www.diariohispaniola.com
Nathalie Peña Comas.
Ampliar
Nathalie Peña Comas. (Foto: David Soto)

Nathalie salta al estrellato del canto lírico dominicano con La Traviata

domingo 14 de abril de 2019, 05:40h
Con su regia interpretación del rol de Violetta en la ópera La Traviata, de Giuseppe Verdi, la noche del viernes en la Sala Carlos Piantini, la soprano dominicana Nathalie Peña Comas se consagra como nueva estrella del canto lírico dominicano.
Escena de la fiesta en la casa de Violeta.
Ampliar
Escena de la fiesta en la casa de Violeta. (Foto: David Soto)
Violeta y Alfredo.
Ampliar
Violeta y Alfredo. (Foto: David Soto)
Santo Domingo.- Tanto en el ensayo general del lunes 10, como en su presentación oficial el viernes, Nathalie demostró talento y seguridad escénica, al vocalizar con suma destreza los tres actos de este afamado melodrama, cosechando cerrados aplausos y fuertes bravos por su naturalidad al transitar los cambios vocales (coloratura, lírica y dramática).

Muy acertada la creatividad artística de Fidel López, al adaptar esta obra clásica parisina del siglo XVII a un ambiente tropical en la década del 50, iniciando en el cementerio de la Avenida Independencia y finalizando en el Hospital Padre Billini, lo cual contribuye a masificar el arte lírico, considerado como elitista por las clases iletradas. Esto permite un acercamiento de los sectores populares al arte mayor.

Quedó harto demostrado el lunes, que el pueblo asimila el buen arte cuando se le ofrece la oportunidad y las facilidades de disfrutarlo, aunque no lo entienda.

El éxito de esta nueva versión de La Traviata, presentada por Opera RD, en base al talento dominicano en más de un 90 por ciento, hay que atribuirlo a su productor general y escenógrafo Fidel López, el maestro José Antonio Molina, director artístico y musical; Eduardo Villanueva, director escénico; Elioenai Medina, director coral, así como Paola González, directora vocal de solistas; Carlos Veitía, coreógrafo, Leonel Lirio, vestuario y Bienvenido Miranda, iluminación. “Todo sustentado (como apunta José R. Sosa) por un largo ejército de técnicos y asistentes que no salen al entablado pero cuya labor resulta imprescindible para que la experiencia del público resultara inolvidable”.

Cabe destacar la participación de la soprano mexicana María Karzarava en la presentación de gala del miércoles 12 y el domingo 14, quien hizo galas de su potente voz y su dominio escénico. En cambio, el tenor ligero costarricense David Astorga en su rol de Alfredo Germont, aunque demuestra seguridad escénica, fue opacado en varias ocasiones por la música, debido a su débil voz. El barítono venezolano Pedro Carrillo, en su rol de Giorgio Germont, padre de Alfredo, demostró poseer depurada técnica, muy seguro y buen dominio de los matices; sin embargo no fue convincente en su interpretación de “Di provenza il mar, il soul”, aria clave de mucho carácter y dramatismo.

Aceptable, pese a lo corto de su intervención, la presentación de las sopranos dominicanas Glenmer Pérez y Pura Tayson, quienes alternan el rol de Flora. Igualmente, el tenor Otilio Castro en su rol de Gastón, y el barítono Eduardo Mejía, como D’Obigni.

Sobre La Traviata (La extraviada)
La Traviata, melodrama basado en la novela La dama de las camelias, de Alejandro Dumas hijo, y que durante más de un siglo se ha presentado con éxito año por año en los más prestigiosos escenarios internacionales, fue estrenada, sin éxito, en el teatro La Fenice de Venecia el 6 de marzo de 1853.

El público se burló varias veces de la representación, y dirigió sus burlas a la soprano Fanny Salvini-Donatelli, que interpretaba a Violetta, quien a pesar de ser una cantante aclamada, fue considerada demasiado vieja (a los 38), y además tenía sobrepeso, de manera que no encajaba con el papel dramático de Violetta Valéry, quien muere de tuberculosis.

Después de algunas revisiones entre 1853 y mayo de 1854, que afectaron principalmente los actos II y III, la ópera se representó de nuevo en Venecia, esta vez en el Teatro San Benedetto. Esta representación fue un éxito de crítica, en gran medida debido al retrato de Violetta hecho por Maria Spezia-Aldighieri. Más tarde, se estrenó en Madrid, en varios teatros de Europa. El 24 de mayo de 1856, se presentó la versión revisada en Her Majesty's Theatre, en Londres, y le siguió el 3 de diciembre de aquel año su estreno en Nueva York.

Desde entonces su popularidad ha sido constante y La traviata se ha mantenido en el repertorio internacional hasta la actualidad.
Violeta y Alfredo. en el hospital.
Ampliar
Violeta y Alfredo. en el hospital. (Foto: David Soto)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios