www.diariohispaniola.com
Honduras conmemora el 'Día del árbol' con una creciente destrucción de sus bosques.
Ampliar
Honduras conmemora el "Día del árbol" con una creciente destrucción de sus bosques. (Foto: Fuente Externa)

Honduras conmemora el “Día del árbol” con una creciente destrucción de sus bosques

Por Agencia EFE
lunes 31 de mayo de 2021, 11:22h
Honduras conmemora este domingo el “Día del árbol” en un ambiente de mucha destrucción de sus bosques que arrastra desde hace mucho tiempo, lo que ha contribuido a la alta vulnerabilidad del país ante los desastres naturales.

Tegucigalpa.- La destrucción de los bosques hondureños es visible en los cuatro puntos cardinales del país centroamericano, de 112.492 kilómetros cuadrados, que en su mayoría son montañosos. Montañas que en el reciente pasado estaban cubiertas de pino o árboles de hoja ancha, ahora lucen despobladas y en muchos casos sirviendo para cultivos agrícolas y alimentación del ganado.

En algunas regiones los cerros incluso han sido utilizados para la siembra de palma africana, actividad que comenzó a tener mayor auge partir del decenio de los 70 del siglo pasado. Las campañas de reforestación que todos los años desarrollan organizaciones públicas y privadas pareciera que son insuficientes por la acelerada destrucción de la foresta hondureña.

El daño ambiental que sufre Honduras también se refleja en ríos en cuyos cauces no tienen agua durante el verano, pero en el invierno se desbordan y causan severas inundaciones. El país, uno de los más vulnerables del mundo a los desastres naturales, no se recupera todavía de los graves destrozos que dejaron en noviembre las tormentas tropicales Eta e Iota en la mayor parte del territorio, aunque con una magnitud más grande en las regiones norte y occidente.

ASERRADEROS ENTRE LOS QUE MÁS ÁRBOLES CORTAN

Todos los años, según fuentes oficiales, Honduras pierde entre 60.000 y 80.000 hectáreas de bosques por causas como la tala ilegal, incendios forestales, el consumo de leña para cocinar alimentos y la industria maderera.

En departamentos como Francisco Morazán, en el centro del país, y su colindante Olancho, en el oriente, y Yoro, en el norte, por ejemplo, a diario salen de las montañas decenas de rastras con frondosos troncos de pino y otro tipo de madera hacia los aserraderos de empresarios privados.

Algunos empresarios de la madera, según denuncias de ambientalistas y poblaciones afectadas, no cumplen o lo hacen a medias con las leyes forestales y el uso racional del bosque, en un país donde cada año es más escasa el agua y son menos las especies de flora y fauna.

Organizaciones defensoras de los recursos naturales coinciden en que la Fiscalía del Ambiente y el Instituto de Conservación Forestal no hacen lo suficiente para frenar la acelerada destrucción de los bosques de Honduras.

PUEBLOS INDÍGENAS ENTRE LOS AFECTADOS POR LA DEFORESTACIÓN

El daño forestal ha llegado también, desde hace varios años, a parques nacionales y biosferas como la del Río Plátano, que es patrimonio de la humanidad. El pasado día 27, grupos indígenas de la Mosquitia de Honduras denunciaron graves daños que están causando a la Biosfera del Río Plátano con la construcción de carreteras y pistas de aterrizaje, entre otros perjuicios ambientales, que se han incrementado durante la pandemia de covid-19 que desde marzo afecta al país.

La Biosfera del Río Plátano abarca alrededor de 10.000 kilómetros cuadrados distribuidos en los departamentos de Colón, Olancho y Gracias a Dios, regiones que también son utilizadas, desde hace muchos años, por narcotraficantes para el envío de cargamentos de droga, principalmente cocaína, procedente de América del Sur, hacia Estados Unidos.

En Yoro, una de las tribus afectadas es la Tolupán, donde los ladinos han desplazado de sus comunidades a muchos pobladores desde hace décadas, pese a tener derechos ancestrales de sus tierras.

Además, en la comunidad de San Francisco Locomapa han sido asesinados miembros de la tribu tolupán por exigir el respeto a sus derechos, según denuncias de sus pobladores y organismos de derechos humanos.

Según denuncias, que el viernes conoció la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas de Derechos Humanos en Honduras (Acnudh), el empresario Wilder Domínguez ha pretendido explotar alrededor de 27.000 metros cúbicos de madera de pino en rollo de la tribu de San Francisco Locomapa, entre otros atropellos.

El ente de las Naciones Unidas indicó en un mensaje en la red social Twitter que “Representante de #OACNUDH realizó una misión a Yoro y sostuvo encuentros con comunidades del pueblo Tolupán y autoridades, destacando la necesidad de garantizar el derecho de todos sus miembros a decidir sobre su tierra, territorio y recursos naturales”.

“Durante la visita a la tribu San Francisco Locomapa, #OACNUDH condenó los hechos de violencia contra personas del pueblo tolupán y reiteró su llamado a que las autoridades tomen las medidas necesarias para prevenir la violencia”, señaló la misma fuente en otro mensaje.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios