www.diariohispaniola.com

El líder del PSOE le ha pedido al presidente del Gobierno español que "se marche" cuanto antes si tiene sentido de Estado.

Mariano Rajoy.
Mariano Rajoy.

Mariano Rajoy admite "error", declara no es culpable de los delitos de Luis Bárcenas, no dimite ni convoca elecciones

jueves 01 de agosto de 2013, 23:39h
Las explicaciones de Rajoy, que ha detallado un paquete de medidas contra la corrupción, no han logrado convencer a la práctica totalidad de los grupos de la oposición, que le han vuelto a pedir su dimisión y que asuma responsabilidades políticas. La mayoría de los partidos han exigido su dimisión, y algunos no van tan lejos, a menos que se comprobase que Rajoy haya mentido hoy en su comparecencia ante los parlamentarios.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha reconocido hoy el error que cometió al confiar y creer en la inocencia del extesorero del PP Luis Bárcenas, pero ha dejado claro que no dimitirá ni convocará elecciones anticipadas porque, ha subrayado, no es culpable de lo sucedido.

"Me equivoqué. Lo lamento, pero así fue", ha señalado Rajoy en una esperada comparecencia parlamentaria en la que ha estado arropado por todo su Gobierno y diputados y senadores del PP. Rajoy, que ha citado a Luis Bárcenas por su nombre en una veintena de ocasiones durante el debate, ha garantizado que en el PP se ha pagado "en blanco" y que no se ha llevado una doble contabilidad ni "se oculta ningún delito".

"Se han pagado sueldos, sí, se han pagado remuneraciones complementarias, sí, se han pagado anticipos por gastos inherentes al desempeño del cargo, también, como en todas partes. Es de justicia", ha agregado.

El líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, con quien ha mantenido un duro enfrentamiento dialéctico en el que ambos han recurrido a citas del contrario en el pasado para desmontar sus argumentos, ha pedido a Rajoy que "se marche" cuanto antes si tiene sentido de Estado. Para el dirigente socialista, los SMS que Rajoy intercambió con Bárcenas cuando ya se conocía la existencia de sus cuentas en Suiza "rompen la teoría de tesorero infiel" que ha querido presentar el presidente.

"Son los SMS de un socio con otro socio que le puede poner en apuros", ha recalcado el líder socialista, que ha dado por hecho que en el PP ha existido "un auténtico sistema de financiación ilegal orquestado" por "un hombre de la máxima confianza" de Rajoy.

En su réplica, Rubalcaba ha subrayado que, a diferencia del presidente del Gobierno, él "jamás" ha cobrado en negro ni ha intercambiado mensajes con ningún delincuente. "Porque yo jamás en mi vida política he cobrado en negro. Jamás en mi vida política he visto mi nombre mencionado repetidamente en una financiación B de ningún partido, tampoco del mío. Jamás he dicho a los españoles que había que bajarse el sueldo mientras me lo subía; jamás le he mandado un SMS a ningún delincuente", ha apostillado.

Otras dos peticiones de dimisión del presidente del Gobierno han llegado desde la Izquierda Plural, UPyD y el grupo mixto, que creen que Rajoy ha pedido la credibilidad necesaria para seguir al frente del Ejecutivo. "Han mentido tanto, tantas veces y a través de tantos portavoces que ahora han perdido toda la credibilidad", ha proclamado el coordinador federal de IU, Cayo Lara.
Lara ha acusado a Rajoy de haber montado su Gobierno "sobre una gran mentira" y haber ganado las elecciones "dopado" gracias a donaciones de empresarios que luego obtenían contratos de la administración. En esta línea, la líder de UPyD, Rosa Díez, ha reprochado al jefe del Ejecutivo que haya puesto "en peligro" al Estado al permitir que "el caso Bárcenas se convierta en el caso Rajoy".

Díez, que ha formulado una veintena de preguntas al presidente sobre la financiación del PP, los sobresueldos y su relación con Bárcenas, ha pedido finalmente su dimisión como "un gesto de valor y de patriotismo constitucional" al no haber obtenido respuesta a ninguna de sus cuestiones.

Petición de dimisión que le ha llegado también desde el grupo mixto que incluso ha pedido a Rajoy que disuelva el PP, en palabras de la diputada del BNG Olaia Fernández Davila. El diputado de ERC Alfred Bosch ha hecho hincapié en que Rajoy ya "no puede gobernar" y ha tirado del latín para desaprobar al presidente: "Delenda est (está destruido)", ha dicho.

Más suaves han estado los portavoces de CiU y PNV, quienes sin embargo han advertido de que sería inadmisible que Rajoy hubiera mentido hoy al Parlamento. El portavoz de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, ha dicho que no tiene intención de forzar la dimisión de Rajoy pero ha lamentado que no haya pedido "perdón" por mantener contacto con Bárcenas cuando ya conocía que acumulaba millones de euros en cuentas en Suiza.

"No vale con un me equivoqué", ha advertido el portavoz del PNV, Aitor Esteban, que sí cree que Rajoy debería dimitir si se demostrara la existencia de una contabilidad B en el PP.

En defensa de Rajoy, el portavoz del PP Alfonso Alonso, ha lamentado las "insidias" lanzadas por la oposición en un ejercicio político "marrullero" y ha criticado que se invierta la carga de la prueba para que el PP demuestre su inocencia.

Tras escuchar a los grupos parlamentarios, Rajoy ha cerrado el debate apelando a la responsabilidad de todos para evitar que la inestabilidad provocada por el caso Bárcenas entorpezca la recuperación económica en España. "He explicado lo que yo sé. He contado lo que creo que debemos hacer entre todos para mejorar el sistema democrático, la transparencia de las instituciones y la confianza de los ciudadanos en los representantes políticos", ha concluido Rajoy, despedido en medio de los aplausos y la ovación que le han dedicado los diputados populares.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de DiarioHispaniola l Un digital a tu alcance

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.