente aberrantes, que podría destruir a los pequeños en pocos días, a todos los niveles intelectuales, incluyendo la ética, la moral y el respeto a los padres y a la familia.

Merrick Garland, Procurador General, ha emitido memorándum urgente al FBI para que investigue a los padres de los alumnos como “terroristas domésticos” mientras los islamistas estadounidenses de Muslim Brotherhood recolectan miles de millones de dólares para destruir al Estado judío de Israel

La Asociación Nacional de Juntas Escolares, en manos de maestros de la extrema izquierda, transgender, homosexuales de todas las tendencias “despiertas” y apetencias; pederastas con asuntos pendientes en la justicia y militantes de Antifa excarcelados y pendientes de veredicto judicial, están protegidos “en exclusiva” por la Casa Blanca de Joe Biden.

Queda claro que el pervertido presidente de los Estados Unidos no solo está fabricando mano de obra barata en las escuelas públicas a la que van los pobres y desfavorecidos sociales, sino que no ha dudado en dar una orden al Departamento de Justicia para que se investigue y se trate a los padres opositores como “Terroristas domésticos”.

Conocer la situación de los Estados Unidos que se derrumban ante los ojos de todo el planeta, debería ser obligatorio por pura lógica de supervivencia, porque las organizaciones comunistas están copiando el ideario y la estrategia en todo el mundo; en todos los países.

Lo que intento dejar meridianamente claro es que muy pronto se instaurará en su país y el siguiente será usted en ser tratado como un terrorista. Los Sindicatos de Maestros, el Servicio Postal de U.S.A, y varias Agencias de Inteligencia se encargan de leer las comunicaciones entre padres y profesores…

Si esto no le parece ya la Unión Soviética Estadounidense… no sé a qué espera, pues las Juntas de Maestros ya se burlan de los padres diciendo a gritos que los niños se van a librar de la dictadura familiar de fanáticos creyentes en la Virgen María y en fantasías “todopoderosas” de un nuevo Superman, al que llaman Jehová...

Los únicos detalles bonitos de esta pesadilla estadounidense, son esas ganas de villancicos, de familiares y de amigos “confabulados con Dios el Salvador, para celebrar la venida de hijo del Señor, ante la mofa, el desprecio y la violencia desmedida de la mafia “despierta” contra las celebraciones de la venida de Cristo a la tierra…

En Washington han cometido un crimen premeditado, y perfectamente organizado…

Todas las grandes mentiras políticas de las que sabiamente nos advertía Hannah Arendt, la gran Filósofa Teórica del siglo XX, se desplegaron por la corrupta clase dominante liderada por un Barack Hussein Obama que era el auténtico “cerebro” de una élite podrida de dinero y de poder, pero que era incapaz de articular un discurso político medianamente coherente.

De pronto, así se describen aquellos momentos, la gran mayoría de los periódicos se convirtieron en aparatos de propaganda comunista al más viejo estilo. The Washington Post y el infame The New York Times, lideraron las telegráficas consignas para que los ignorantes de todo el planeta supiesen o intuyeran que “ellos” eran la única verdad...

Las falsedades, las mentiras, las injurias, el odio y las grandes manipulaciones mediáticas, se desplegaron para una guerra a muerte por el Despacho Oval que tendría poderosas consecuencias globales…

Y en esa guerra mediática para rebaños desesperados por los virus y las bacterias; aturdida chusma hambrienta de supuestas verdades, y masa adoctrinada en las nuevas creencias climáticas, tan traída y llevada a la filosofía por el pensador Elias Canetti, se dio un golpe de Estado en Washington a los ojos de todo el planeta.

No… de ninguna manera, es imposible borrar la historia. Lo que ha ocurrido es muy grave.

No habrá clemencia para los golpistas. Si estudias la filosofía y la política de Thomas Hobbes comprenderás que la gobernanza moderna es imposible de desconectar de sus raíces en la República de Platón.

Tanto es así que el ateísmo razonado de forma extensa está en el corazón de todos esos grandes pensadores que cualquier persona educada identificaría como “conservadores”; incluso un sabio judío como Leo Strauss, que descubrió en un tratado del polímata musulmán, Avicena, que «si no conoces a Platón, jamás entenderás que la política es profecía y revelación...».

Todo un golpe en la cabeza para que en política nunca te atrevas a tirar a la basura ni a Dios, ni al rey, ni a todo lo que han construido los hombres en la sublime creencia de que somos “nada” ante la grandeza de este mundo que Dios ha puesto a nuestro alrededor…

He aquí la dulce expresión de paradoja de los eruditos judíos cuando aspiran a una cátedra en la Universidad Hebrea de Jerusalem: soy tan desconcertante como Maimónides, más irreverente que Baruch Spinoza, y mucho más humilde que Leo Strauss David, cuando no tenía un centavo en el bolsillo…

Todos ellos están señalando ahora el crimen que se ha cometido en Estados Unidos, y que pretenden desplegar en la Unión Europea y en todo el planeta; todos señalan a los nuevos nazis…

No será tan fácil…

En especial Leo Strauss, a pesar de tantos amigos y de tantos sueños de juventud, no quiso volver a Alemania donde le extendían una alfombra para príncipes intelectuales.

Tampoco volvió a Israel. Había descubierto una nueva “tierra prometida” en los Estados Unidos y la emoción de ser un hombre libre en la tierra de los libres, le hizo elegir morir como estadounidense. Un judío estadounidense.

Baruch Spinoza; Emmanuel Lévinas, rey de la ética; el andaluz de Córdoba, Moisés ben Maimón; Jacob Klein; Leo Strauss; el genio israelí de la cábala Jehudah Halevi residente en Tudela-España…

Es el wissenschaft des judentum…

Todos los grandes pensadores de la ciencia judía que pisaron tierra americana
están mirando ahora, desde el cielo estrellado, a los Estados Unidos de América donde ha irrumpido el nuevo nazismo que está derrumbando a la más grande y gloriosa república de los tiempos.

En palabras inolvidables del gran erudito, Leo Strauss David: «los problemas finitos relativos se pueden resolver; pero los problemas infinitos absolutos, no se pueden resolver, por tanto, no tienen solución...».

La república americana está en manos de locos y degenerados que han sembrado odio, violencia y crimen imponiendo la dictadura de un estado policial. Solamente las circunstancias en las que se encuentran más de 70 millones de estadounidenses que están padeciendo acoso y derribo, persecución religiosa y exclusión social.

La miseria y el sinsentido de la existencia para la mitad del pueblo americano, ya indican que se avecina lo peor. Todo ello oscurece el hecho evidente para una mirada imparcial, o para un acuerdo que permita a todos vivir en paz.

En ambos lados del enfrentamiento, se indica que ni siquiera existe la intención «civilizada» de dividir el país en dos…

Esto acabará muy mal… hay un loco en la Casa Blanca, dispuesto a exterminar a medio país, sin contemplaciones.

El futuro es sombrío para los Estados unidos.

Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios