www.diariohispaniola.com

Alfonso Becker : Y Lawrence de Arabia descendió de los cielos…

miércoles 24 de mayo de 2017, 14:19h
“La primera dificultad que encontré para movilizarlos consistía en poder decir quiénes eran los árabes… Había una cultura y una lengua árabe, ese era el meollo del asunto” Lawrence de Arabia.
Dicen los que más cerca viven de Dios que son los principios sagrados los que deben modelar nuestra conducta. Sin embargo, salvo casos aislados de santidad, los artistas, no suelen dejar que sus razones o sus primeras verdades fundamentales sean perturbadas por el origen divino de todo aquello que desconocemos; pues en cierto modo “competir” con Dios en las tareas creadoras no es un pecado para el que construye mundos a pesar de la mínima expresión de la obra de ingenio literario frente al conjunto de todo lo grandioso que existe…

Escribir sobre Middle East, hoy, sigue siendo tan interesante como hace cien años… Si mira usted, estimado lector, una centuria hacia atrás, la Oficina de Guerra Británica y de forma urgente, más concretamente, el Directorio de Inteligencia Militar, necesitaba un completo “relato” de la extensa zona de moros, turcos, persas y otros grupos relacionados con el Islam no solo en lo que se refiere a topografía sino a la geografía humana, su estadística y todo aquello que el legendario Bombay Engineer Corps pudiera proporcionar para un enfrentamiento militar de grandes proporciones que no solo abarcaría toda Europa sino -también- África, todo el Oriente Medio y sabía solo Dios si se extendería por todo el mundo…

En 1914 el Reino Unido declara la guerra a Alemania y el que usted conoce hoy como MI6 de la inteligencia militar británica, pasó de la historia a la leyenda consiguiendo el más grande éxito bélico de todos los tiempos: Thomas Edward Lawrence, arqueólogo, escritor y oficial del Ejército Británico, más conocido por Lawrence de Arabia, logró unir a todos los pueblos árabes contra el dominio del imperio otomano que era aliado de Alemania… Y así, Londres, logró matar a dos grandes pájaros de un solo tiro… Naturalmente, Estados Unidos sabía que el siglo comenzaba con mortífera guerra y por aquel entonces, el presidente americano, Thomas Woodrow Wilson, observaba con lupa y reconocía humildemente que nadie en el mundo sabía más de los mahometanos asesinos que el British Army…

Sobre el complejo mundo del Islam solo Londres sabía dar lecciones de geopolítica cuando comenzaba el pasado siglo XX … En este año 2017, el Secret Intelligence Service de los británicos sigue ofreciendo lo mismo a sus aliados estadounidenses: los comandos de operaciones de la Royal Navy están en el interior de Siria junto a los del US Army y el Cuerpo de Marines… -los espías británicos de Vauxhall Cross llevan cinco años trabajando y arriesgando su vida por toda Siria y ahora junto a los estadounidenses y los kurdos frente a la ciudad de Raqqa...

Si pudiésemos vincular con el cielo el trabajo de Donald Trump en el Medio Oriente, podríamos comenzar por su discreto y precavido acercamiento a la Tierra Santa a pesar del “mastodóntico” despliegue que sugiere el Air Force One y otra docena de aviones de carga, de la misma envergadura, para el Marine One Helicopter y los distintos coches blindados, así como toda la logística que sugiere el equipo presidencial estadounidense… Es discreto y precavido porque la orden de guerra es un documento clasificado que nada tiene que ver con los discursos para los mass-media.

Sin embargo, se deja escapar el “aviso” para navegantes: destruir el Gobierno teocrático del Líder Supremo Alí Khamenei… Son los británicos los que han puesto toda la carne en el asador. En la oficina central del MI6, a orilla del Támesis le han dejado bien claro a los americanos que la única manera de arreglar Oriente Medio es atacar Teherán, destruir la infraestructura militar de los persas y quedarte con todo el petroleo y el gas de ese país para pagar el coste de esa intervención militar que implicaría a unos 25 países árabes dirigidos por el Commander in Chief, Donald Trump… La guerra es la guerra… Insisten los británicos, y esa entidad estatal terrorista debe ser destruida.

Y efectivamente “del cielo” ha llegado el actual presidente de los Estados Unidos y del cielo ha bajado “discretamente” para alegría y jolgorio de sus aliados árabes que, como en la gloriosa época de T. E. Lawrence, se han unido pero, esta vez, para destruir a un gobierno terrorista como el de Teherán... Así ha quedado de claro en la convocatoria de Washington en Riyadh que reunió a más de 60 líderes musulmanes. Los mullah iraníes promueven el terrorismo islámico en todo el planeta… No deja de ser curioso que se haya dejado a un lado al asesino moro del Daesh; los criminales mahometanos del Califato que han dejado de ser “protagonistas” estelares para que Teherán sea el verdadero objetivo del Pentágono...

Como el legendario Lawrence de Arabia es, esta vez, Donald Trump el que se ha propuesto “desmantelar” al primer patrocinador mundial del terrorismo islámico: el Gobierno de los ayatolas. Pero el guión está escrito en Vauxhall Cross, a placer de la reina Isabel II de Inglaterra, haciendo un guiño real al actual inquilino de la Casa Blanca.

“No estamos aquí para decirle a nadie lo que tiene que hacer ni lo que tiene que creer”...

Muy al contrario de lo que la gente pensaba, no ha sido nadie de la Casa Blanca el que ha redactado el discurso para el presidente americano, sino que ha sido el sentido común de sus fieles aliados británicos expresado a través de su premier, la Muy Honorable Theresa May recordando al teniente coronel Thomas Edward Lawrence… La señora May le dijo en Washington al presidente americano que solo tenía que unir a todos los musulmanes sunníes contra los terroristas chiítas capitaneados por los persas que son los que han financiado con su petroleo el llamado “resurgimiento” musulmán pero que realmente no era otra cosa que la maraña terrorista diseñada por los ayatolas contra el imperio angloamericano y sus aliados…

Al igual que el legendario teniente coronel del MI6 británico, Thomas Edward Lawrence, que derrotó a los turcos y destruyó el imperio otomano, Donald Trump lo tendría fácil si sabe que los árabes no quieren ni a los turcos con delirios islamistas, ni a los fanáticos asesinos persas con sueños imperiales… pero en este caso “estratégico” los turcos serán tolerados hasta cierto punto… y ese “cierto” punto es hasta que caiga el Gobierno de Teherán, y hasta que el Pentágono se deshaga del presidente turco Erdogan y traslade todos sus efectivos militares desde Turquía a Siria… Muy pronto, Occidente no necesitará a Turquía para nada… Todo es cuestión de tiempo...

Si hay algo que debería quedar bien claro para los lectores es que Bashar Al-Assad es hombre muerto y que Siria será dividida (de hecho ya lo está) en tres o cuatro partes, bajo el estricto control de Estados Unidos y sus aliados. En este caso, de Rusia como valioso “procónsul” con el “approval” de Washington para derribar misiles de Hezbollah si atacan a Israel y también -por supuesto- para acabar con el terrorismo musulmán en la región…
Habrá llegado entonces el gran momento de Vladímir Putin: vengarse de los turcos “eliminando” a Erdogan… La grandeza de este presidente ruso es “rizar el rizo” viendo caer a los fanáticos asesinos islámicos persas y -naturalmente- colaborando en ello…

Está clarísimo que hay una evidente intervención “divina” en todos los espectaculares movimientos de Donald Trump en Oriente Medio. El terrible acto terrorista cometido hoy por fanáticos mahometanos asesinos en Manchester, es la razón de estado esgrimida y llorada de la premier británica, Theresa May , en el nauseabundo universo al que ha llegado el Islam en el siglo XXI… No es una guerra religiosa… De acuerdo… pero dígaselo a los moros, a los turcos y a los persas… porque nosotros lo tenemos muy claro...

Mientras el presidente estadounidense, Donal Trump, visitaba Jerusalem y rezaba ante el lugar más sagrado del judaísmo, el Kotel, los asesinos del islam atacaban a cuchillo por todo Israel y se manifestaban violentamente para que liberaran de la cárcel a criminales convictos con centenares de asesinatos a sus espaldas… En ese muro de los lamentos… comprendió el presidente estadounidense que el corrompido presidente palestino Abu Mazen no es más que el director de orquesta de una pantomima musulmana que ya ha durado demasiado tiempo… La gran farsa palestina de unos enloquecidos asesinos que nunca conseguirán nada más que la muerte…

El Pentágono y sus aliados en la zona ha hecho preparativos históricos espectaculares como corresponde a las decisiones que se van a tomar. Los generosos anfitriones árabes e israelíes, han actuado con sabiduría advirtiendo a Mahmud Abbas sobre lo que es negociar en paz; en una paz social y en una paz religiosa… Si no hay tal cosa por parte de la llamada “autoridad” palestina, no habrá negocio ni habrá nada, salvo muerte...

Saudí Arabia ha comprendido que si el Islam quiere sobrevivir debe haber unidad árabe para “exterminar” a los asesinos que utilizan el nombre de Allah para sus crímenes… Es digna de elogio la administración saudí que con eficacia e inteligencia provee de recursos a los aliados de Estados Unidos para el gran combate… El rey Salman, en Riyadh, ha demostrado su sabiduría y será recompensado por Allah, sin duda alguna… porque a pesar de mantener una guerra dura y soterrada contra los persas en Yemen, Siria, Irak, Bahréin y Libano, ejerce compasión hacia los desafortunados en esta orgía de sangre patrocinada por Teherán…

El presidente de los Estados Unidos ha expresado que los terroristas “mahometanos” que han manchado el Corán, no son otra cosa que perdedores… Y perderán la que dicen que son sus tierras, y también perderán la vida… Ahora es de sabios actuar para aniquilar a la serpiente en su nido… Es la hora de que el mundo árabe demuestre que tiene agallas para acabar con los persas...

Dicen los saudíes que si estos bárbaros persas no temen a Allah, es que -evidentemente- carecen del verdadero principio del honor y del acceso al verdadero conocimiento y a la verdadera ciencia… “No son nada, solo son basura, porque en el cimiento de su carácter no están los siete pilares de la sabiduría”...

Los británicos advierten a la Casa de Saud que Lawrence de Arabia ha bajado del cielo para destruir a los terroristas persas… y señalan a Donald Trump...
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de DiarioHispaniola

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.