www.diariohispaniola.com
Vista nocturna desde uno de los salones principales de Le Jules Verne
Ampliar
Vista nocturna desde uno de los salones principales de Le Jules Verne (Foto: Fuente Externa)

Le Jules Verne, el restaurante parisino de la Torre Eiffel

martes 05 de mayo de 2020, 22:05h
Entrada al restaurante Le Jules Verne, en la Torre Eiffel, en París.
Ampliar
Entrada al restaurante Le Jules Verne, en la Torre Eiffel, en París. (Foto: Fuente externa)
Vista desde uno de los salones principales del restaurante Le Jules Verne.
Ampliar
Vista desde uno de los salones principales del restaurante Le Jules Verne. (Foto: Fuente externa)

Cuando todo termine, como lo recita el cantautor José Antonio Rodríguez, embajador dominicano ante la UNESCO, en su bonita canción, ¿Por qué no realizar un viaje a la Paris, la Ciudad Luz?

Vista de día desde el interior del restaurante.
Ampliar
Vista de día desde el interior del restaurante. (Foto: Fuente externa)
Parte del interior del restaurante.
Ampliar
Parte del interior del restaurante. (Foto: Fuente externa)


París.- Si eligen visitar esta capital gala, hay una experiencia que podría procurarles un recuerdo inolvidable: una cena en el restaurante de la Torre Eiffel, el reputado “Le Jules Verne”, que lleva el nombre del famoso Julio Verne, escritor, poeta y autor de novelas de aventuras.

Es mejor ir a cenar, para aprovechar la magia de los techos de París durante la noche. Para asistir, será imprescindible realizar una reservación previa. Para ello, hay que estar atentos a la fecha en la que el gobierno de Emmanuel Macron autorice la apertura de los restaurantes.

La experiencia en el restaurante Le Jules Verne empieza por la subida en el ascensor privado del restaurante en presencia de un empleado uniformado muy elegante. El afortunado convidado no comparte el ascensor de la muchedumbre, no se mezcla con los demás turistas. Este distanciamiento privilegiado da la impresión de un ascenso social. El espectáculo de esta ciudad tan única que se desvela poco a poco durante la subida, es un encanto en sí mismo que se prolonga hasta descubrir la sala.

Una vez arriba, la acogida es agradable. Una persona muy amable les lleva a su mesa. Recomiendo, si es posible, que soliciten que la mesa esté ubicada cerca de las ventanas.

El salón principal era bastante oscuro, pero ahora ha sido transformado con el cambio de chef, el reputado cocinero Frédéric Anton, MOF (Mejor Obrero de Francia) y gerente del Pré Catelan, el famoso restaurante del Bois de Boulogne, galardonado con tres estrellas por la guía Michelin. Con su llegada, al Le Jules Verne ha logrado crear un lugar que luce más amplio, más luminoso y más acogedor.

La misma innovación se encuentra en sus creaciones culinarias, entre las propuestas el ravioli de langostinos, el cangrejo al curry, la coliflor a la crema Dubarry, el pato con setas y alcaparras o la crema a la vainilla de Madagascar.

Cada plato representa una mezcla de autenticidad con la búsqueda de productos siempre muy frescos, rigurosamente seleccionados y presentados con una técnica estupenda como la que adquieren los amantes de la buena cocina en los cotizados centros de formación franceses. Como resultado de esta mezcla, se tendrá un milagro de sabores muy originales que permiten la asociación sorprendente de ingredientes improbables -y a veces atrevido- pero siempre convincente y seductor al paladar.

Pensarán quizás que un “tête-à-tête” de antología en este restaurante les costaría un ojo, sin embargo, no se trata por supuesto del precio de un bocadillo en la barra Payan de Santo Domingo, pero los vinos propuestos por vaso y los tres menú que proponen son una grata sorpresa: a mediodía, tres platos por €$105; y de noche, cinco platos €$190 o siete platos por €$230.

Así es que si quieren celebrar dignamente la victoria contra el coronavirus “cuando todo termine“, o si van de luna de miel, es difícil encontrar un lugar más romántico y esa calidad de gastronomía como lo es Le Jules Verne.


Autor: Serge Guiraud

Fotos: fuente externa

Presentación de uno de los platos propuestos en la carta del restaurante.
Presentación de uno de los platos propuestos en la carta del restaurante. (Foto: Fuente externa)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios