www.diariohispaniola.com
Punto de mira.
Punto de mira. (Foto: dh)

Un homenaje a los héroes anónimos que luchan contra el COVID-19

lunes 04 de mayo de 2020, 23:00h
Nuestro homenaje a nuestros héroes anónimos que luchan en medio de esta crisis sanitaria para garantizar que nuestro país continúe de pie.
Ampliar
Nuestro homenaje a nuestros héroes anónimos que luchan en medio de esta crisis sanitaria para garantizar que nuestro país continúe de pie. (Foto: Cortesía)

La capacidad de ataque y propagación del COVID-19 fue subestimada por todos. ¿Quién iba a imaginar que la mutación de un virus iba a paralizar el mundo? ¿Cómo, con el avance de la tecnología, iba a ser posible que hasta las grandes potencias del mundo caerían ante un organismo de tamaño microscópico?

Lo que estamos viviendo parece haber salido de una película de ficción. Más de 803.000 personas en 188 países del mundo han sido afectadas por el COVID-19 según estadísticas de la OMS. Y, aunque las cifra continúan en aumento, de no ser por la declaración de cuarentena establecida por la mayoría de los países, es posible que el número de infectados fuera mayor.

Como sociedad, no tenemos otra manera de aportar que siguiendo la necesaria tendencia del “#QuedateEnCasa”. Y es que, tal y como explica el teólogo y escritor brasileño Leonardo Boff, “Nadie es inmune al virus. Ricos y pobres tenemos que mostrar solidaridad entre nosotros, cuidarnos personalmente, cuidar a los demás y asumir la responsabilidad colectiva”.

Los italianos fueron quizás los primeros en asumir –precisamente- la responsabilidad colectiva y la solidaridad. Luego de que Italia se convirtió en uno de los principales focos de expansión del virus, sus ciudadanos se unieron a ritmo de canticos y aplausos desde ventanas y balcones para homenajear a médicos, enfermeras y empleados del sector salud que, poniendo sus vidas en riesgo, salen a las calles para luchar contra el COVID-19.

Este acto, no solo se hizo viral, sino que sirvió de inspiración para otras naciones del mundo que, en un mismo horario, se unen desde sus balcones para aplaudir, cantar e incluso tocar instrumentos para llevar un mensaje de esperanza a todos aquellos que por obligación deben salir a las calles.

En República Dominicana, nos unimos también aportando como podemos a la causa. Algunos artistas se han unido en una misma campaña para motivar a las personas a permanecer en sus casas. Otros, utilizan sus conocimientos para crear soluciones a problemáticas como la falta de protección de los médicos y enfermeras que atienden a pacientes con el virus en los hospitales. Varios diseñadores e incluso jóvenes emprendedores están creando materiales para al personal sanitario.

Al igual que en otras naciones, también deberíamos aplaudir de manera simultánea una vez al día, tal cual hicimos con el cacerolazo, para rendir honor a los médicos, a los empleados de Estado que trabajan para otórganos datos oficiales o llevar alimentos a los más vulnerables; a los periodistas y todo el equipo que –detrás de las cámaras- trabaja día y noche para mantenernos informados; a los empleados de supermercados que se exponen para que podamos tener alimentos; así como a los empleados públicos y privados que dan mantenimiento a la electricidad, el agua, la luz y los canales de comunicación que nos mantienen en contacto desde la distancia.

Por el momento, permanecer en nuestros hogares es nuestra tarea, nuestro deber, nuestro aporte y, sobretodo, nuestro homenaje a nuestros héroes anónimos que luchan en medio de esta crisis sanitaria para garantizar que nuestro país continúe de pie.

Logo dh
Ampliar
Logo dh (Foto: dh)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de DiarioHispaniola l Un digital a tu alcance

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.