www.diariohispaniola.com
La debilidad conduce a la caída ...
Ampliar
La debilidad conduce a la caída ... (Foto: Alfonso M. Becker)

La debilidad conduce a la caída ...

martes 09 de julio de 2019, 13:00h
“El desorden mundial generado por China y Rusia, no hará más que crecer, y si a esto le suma la descomposición de la Unión Europea a causa de la agresión demográfica musulmana, tenemos todos los ingredientes para un nivel de anarquía extremadamente peligroso e insostenible” Robert D. Kaplan
Allí estaban los poderosos que reparten el “bacalao” en este mundo; y nunca mejor expresado en español porque casi un centenar de chefs de la élite gastronómica japonesa fueron los creadores de los más suculentos platos marinos que ser humano puede probar en esta vida.

En el mundo hispanoparlante se suele decir que en toda boda de alcurnia que se precie, siempre se cuela un descarado de la plebe que come de gorra y hasta se han dado casos de sinvergüenzas que han logrado fornicar con la novia aprovechando los vapores del alcohol y la maravillosa alegría que proporcionan al novio los múltiples vehículos de la ebriedad.

Espantoso cotilleo que alimenta la historia de los epitalamios hispanoamericanos en honor de la novia y para desgracia de un infortunado novio que no supo guardar hacienda, ni dar lustre a su buena fama, desluciendo el convite y pasando por alto, en su borrachera, el mancillamiento de la desposada.

Decía mi profesor de literatura que solo un idiota ignorante se puede permitir el lujo de rehuir del sentido trágico de la vida. Pasado el tiempo he aprendido y comprobado que, efectivamente, es algo tan absurdo como tratar de ignorar la muerte por miedo, ¿por qué pensar en ello?…

Bueno, hay gente para todo… Algunos actúan como si el epílogo vital no formara parte del relato personal; como si la existencia no fuera otra cosa que una muerte lenta para todo bicho viviente por el mero hecho de haber nacido.

La reunión del G-20 en Osaka es uno de esos festejos en los que la élite de la geopolítica escenifica un maravilloso mundo en el que no tienen cabida los miserables piojosos que aburren con su fatalismo; o los “pordioseros” que ensucian el inmisericorde paisaje de los aranceles, los tratados comerciales y las grandilocuentes declaraciones de paz global y amor galáctico...

Parece mentira que el resumen de la política exterior de estos países tan poderosos sea esta suerte de celebración de “boda” con banquete de super lujo donde la chusma, precisamente, se reduce al inmenso aparato policial encargado de apartar a la masa multicultural infundida por el miedo generado en los laboratorios más oscurantistas de la clase dominante…

Que me disculpen los honrados ciudadanos de las fuerzas de seguridad nipona, pero deben entender que detrás de todo gran espectáculo político vive agazapada la crítica teatral para dar nombre a cada inmoralidad; a saber, a cada puta con delirios de grandeza que aspira a la nobleza… La rima da fe de mi estricta neutralidad.

Yo no solo soy de la opinión de que cualquier puta tiene derecho a la nobleza, sino que puedo demostrar con historiografía que la gran mayoría de las mujeres nobles han sido escandalosamente putas durante toda la historia de la humanidad.

O bien conceder a cada maricón alcahuete de la farándula capitalista el derecho inexcusable a impartir educación en las escuelas de alumnos menores de edad con el claro objetivo de pontificar e influir en la “perversa” conducta sexual que se ha despachado en los últimos seis mil años… ¿Que Europa no se va a la mierda? Déjenme que susurre que el tiempo lo muestra todo, estimados lectores...

El otro día, en un lugar de España, de cuyo nombre no quiero acordarme, había una manifestación de carácter festivo en el que las lesbianas, los gais, los transgender, los queer, y más gente del acrónimo que ahora no recuerdo, estaban todos desnudos, con posturas y ademanes notablemente explícitas, o sea, follando, pero en plan grotesco, ridículamente grosero y asquerosamente exhibicionista…

Mujeres metidas en improvisadas bañeras de goma, abiertas de piernas con la vagina al aire mientras un queer le meaba el chorro de orina directo a la boca de la dama transgender, mientras maricones con taparrabos de cuero aplaudían como locas, haciendo ademán de meterse un pene de látex por el trasero…

No quiero ser hiriente, ni descortés con los respetables homosexuales, no es mi intención en este artículo, pero debería existir una especie de servicio de “orden y concierto” en sus festejos para que las imágenes, que dieron la vuelta al mundo, no perjudicaran al colectivo…

Pueden imaginar los lectores a los ciudadanos que pasaban o curioseaban, tapándole los ojos a los hijos, menores de edad, y corriendo para dejar atrás el impresentable espectáculo en la vía pública. ¿Debemos llamar a ese denigrante vodevil de pesadilla, “Parade”?

La culpa de todo esto, seguramente, la tiene la cumbre del puto G-20 de Osaka… A alguien hay que echarle la culpa, digo yo; y si son gente de lejos, mejor que mejor… Es perfectamente normal buscar a un culpable, y yo creo que puede ser el presidente ruso el que está destruyendo España… No lo veo mal, la verdad. Es culpable de todo lo malo que pasa en Occidente...

Cada día está más claro para los musulmanes que la Unión Europea es dirigida hacia la destrucción por degenerados alemanes que están destruyendo todo lo que está hecho; y -naturalmente- con la colaboración de las aberraciones sociopolíticas cometidas por la casta de Brusela, destrucción de lo que se hace y de todo lo que se supone que está por hacer…

Dicen los mahometanos franceses que los amanerados de Quai d’Orsay están tan imbuidos por la cuota femenina que ni siquiera son capaces de comprender que “la lengua francesa es un león; si la atas bien, te protegerá; pero si la sueltas con mariconadas, te devorará” … Todo un proverbio árabe, muy bueno para el caso y nunca anacrónico...

¿Pero dónde estaban los novios durante la puñetera cumbre de Osaka? El extravagante epitalamio es imposible sin unos versos como respuesta… Bueno… esta pregunta da mucho juego, pero los tiempos que corren son de una extrema gravedad para hacer chistes sobre vaginas calientes o sobre penes de goma…

Aunque también hay proverbios judeocristianos como el que advierte que el hombre perverso cava el mal y en sus labios solo hay llama de fuego… Todos los arquetipos de la existencia humana nos son mostrados por la palabra sagrada, no lo olviden lo creen en algo...

Sin embargo, doña Concepción Arenal no se queda corta y te avisa: “Nadie sin verla es capaz de adivinar hasta dónde puede llegar la perversidad humana” … Y en su último grado se está manifestando por la amenaza de los asesinos islamistas contra los cristianos, contra los judíos, y contra todo el que no sea mahometano….

Son muchos los analistas geopolíticos que, estos últimos días, han sembrado la alarma avisando que el denigrante espectáculo teatral del G-20 nipón no ha sido otra cosa que el preámbulo de una guerra anunciada que no por ocurrir en la “invisible obscuridad” pasará desapercibida entre los tontos.

Entre los idiotas más notables se encuentra el presidente francés Emmanuel Macron al que advierten, desde Oriente y Occidente, es decir, amigos y enemigos, que tenga cuidado con sus majaderías antiamericanas porque no tiene tantos palmeros como él imagina, ni entre los franceses...

Además, el señorito Macron no debería olvidar los miles de estadounidenses enterrados en las playas de Francia. El gran embustero y patético estadista francés miente como una furcia barata cuando habla de heroicos soldados franceses que liberaron París. Francia fue liberada por los estadounidenses.

En cambio, la islamización irreversible de Francia, la destrucción de su “grandeur” y su decadencia, están determinada por cerebros enfermizos como el de Emmanuel Macron. Los desórdenes mentales y emocionales de este payaso advenedizo en la cancha de la política francesa están descritos en los mejores tratados de La Médecine psychologique, De l’angoisse à l’extase, o Les Débuts de l’intelligence...

El filósofo, sicólogo y neurólogo francés, Pierre Marie Félix Janet, se adelantó cien años a las analistas de hoy para describir a la sociedad francesa del espectáculo político posmoderno… Está claro que Merkel y Macron serán recordados como dos frívolos incultos; como las dos “emes” que hundieron en la mierda a Europa.

En las artes escénicas estos dos personajes tan aberrantes de las políticas fallidas en la construcción europea, no son otra cosa que un serio aviso de que Bruselas ha ignorado olímpicamente a la “inteligencia” europea que no forma parte precisamente de unas instituciones y unos partidos europeos tradicionales que no han sido capaces de entender las “señales” del flujo migratorio ni la guerra que se avecina pata destruir a Europa y a Estados Unidos.

en mi opinión, no ha sido una cumbre borrascosa brillante la que nos ha ofrecido el aliado japonés, ciertamente angustiado, por una peligrosa China que se siente con fuerza para liderar el planeta...

Washington no ha tenido más remedio que fabricar una extravagante figura presidencial para ponerlo todo patas arriba con guerras comerciales, desplegando estrafalarias tácticas diplomáticas como una nueva fórmula de zafarrancho de combate para movilizar a sus aliados.

De esta forma tan surrealista, el Departamento de Defensa de los Estados Unidos, ha ganado algo de tiempo para poner a punto la nueva panoplia de disuasión nuclear necesaria para contener a Rusia, a China, a los persas, a los turcos y a todos los oportunistas que se han aliado contra el imperio americano.

La Casa Blanca ya sabe que el Estado policial chino ha brindado, con sus militares por una victoria en la guerra contra todos aquellos que le planten cara a Beijing en las fronteras artificiales de su último cinturón de perlas…

Al menos nos queda la certidumbre de que la civilización judeocristiana no se dejará ni esclavizar ni matar tan fácilmente como han creído los “competidores emergentes” que vociferan fiestas multipolares con sus medios de propaganda...

Nuestro destino -dicen en Washington- no está determinado por ninguna lotería ni por ningún otro sorteo distorsionador en la tormenta de pasiones que ya se vive en las aguas del Indo-Pacífico. Cada día que pasa, se acerca con sutileza todo el cúmulo de contradicciones que conducen siempre a la peor de las guerras.

Nada se crea de la nada, de la misma forma que nada existe por azar… La lectura profunda de Hamlet nos recuerda que la desgracia nunca viene sola, sino que se asoma desde lejos, por batallones…

El mundo es como es… No parece ser de otro modo, según nos muestra la historia. El estado de frívola “tragicomedia” en el que se encuentra la Unión Europea, inquieta sobremanera a los Estados Unidos.

El análisis del gran periodista y viajero, Robert D. Kaplan, no puede ser más certero.

“Rusia y China disponen de formidables herramientas militares para ir a una guerra nacionalista que cohesione a sus dos “dictaduras” con graves problemas internos. El desorden mundial no hará más que crecer y crecer” …

“Si a esto le sumamos la decadencia y desintegración de la Unión Europea por causas evidentes de la terrible agresión demográfica musulmana, tenemos todos los ingredientes para un nivel de anarquía extremadamente peligroso e insostenible”.

La debilidad conduce a la caída… Quizás se ha reaccionado demasiado tarde en Washington, pero no deja ser acertado que todos los jugadores de esta partida geopolítica están sometidos a las presiones externas.

Todos los personajes manipuladores de religiones e ideologías, están jugando sus cartas, y todos están sujetos al destino y a las jugarretas de los espíritus malignos mahometanos de la periferia.

En el Pentágono todos saben que solo queda pelear; luchar para prevalecer.

Que Dios nos proteja.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de DiarioHispaniola

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.