www.diariohispaniola.com

El poder oculto de los amigos

Por Milton Tejada C.
sábado 09 de octubre de 2021, 05:39h
¿Qué cosa más grande que tener a alguien con quien te atrevas a hablar como contigo mismo? (Cicerón).
De modo especial, hoy escribo para ustedes, los hombres.

La amistad tiene peculiaridades en cada género (algunos aspectos son comunes, otros son diferentes). Aquí me centro en los beneficios para nuestra vida de tener amigos.

Amigos a quienes puedo llamar hermanos me han sostenido y me han ayudado en mi crecimiento como persona: Martín Luzón, Rafael Montalvo, Ramón Jiménez, José Cabrera, Bruno Ureña, Tulio, Víctor… solo por mencionar algunos significativos.

Todos –sobre todo si somos adultos- hemos tenido amistades que marcharon bien y amistades que marcharon mal. Recordamos cosas que hicieron posible que funcionaran bien y factores que terminaron con una amistad.

Dice la Palabra de Dios: Dos son mejor que uno, porque sacan más provecho de sus afanes. Si uno de ellos se tropieza, el otro lo levanta. (Eclesiastés 4:9-10)

¿Qué encontramos en una verdadera amistad? ¿Cuál es el valor, como hombres, de tener amigos, verdaderos amigos, hermanos…?

UNO. LA VIDA SE HACE MÁS PLENA
Cuando cuentas con amigos, la vida se hace más plena. Tendrás hombres que te escuchen sin echarte un sermón, que te acepten por quien eres, a los que puedas hablar de los aspectos problemáticos de tu vida, pero sin condenarte (no son jueces) y sin esconderte. Jim Morrison expresó que “un amigo es aquel que te da la libertad de ser tú mismo”, mientras que Elbert Hubbard dijo que “un amigo es uno que lo sabe todo de ti y a pesar de ello te quiere” ¡Y es cierto!

¡Qué maravilloso es en un mundo que vive de espectáculo poder ser uno mismo con alguien, que podamos compartir nuestras cargas! Puedo asegurarte que si guardamos todas nuestras cargas dentro, estamos optando por provocar que se deteriore nuestra salud.

DOS. ENCONTRARÁS APOYO CON AFECTO
Un grupo de amigos te brindará apoyo con afecto. Un apoyo que puede ayudarte a superar crisis, a restaurar relaciones amorosas rotas o por romperse, a no sentirnos solos. La amistad es una forma de vivir el mandato del amor que tenemos los cristianos.

Dice 1 Juan 4:7: Amados, amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, ha nacido de Dios y conoce a Dios.

El amigo está más interesado en ti que en tu curriculum de logros. Le interesa que te sientas apoyado y querido, le interesa sobre todo tu corazón. ”A las personas les interesa nuestro destino exterior; el interior, sólo a nuestro amigo”, expresó Heinrich Wilhelm von Kleist, dramaturgo alemán.

TRES. MAYOR MOTIVACIÓN PARA CRECER Y HACER LO CORRECTO
En esta sociedad, las motivaciones para andar torcidos son muchas. Contar con un grupo de amigos nos da mayor motivación y aliento para crecer y hacer lo correcto. Es un aliento para ser lo mejor y hacer lo mejor. Para dejar de ser pasivos o inactivos ante los problemas que nos aquejan. Nos dice la Palabra que “quien se junta con sabios, sabio se vuelve; quien se junta con necios, acaba mal” (Proverbios 13:20).

CUATRO. CRECERÁ NUESTRO DOMINIO PROPIO
Mis amigos, encontrarme con ellos, presentarles mis dificultades en áreas críticas, han hecho posible que obtenga más dominio propio para desechar hábitos y pensamientos indeseables. Te podrán dar el valor –por ejemplo- para contar hasta 10 y otra vez 10 en lugar de maltratar verbalmente a tu esposa e hijos, o a quienes te rodean cuando te irritas. O aferrarte a un mal hábito como puede ser una adicción a la bebida, las drogas, el sexo…

En Proverbios 16:32 se nos dice que el dominio propio es más valioso que una victoria militar. Los amigos nos ayudan en ese entrenamiento. .

CINCO. UNA SANA AUTOESTIMA
Este no es un beneficio pequeño.

Ni más ni menos de lo que eres.

Contar con amigos facilita el crecimiento de una sana autoestima. Me han permitido sentirme tan valioso como Dios desea, que pueda tener la confianza en mí mismo, estar agradecido de puntos fuertes y ser sincero con mis lados débiles. Los amigos, en ese sentido, son guías, consejeros… y dice el Señor que “cuando no hay buen guía, la gente tropieza; la seguridad depende de los muchos consejeros” (Proverbios 11:14).

SEIS. PODRÁS CONTAR CON GUÍAS
En ocasiones necesitamos volver a “tener padres”, experimentar intimidad en el sentido de poder abrir nuestro corazón y ser consolados. Tener guías que nos orienten. Los amigos son utilizados por Dios para ayudarte, para guiarte, para sobrellevarte, para alegrarte el alma, para pulir tu carácter.

SIETE. QUE EN TU VIDA NUNCA FALTE UN AMIGO, PERO ESCOGELOS CON CUIDADO
Te animo a que, intencionalmente, cultives amistades significativas, inviertas en verlas florecer y fortalecerse. Esfuérzate, no siempre es fácil encontrar un amigo, por eso dice la Palabra de Dios que quien encuentra un amigo, encuentra un tesoro. Te advierto, no basta con querer tener amigos, hay que trabajar para lograrlo y sostener la amistad.

Benjamín Franklin expresó: “Tómate tiempo en escoger un amigo, pero sé más lento aún en cambiarlo”. Y no olvides que “a verdadera amistad es como la fosforescencia, resplandece mejor cuando todo se ha oscurecido” (Tagore).

Tener amigos es una forma de fortalecer el tener vida y vida en abundancia

#GRATAVIDA.

Milton Tejada C
Twitter: @MTejadaC
Instagram: @my.gratavida
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios