www.diariohispaniola.com

Relato breve de un infarto

lunes 17 de agosto de 2020, 06:38h
Sobre el pecho de un blanco, enfundado en blanco, colocan una banda de colores.

En otro sitio, dentro de pechos lejanos, se aceleran los latidos.

Pechos enfundados en blanco y tacones repiqueteantes salen por portones de cristal. Notas musicales de un floreo.

Se agitan los latidos de pechos lejanos.

Pechos enfundados en blanco y embandados y tacones repiqueteantes desaparecen detrás de pequeñas puertas metálicas negra. Unas gomas de caucho ruedan apresuradamente.

Se abre una verja y escuchamos notas de floreo.

Latidos en pechos lejanos se incrementan.

Brazos cubiertos de telas blancas levantados. —¡Juramos! — Flashes.

Tacones, tacos y voces marciales parecen ponerse en movimiento.

Más latidos en pechos lejanos.

Un sacerdote, como en letanía, repite pasajes del misal romano.

En un parlante se escucha una timbrada voz: ¡Decreto uno!

No se escuchan bien, quizás por la bulla, los latinos en los pechos latientes. En cambio, sí la sirena de varias ambulancias.

Un paramédico habla con frialdad y asombrosa indiferencia:

—¡Que un cardiólogo también espere en emergencia, creo que tenemos un infartado!

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios