www.diariohispaniola.com
Cuando el tiempo mata más que las balas
Ampliar
Cuando el tiempo mata más que las balas

Cuando el tiempo mata más que las balas...

“El tiempo revela y lo explica todo; es el único charlatán que habla sin ser interrogado” Eurípides
Muy diferente a las guerras del siglo XX son las que ahora gestiona el Pentágono cuando la China de Xi Jinping ha declarado, sin ningún recato, que los chinos están en inmejorables condiciones económicas y militares para desplegar y ofrecer una nueva era de la información y una sociedad global, naturalmente, liderada por Beijing…

Así que la grandilocuencia de aquel Bill Clinton “inaugurando” a finales de 1999 algo que había que aceptar como inexorable en el siglo XXI; esa globalización imparable, que no se podía aplazar, que tampoco se podía desactivar, porque era el equivalente económico de una fuerza de la naturaleza, como un viento huracanado o la salvaje corriente de un río caudaloso, y otras chorradas por el estilo… Y todo se vino abajo.

Los espías militares estadounidenses, la Defense Intelligence Agency (DIA), dieron la “campanada” desde el mismo día en que el primer afroamericano llegó a la Casa Blanca. “No estamos haciendo las cosas bien”… De nada sirvió la maniobra diversiva de ocultamiento espectacular desplegada no solo para apaciguar a la comunidad negra ni para sugerir un cierto comportamiento de integración “patriótica” a los hispanos… El planeta entero debería haberse entretenido (no ocurrió como se esperaba) disfrutando de una democracia multicultural que mostraba la indudable coexistencia en paz de la diversidad de los Estados Unidos de América.

Pero los gestores del espectáculo bipartidista republicano se llevaron las manos a la cabeza, notablemente decepcionados, y alzaron el grito en el cielo: los chinos no se han tragado el anzuelo como los europeos que parecían estar más felices que los americanos con un negro en la Casa Blanca… Los sabios de Washington no entendían cómo era tan fácil engatusar a la turba posmoderna europea y lo tremendamente difícil que era nublar la vista de Beijing cuando siempre se les ha engañado como a chinos…

Tanto en la prensa china como en sus textos de ámbito universitario, Barack Obama, no era otra cosa que una figura “simbólica” para apacentar a las masas americanas y -a la vez- de “efecto” propagandístico entre sus fieles aliados europeos. Una maniobra en las brumas del tablero de guerra que los chinos describieron con pelos y señales observados incluso desde el espacio exterior… No pasó desapercibido que el Departamento de Defensa U.S.A. tocó zafarrancho de combate, absolutamente dispuesto a enfrentar militarmente a la China emergente y todopoderosa.

Pero lo que más sorprendió a los militares del Ejercito Popular de Liberación, entendiendo que el imperio americano estaba en pleno declive, económico y militar, fue que Estados Unidos estaba alistando fuerzas especiales y máquinas de guerra a gran velocidad hasta para tres escenarios simultáneos de enfrentamiento. Tres tableros de guerra al mismo tiempo… ¿Cómo era eso posible si están los americanos en la ruina?

Dice un viejo refrán en Capitol Hill que cuando los auténticos halcones de la comunidad de inteligencia norteamericana son llamados a la primera fila de la “dura” política exterior estadounidense es, sencillamente, porque no hay diferencia alguna entre los asuntos domésticos y los globales. China es la más grave amenaza para los Estados Unidos, desde el punto de vista económico y en el ámbito militar. Sola o en compañía de otros… Y lo que ocurre en la zona que atañe al comando Indo-Pacífico, ha puesto en guardia a Washington. La Casa Blanca sabe que solo puede defenderse con un ataque global...

Decía Bill Clinton, allá por el 2000, que el tren de la globalización no puede dar marcha atrás, al tratarse de una fuerza tan imparable como las de la naturaleza… Ahora estará de acuerdo con Mike Pompeo y toda la flor y nata del National Security Council que la República Popular de China ha colocado un tronco en la vía férrea, ha logrado detener el tren y reclama su parte, tanto para la ida como para la vuelta… Sacan pecho en Beijing, pero son muy cautos y se siguen preguntando cómo es posible que el Pentágono se atreva a tanto…

Atacar a North Korea en las narices de China, está la hoja de ruta del Pentágono si el “hombrecillo cohete” se atreve a engañar, de nuevo, a Washington y Beijing lo sabe; pelear en todo el Oriente Medio es público y notorio, no admite discusión; preparar la destrucción de los terroristas persas es algo que ocurrirá muy pronto y el liderazgo lo llevará Jerusalem, es cuestión de semanas; y amenazar a los chinos, a las puertas de su casa, con todos sus aliados, con todos los socios de Estados Unidos en todo el planeta, preparados para atacar a China y su artificial archipiélago...

Todos estos detalles son -a juicio de Washington- lo que retiene al poderoso ejército chino aparentemente atareado con sus islitas artificiales y sus portaaviones, amenazando a todos sus vecinos. Un tira y afloja muy propio de los chinos pero como dicen en Washington: lo están haciendo con dos pasos adelante y uno hacia atrás… Eso quiere decir que los chinos aguardan su momento para ir a por todas… Es cuestión de tiempo. El tiempo para Washington como concepto geopolítico en el contexto económico global sigue su curso y Beijing necesita interpretarlo.

Para China es un dilema el atacar a Estados Unidos porque eso significa el final… No se extienden los militares chinos, como es natural, definiendo ese “final” ni siquiera con armas de teatro porque la superpotencia americana no se deja avasallar y eso es muy sospechoso para la filosofía china…

Por otra parte, la Casa Blanca, ha dejado bien claro a todo el globo terrestre que hay un nuevo sheriff en la ciudad, Donald Trump, que no se anda con chiquitas, es decir, que tiene el gatillo fácil y no se deja matar por una sucia sabandija islámica… Así se define el propio presidente de los Estados Unidos en su periodo electoral y así se expresan ahora Mike Pompeo como Secretario de Estado U.S.A. , o el Secretario de Defensa de los Estados Unidos, James Mattis, cuando se dirige a los chinos con su militarización de islas: “nosotros sabemos cómo destruir todas esas islas”… “no es por presumir pero los marines hemos desintegrado centenares de islas durante la Segunda Guerra Mundial”…

La historia nos muestra y nos enseña cuánto tiempo se pierde preparando una guerra por no tomarse el necesario para ganarla… Eso lo saben en el Pentágono desde que se fundó. El inmortal, Henry Bordeaux, sugirió a los americanos, desde París, que afinaran siempre el oído para poder percibir la caída de nuestros instantes en la nada, como un recipiente que se vacía gota a gota… Le estaba transmitiendo el francés con su poesía a los Pompeo, Mattis, Trump, o al mismísimo Consejero de Seguridad Nacional, John Bolton, que nosotros tenemos un tiempo limitado en este mundo pero que nuestra civilización judeocristiana debe prevalecer ante la barbarie asesina...

Parece que todos siguen sus pasos al pie de la letra… Destruir a Irán es lo más importante ahora para acabar con quien patrocina a los asesinos del Islam… Ha tenido que pasar un cierto tiempo estratégico para que en el Departamento de Defensa estadounidense se diga que los fanáticos musulmanes amenazan a Estado Unidos y que hay que vigilarlos bien en casa porque son asesinos de la Sharía… Están conspirando contra Washington. Lo dijeron los evangelistas en Wichita, Kansas y se ha extendido por los Estados Unidos… “Aborrecen a los cristianos y a los judíos”, “ojo con los asesinos mahometanos”… Frank Gaffney, del Centro de Política de Seguridad puede dar fe de que los moros se la están jugando en todo el mundo, pero en U.S.A., la gente puede matarlos como si de un deporte se tratara… Así está la cosa… Todo se explica porque los halcones se preparan para destruir a los ayatolas, cuanto antes mejor...

Se veía venir el vuelo de los halcones... Cuando todos apoyaron al mejor “extraño personaje” que habían sacado de la chistera, se dieron cuenta de que Bannon era un genio que había dado con el tipo adecuado para que jugara al ajedrez mundial moviendo las fichas como le salía de los huevos y dándole -incluso- una patada al tablero si un “asqueroso moro” se atreve a amenazar al presidente de los Estados Unidos… Los estrategas del Despacho Oval como Arthur Schwartz no podían creer en el milagro geopolítico…

William Kristol, editor en jefe de Weekly Standard llegó a decir que si la creación del Califato era una oscura fuerza creada por malvados musulmanes persas, Donald Trump es el auténtico Golem de la mitología judía que ha llegado al Oriente Medio a destrozarlo todo, y quitarle todo a los musulmanes asesinos… Absolutamente todo… Donald Trump es el único personaje de la geopolítica capacitado para mostrarnos un nuevo Middle East hecho a la medida de los árabes aliados y -naturalmente- de Washington.

Donald Trump está dejando que el tiempo lo explique todo. Le importa un carajo las representaciones terroristas palestinas conduciendo a niños y a mujeres contra las tropas, los llama “basura mahometana” y “cobardes sabandijas que serán exterminadas”… Pues la ley y la moral -según Capitol Hill- son mudamente sordas cuando los asesinos canallas ya son conocidos y a su tiempo serán tratados a muerte…

Bolton le ha explicado a su jefe que “eliminando” a Irán, matando a la serpiente, el Oriente Medio se recupera solo, sin grandes gastos y por completo; sin decir nada, sin ruido, sin aspavientos y sin propaganda de guerra. El tiempo mata con más efectividad que las balas.

El equipo de Donald Trump y el gobierno de Jerusalem han explicado, claramente, al mundo entero que solo los que combaten el terrorismo mahometano pueden ganar esta batalla. Curiosamente Rusia está de acuerdo y los apuñala por la espalda en Siria, por la cuenta que le trae...

El sonambulismo musulmán y sus durmientes seguidores -dicen en el Kremlin- deben ser aplastados para que entiendan que ellos no poseen el tiempo y por tanto no pueden escribir la historia.

De la Grecia antigua hemos aprendido precisamente que el tiempo revela y lo explica todo, porque es el único charlatán que habla sin ser interrogado...


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de DiarioHispaniola

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.